Dictan prisión preventiva a Ricardo Cavallo

Portada Principal

14:10 | Hoy se negó a declarar

El juez español Baltasar Garzón envió este domingo a prisión al ex militar argentino Ricardo Miguel Cavallo, al que acusa de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura argentina (1976-1983) y que se negó a declarar en dos ocasiones este domingo.

El juez de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española) aplicó el principio de justicia universal para confirmar en un auto este domingo la "orden de prisión, incondicional y comunicada" para Cavallo dictada en agosto de 2000, informaron los abogados de la acusación particular.

Garzón considera que "la actividad delictiva imputada de forma provisional al procesado es de tal gravedad que no deja opción diferente a la medida de prisión", al tiempo que también cree que podría haber riesgo de fuga si lo dejara en libertad vigilada.

"Si estuviera en libertad eludiría la acción judicial con tan sólo huir a Argentina, su país de origen", donde todavía rigen las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final, afirma el auto hecho público por la acusación particular.

"Esa potencial huida supondría, no el cambio de jurisdicción sino, lisa y llanamente, la impunidad del sujeto cuya posibilidad se pretende combatir mediante la aplicación del principio de justicia universal", argumenta el juez español para enviar a prisión a Cavallo.

El ex militar se negó a declarar ante Garzón en dos ocasiones invocando primero que no conocía el auto de procesamiento, por lo que se produjo una suspensión de unas horas para que pudiera estudiarlo, y en segundo lugar apelando a su condición de militar cuando ocurrieron los hechos.

"Cavallo aseguró que en su condición de capitán de corbeta no podía declarar en España porque eso sería ir contra las leyes de su país", afirmó a los medios de comunicación Jaime Sainz de Bremón, uno de los abogados de la acusación particular.

Sin embargo, añadió el abogado, el juez Garzón le aclaró que "no estaba en España como representante de las Fuerzas Armadas de su país, sino como presunto genocida", tras ser extraditado por México para ser juzgado por delitos de lesa humanidad.

El ex capitán de corbeta argentino, de 52 años de edad, llegó hoy a la base aérea de Torrejón de Ardoz (al noreste de Madrid) en un avión de la Fuerza Aérea española, después que el pasado 10 de junio la Corte Suprema Justicia de México otorgara la extradición solicitada por Garzón en septiembre de 2000.

Fuertes medidas de seguridad rodearon la llegada de Cavallo, quien fue trasladado directamente en un furgón policial escoltado a la Audiencia Nacional para ser interrogado por el juez Garzón.

El fiscal Pedro Rubira solicitó la libertad para Cavallo, también conocido como "Serpico" o "Marcelo", al considerar que la justicia española no es competente para juzgar los delitos que se le imputan.

Cavallo esta acusado de "227 desapariciones, 110 secuestros, torturas y posterior puesta en libertad, así como de 14 casos de mujeres embarazadas secuestradas a las que posteriormente secuestraron a sus hijos para entregárselos a otras personas", según el abogado de la acusación, Manuel Ollé.

Ollé precisó que el ex militar, quien contó con el catedrático español de derecho Julio Ferrer Sama como abogado defensor, será internado en la cárcel de alta seguridad de Soto del Real, cercana a Madrid.


Dejá tu comentario