Desborde sindical en el sur complica viaje de la pareja oficial

Portada Principal

Contra los pronósticos optimistas que hablaban de un acuerdo salarial inminente en Buenos Aires, se profundizó ayer la huelga de los trabajadores del Sindicato del Petróleo y Gas Privados de Santa Cruz contra la empresa Skanska, al sumarse a la medida de fuerza sus pares de Río Negro y Neuquén, paralizando yacimientos en las tres provincias.

La adhesión del sindicato que lidera Guillermo Pereyra a la protesta que desde hace casi dos semanas lleva adelante el santacruceño Héctor «Chaco» Segovia se activó luego del fracaso ayer de las negociaciones disparadas en el Ministerio de Trabajo nacional, a instancias del propio Presidente.

Amargo panorama para Néstor y Cristina Kirchner, quienes sueñan con desembarcar el próximo fin de semana en la Patagonia sin conflictos en el horizonte, para acompañar las asunciones de Mario Das Neves en Rawson (el sábado), y de Daniel Peralta en Río Gallegos (el domingo), en la previa al traspaso presidencial del lunes en Buenos Aires.

Sin embargo, la intervención directa en el entuerto del santacruceño saliente -convocó él mismo a Segovia a Buenos Aires-y de Peralta (recibió a los petroleros en su propia casa el pasado jueves) no permitió hasta el momento llegar a un acuerdo.

Segovia y Pereyra integran --junto al gremio del chubutense Mario Mansilla-el poderoso Bloque Patagónico petrolero, de aceitados contactos con autoridades nacionales, fundamentalmente con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

  • Factor de presión

    Ante la reticencia de Skanska a concretar en los hechos el entendimiento verbal alcanzado el lunes en la sede laboral, la coalición sindical se metió de lleno como factor de presión en el conflicto, incluso con la intervención in situ de Pereyra y de otros dirigentes en las negociaciones con la viceministra Noemí Rial.

    En el caso de Santa Cruz, la medida de fuerza contra Skanska -que incluye piquetesparaliza la producción de petróleo y gas en yacimientos de Petrobras, aunque también afecta -por adhesión del resto de los trabajadores-a Sipetrol y Chevron.

    En la tierra natal de Kirchner, Skanska brinda servicios a la petrolera brasileña. En el caso de Río Negro y Neuquén, en cambio, no opera la polémica empresa -ligada a acusaciones de sobornos en el marco de la concreción de obras públicas nacionales-, por lo que la protesta activada ayer -en principio, por 24 horas, aunque con la amenaza de al menos otro paro de 48 horas-fue dirigida directamente a Petrobras.

    Los trabajadores reclaman el pago de tickets y viandas adicionales en concepto de horas extra. El pasado lunes, según fuentes gremiales, se había arribado a un «preacuerdo verbal» por el cual la empresa ofrecía una bonificación de 560 pesos hasta tanto se reuniera una mesa de negociación para dirimir el reclamo original. Sin embargo, las conversaciones naufragaron ayer, por lo que los dirigentes petroleros seguirán en Buenos Aires, a la espera de un encuentro que se concretaría en las próximas horas.
  • Dejá tu comentario