Despuntan gobernadores: reclaman coparticipación

Portada Principal

Mientras intentan pilotear el grave conflicto con el agro -más sosegado por estas horas por la suspensión por 30 días del paro-, ya los gobernadores son presionados para que se planten ante Cristina de Kirchner para exigir una rediscusión seria de la distribución de la coparticipación a las provincias.

La embestida es protagonizada por los ruralistas y por sectores de la oposición, como previsible coletazo de la protesta del campo contra las recientes retenciones móviles dispuestas por el ministro de Economía, Martín Lousteau, que agobian al agro y que no se coparticipan al interior del país.

Con esa pretensión -en rigor, una vieja asignatura pendiente en la relación Nación-provincias-, las voces díscolas vuelven a incomodar al extremo a los mandatarios, quienes hacen malabares para mantener un equilibrio entre la estratégica necesidad de mantener una buena relación con la Presidente -a sólo poco más de 100 días de su asunción- y las obligaciones para con sus gobernados.

Ayer, el vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Néstor Roulet, exhortó a los legisladores y gobernadores provinciales a definirse «de qué lado están», mientras que el combativo titular de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo de Angelis, exigió a los mandatarios que se pongan «al frente del pueblo» en materia de la discusión con Nación por la redistribución de los ingresos. A las estocadas de los dirigentes rurales se sumaron luego, presurosos, los referentes opositores.

Por caso, la UCR nacional lanzó una campaña de recolección de un millón de firmas para que sea derogada la cuestionada resolución del pasado 11 de marzo, que determinó las retenciones móviles. En paralelo, presentó en el Congreso una propuesta de nueva ley de coparticipación, que «acota los abusos de poder y garantiza una justa, equitativa y automática distribución de todos los ingresos que la Nación recauda».

  • En Buenos Aires

    En sintonía, ayer fue el turno de la oposición en el Senado bonaerense -Coalición Cívica, UCR y Pro-, que castigó al gobernador Daniel Scioli y al oficialista Frente para la Victoria-PJ por la caída de una sesión donde planeaban debatir sobre la puja con el agro.

    En ese marco, reclamaron a Scioli «que no se ausente del conflicto y que encabece los reclamos para que se coparticipen los fondos provenientes de las retenciones a las exportaciones agropecuarias».

    «Lamentamos que tenga que hacer el viaje (desde hoy) a los Estados Unidos a buscar fondos, cuando sería importante que reclame por los fondos que legítimamente le corresponden a la provincia», disparó el titular de la bancada de la Coalición Cívica, Javier Mor Roig, además de recordar que las tierras bonaerenses son responsables de «30% de la totalidad de la producción agropecuaria nacional».

    «El gobernador debe tener una posición clara sobre este tema, y sobre todo por la coparticipación de las retenciones, que involucran cerca de 4.200 millones anuales, con una proyección de 5.000 millones para 2008», aseguró el jefe del bloque radical, Jesús Porrúa.

    Por su parte, la senadora nacional Hilda «Chiche» Duhalde -quien ayer mantuvo un sugestivo encuentro con el ministro de Seguridad bonaerense, Carlos Stornelli- impulsa un proyecto de ley que propone destinar 5% de lo recaudado por las retenciones a mejorar las políticas de Seguridad.

    Mientras tanto, preocupa a los gobernadores la caída en los envíos de coparticipación de marzo, producto de la parálisis que generó el paro agropecuario. Por caso, en Chaco confirmaron ayer que recibieron $ 15 millones menos que lo previsto, mientras que el gobierno de La Rioja enfrenta complicaciones para pagar los sueldos, por esa merma.

    Las retenciones a las exportaciones agropecuarias no son coparticipadas a las provincias, por lo que este año los bolsillos nacionales se verán enriquecidos por este concepto con más de 32 mil millones de pesos.

    La pretensión de los gobernadores -muchas veces mostrada por lo bajo, o a través de sus ministros- es que parte de esas retenciones sean efectivamente enviadas al interior, o que se traduzcan claramente en obra pública, sin manejo discrecionalde por medio.

    En rigor, las retenciones no pueden ser coparticipadas porque, según el artículo 75 de la Constitución Nacional, esos ingresos deben ser manejados por el gobierno nacional.

    Bajo este tironeo, sin embargo, aparece la vieja discusión de fondos entre Nación y provincias respecto de la necesidad de aprobar una nueva Ley de Coparticipación Federal, como lo estipula la última reforma constitucional de 1994.

    Sin embargo, lejos de concretarse esa postal -a todas luces difícil, ya que se requiere del acuerdo de todas las provincias-, sucesivos parches en la norma le permitieron a la Casa Rosada lograr tajadas crecientes de la recaudación de impuestos, por lo que hoy se lleva cerca de 60% de la torta.
  • Dejá tu comentario