22 de marzo 2007 - 00:00

De qué se habla

Cristina deKirchner - JorgeSobisch - CarlosKunkel - ReinaldoMerlo - ManuelAntelo.
Cristina de Kirchner - Jorge Sobisch - Carlos Kunkel - Reinaldo Merlo - Manuel Antelo.
HAY QUE LLEGAR A JUNIO CON CRISTINA

¿Hasta cuándo se hablará de Cristina de Kirchner candidata? Por lo menos, hasta junio. Hasta esa fecha, ha confesado el Presidente, continuará la expectativa sobre la candidatura de su mujer. Mientras, se reconoce, con la fantasía o no de esa propuesta ha limitado los eternos jugueteos institucionales que siempre aparecen con la sucesión del Ejecutivo. En su entorno, como se sabe, no todos coinciden con la iniciativa de la primera dama a la presidencia, temen por complicaciones futuras de todo tipo.

Inclusive, personales. Pero si Kirchner no elige a su esposa para esta instancia electoral -tremendo compromiso hoy bajarla luego de haberla anunciado a los cuatro vientos-, otra complicación lo acecha: si ella no puede sucederlo en el mejor momento, más difícil será dentro de cuatro años. Por lo tanto, quedaría bloqueado el proyecto de alternancia y continuidad por más de una década. De ahí que a ella, como el desodorante, él no la abandona y la viste con sus ministros en Ecuador y Venezuela, la hace hablar con Hugo Chávez y, por si fuera poco, le volverá a calzar la camiseta argentina con el seleccionado de los chicos del Sub-17.

DUPLA AFIRMADA BUSCA A BLUMBERG

Ya toma cuerpo otro bloque opositor, alternativa al núcleo que encabezan Roberto Lavagna y el radicalismo oficial (el cual, por otra parte, aspira a intervenir al mendocino Julio Cobos por su encarnación con Néstor Kirchner). El dúo Jorge Sobisch y Ramón Puerta se ha nucleado con distintos peronistas -de Julio César Aráoz a Miguel Angel Toma, sin olvidar a Carlos Grosso-y, de paso, incluyó en su proyecto a un exonerado de Lavagna: Francisco de Narváez (quien festejaba anteanoche en Las Cañitas porque le habilitaron un recurso para postularse en Buenos Aires, siempre y cuando la Corte provincial se lo permita; estaban contentos, se reunió con sus nuevos socios, brindaban por varios, entre otros Jacobo y Corcuera). También este grupo se ha desplegado en el interior (ya constituyen personería en varios distritos), capturaron a un ex Kirchner, el disidente diputado santacruceño Eduardo Arnold y les queda una incógnita por resolver: ¿irá con ellos Juan Carlos Blumberg, totalmente lanzado a la gobernación de Buenos Aires? Dicen que comulgan juntos, pero el ingeniero mantiene tratos con Ricardo López Murphy y convino con otro ingeniero, Mauricio Macri, que lo acompañará en el proselitismo capitalino para su campaña como jefe de Gobierno. Ya mucha gente parece que tiene trabajo.

POCHO, EL OTRO AMOR DE KUNKEL

Otro que se lanza como candidato presidencial, como en otras oportunidades -siempre con floja fortuna-, es el correntino José Antonio Romero Feris, el «Pocho». Lo curioso de su intento es que logró adhesiones en el propio oficialismo: el diputado Carlos Kunkel, presunto mentor de Kirchner en el pasado belicoso, parece uno de los mayores estimulantes para esa nominación. Tal vez sea cierta la voluntad oficialista de multiplicar los candidatos de la oposición, una forma de dividir porcentajes en la primera vuelta e impedir que haya una segunda: con muchos asp i r a n t e s , será difícil para un solo adversario quedar a diez puntos del pingüino o pingüina que se presente.

MERLO Y GINES, POBRE RACING

El técnico de Racing, Reinaldo Merlo, ha resultado un atrevido: lo eligieron para convertirse en kirchnerista y, ahora, despotrica contra ese sector. Al menos, contra el ministro Ginés González García , quien lo impuso como entrenador y, a través de contactos cercanos a la Casa Rosada, le acercó jugadores (López, Pellerano, Romagnoli,entre otros) aparentemente sponsoreados por Sergio-Taselli, empresario afín al gobierno. Noble propósito que se desvirtuó con la magra campaña de Racing y la condena al propio Merlo, quien al ver sobrevolar el alfanje que le cortará la cabeza, la emprendió contra «los influyentes que hablan con ciertos diarios poderosos para voltearme». No necesitó decir que esa conspiración -conversada en sus tenidas de café- tiene nombre y apellido: el ministro González García y el suplemento deportivo de «Clarín».

CAMBIO DE PARADERO

Por la campaña electoral, más bien de bajo fondo, a Mauricio Macri le desempolvan hasta las composiciones escolares de su infancia. En esa búsqueda, ahora promueven juicios contra magistrados de la casación debido a que antaño lo sobreseyeron al ingeniero boquense por una causa de contrabando. Con más resignación que violencia, Macri pasará el chubasco hasta los comicios. Quien, sin embargo, ha empezado a rever su vida es Manuel Antelo, dueño -entre otras compañías- de Car One, desde hace años instalado en Madrid. Este verano confesaba que pensaba volver este 2007 a la Argentina, para que sus hijos estudien en el país; pero, como él también -como Macri- estuvo involucrado en una causa semejante ( entonces, presidía Renault), ahora revisa su decisión: tal vez, sus hijos no merezcan aprender lo que se enseña en el país.

Dejá tu comentario