Conmoción: Frustran un atentado con armas químicas en Londres

Portada Principal

Scotland Yard logró desbaratar un ataque químico a gran escala con gas venenoso en el metro de Londres y el aeropuerto internacional de Gatwick, tras el arresto la semana pasada de nueve británicos de origen paquistaní y el hallazgo de media tonelada de material explosivo, informaron hoy los servicios secretos británicos MI6.

El plan terrorista buscaba lanzar los gases letales dentro del "tube" londinense y el aeropuerto de la capital británica, y causar la muerte instantánea de cientos de pasajeros y transeúntes.

El informe fue dado a conocer hoy a la cadena de televisión estadounidense ABC, por expertos anti-terroristas de Scotland Yard y el MI6.

Según el informe, el grupo terrorista obtuvo un químico llamado "osmio tetróxido", que produce gases venenosos, causante de ataques asmáticos letales al ser humano.

Sin embargo, efectivos de MI6 y el servicio secreto del gobierno británico GCHQ, interceptaron a través del centro de escuchas electrónicas, llamadas de los grupos terroristas en Inglaterra y alertaron rápidamente a las autoridades en Londres sobre el "plan asesino".

Los expertos explicaron que cientos de personas podrían haber muerto en la explosión de la bomba química, pero decenas de personas habrían sobrevivido con lesiones respiratorias graves.

Por su parte, un portavoz de los servicios de inteligencia británicos, confirmó al periódico de Londres, Evening Standard: "No queremos dar detalles de ese plan terrorista, pero lo único que podemos decir es logramos desactivar al grupo".

Además, explicó que el fertilizante podría haber sido utilizado para encender la bomba, ya que el osmio de tetróxido está fácilmente disponible en forma líquida y se puede adquirir por Internet.

La noticia se conoce una semana después que Scotland Yard lograra arrestar a nueve británicos de origen paquistaní, tras una extensa redada a 24 localidades del sur de Inglaterra, con más de 700 agentes anti-terroristas.

La policía también incautó media tonelada de fertilizante de nitrato de amoníaco, utilizado por Al-Qaeda para los ataques con bomba en las Torres Gemelas (1993), Oklahoma (1998), Bali (2002) y Estambul (2003), que provocaron cientos de muertos y heridos.

Gran Bretaña lanzó su nivel de alerta máximo de seguridad, con el despliegue de policías de "incógnito" en el metro de Londres, trenes suburbanos, aeropuertos, pubs y restaurantes del país, como consecuencia de los atentados con bomba en Madrid, el
11 de marzo pasado.

También lanzó una campaña publicitaria alertando a la población "estar muy vigilantes" ante la presencia de paquetes y mochilas sospechosas abandonadas en el sistema de transporte público del país.

En las últimas semanas, el alto comisionado para Scotland Yard, John Stevens, afirmó que "será inevitable" que Londres sea atacada, en tanto el alcalde de la capital británica Ken Livingstone, admitió que "sería un milagro" si la ciudad no es blanco de atentados terroristas.

Dejá tu comentario