Crece polémica por Irak en Gran Bretaña

Portada Principal

Londres (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El primer ministro británico, Tony Blair, salió ayer a enfrentar nuevas críticas tras la publicación de un informe que indicó que casi 25.000 civiles murieron desde que comenzó, en marzo de 2003, la invasión de Irak liderada por Estados Unidos y vista por muchos como una de las causas de los atentados del 7 de julio en Londres.

Según el informe, refutado por el gobierno, elaborado por el «Iraq Body Count» y el «Oxford Research Group» a partir de 10.000 informaciones de prensa publicadas desde esa fecha, 24.865 civiles han muerto en ese país desde marzo de 2003 hasta marzo de este año, casi todos como consecuencia directa de la violencia relacionada con el conflicto. Este elevado número de bajas dio argumentos a quienes criticaron la participación británica en la guerra y la ocupación de Irak, como el ex ministro laborista de Relaciones Exteriores Robin Cook, que ayer calificó la operación en el país árabe de « monumental derrota».

En un artículo periodístico, el diputado laborista que -en sintonía con lo que pedía el ala izquierda del partido-dimitió de su último cargo en el gobierno de Blair en protesta por la guerra, acusó a la coalición de haber creado «las condiciones idóneas para que la red terrorista Al-Qaeda pudiera operar». Sin embargo, una portavoz de Downing Street, residencia oficial de Tony Blair, rechazó los datos del informe e indicó que el gobierno maneja «los del Ministerio de Salud iraquí, según las cuales los civiles muertos desde abril de 2004 son 6.600». El estudio publicado ayer, que abarcó más tiempo que los registros de ese ministerio, señala que 37% de las bajas de civiles se debieron a acciones de la coalición.

La portavoz de Downing Street negó que, como dice el informe, la mayoría de las muertes en Irak las haya causado la coalición. «Los causantes de la mayoría de las bajas de civiles son los insurgentes», aseguró.

Casi la mitad de las muertes -45,3%-corresponden a la capital del país, Bagdad, pero, en comparación con el número de habitantes, las ciudades más castigadas son Tikrit, antiguo feudo del derrocado presidente
Sadam Hussein, con 112 por cada 10.000 habitantes, y Faluya, con 73 por cada 10.000.

La responsabilidad de los ejércitos de la coalición en las muertes de civiles es, sin embargo, muy desigual.
El estudio atribuyó a las fuerzas estadounidenses 98,5% del total de muertes.

Por otro lado, servicios de inteligencia y policía británicos descartaron un mes antes de los atentados del 7 de julio la existencia de grupos con «intención o capacidad de atacar al Reino Unido», pero advirtieron sobre una conexión «directa» de actividades «terroristas» con la participación de ese país en la ocupación de Irak.

El informe confidencial sobre evaluaciónde amenazas «terroristas» fue enviado a agencias del gobierno británico, de otros gobiernos y a grupos privados a mediados de junio, informó ayer el diario estadounidense «The
New York Times» en su edición on line.

Esas evaluaciones convencieron al gobierno de Blair de bajar el nivel de alerta por eventuales atentados
, agregó la misma fuente.

• Responsabilidad

Además, una encuesta revelada por el diario londinense «The Guardian» reveló que 33% de los británicos cree que Blair tuvo «mucha responsabilidad» en los ataques terroristas por haber enviado tropas a Irak, mientras que 31% opinó que tuvo «algo» de culpa y 28% que lo exculpó totalmente.

Debido a las conclusiones arrojadas por los informes y las recientes encuestas, Blair afirmó que «es
seguro que los terroristas utilizarán a Irak como una excusa. Utilizarán también a Afganistán. Pero los atentados del 11 de setiembre de 2001 ocurrieron antes de estas dos intervenciones militares y luego fue la excusa de las políticas estadounidenses en Israel», afirmó Blair.

Los terroristas, dijo, «tendrán siempre sus razones para actuar, pero nosotros tenemos que ser cuidadosos en no aceptar esta lógica perversa y retorcida que utilizan como argumento».

Dejá tu comentario