26 de febrero 2003 - 00:00

Doce horas de disturbios en desalojo del ex Padelai

Ayer desalojaron a casi 60 familias del edificio donde funcionó hasta 1984 el ex Patronato de la Infancia. Más de 200 efectivos policiales tuvieron que intervenir para frenar disturbios y corridas que se extendieron durante 12 horas sobre la avenida Paseo Colón -entre San Juan e Independencia- y luego en la puerta de la Comisaría 14ª, en Bolívar y San Juan. Hubo más de 50 detenidos y 14 heridos en enfrentamientos apoyados por militantes piqueteros del Partido Obrero, el MTL y el MTR.

Doce horas de disturbios en desalojo del ex Padelai
Comenzó en la madrugada de ayer. Los ocupantes del edificio donde funcionó hasta el '84 el Patronato de la Infancia -unas 60 familias- sabían del ultimátum del Gobierno de la Ciudad.

El desalojo era inminente. En el último mes, y «por las buenas», se intentó negociar, sin éxito, con los habitantes del ex Padelai. Las autoridades pedían que entendieran que la estructura edilicia corría serios riesgos de derrumbe, según un informe elaborado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires. Los ocupantes cuestionaron la veracidad del informe, se negaron a dejar el ex Padelai y mostraron documentaciones que avalaban que 70% del inmueble les pertenecía, ya que había sido cedido por el ex intendente Carlos Grosso en los '90. Trascendió que nadie quiso pactar, salvo una familia, a los montos que el gobierno aparentemente ofreció. Un desalojado aseguró a Ambito Financiero que «sólo un hombre, con 8 hijos, aceptó la oferta. Ofrecían $ 15 mil, con eso no es posible mudarse. Ese hombre aceptó porque tenía una emergencia. Fue a vivir a una villa en La Boca».

Otra versión indica que no se ofreció dinero, sino alojamiento en hoteles no bien ocurriera el operativo y un subsidio.

Ayer fue el día. Unos 200 oficiales de la Policía Federal (infantería y gendarmes) llegaron al ex Padelai ubicado en Balcarce y San Juan con una orden del juez Hugo Ricardo Zuleta.

Era un operativo difícil por la negativa de los ocupantes de hacer cumplir la demanda del Gobierno porteño.

A las 10, se había desalojado una decena de familias de las casi 60 que vivían en el lugar. A las 12, más de 40. El clima se tensaba. Las vallas que sostenían los efectivos encargados del desalojo tambaleaban. Minutos más tarde, todo se descontroló.

• Corridas

La violencia, los incidentes y corridas se extendieron por más de 8 horas. Todo se complicó con la intromisión de dos columnas piqueteras: Partido Obrero (PO), Movimiento Tierra y Liberación (MTL) y Movimiento Teresa Rodríguez (MTR). La avenida Paseo Colón se convirtió en escenario de corridas que mucho hicieron recordar a los disturbios del 20 de diciembre de 2001. Balas de goma, gases lacrimógenos, heridos, cascotes, piedras, fogatas y gritos protagonizaron la batalla del desalojo del ex Padelai.

A las 15, un grupo que todavía no habían desalojado amenazó con hacer estallar garrafas de gas. En ese mismo instante, la Facultad de Ingeniería de la UBA, ubicada en Independencia y Paseo Colón, servía de escenario de box a violentos piqueteros, desalojados y efectivos. El tránsito en el barrio de San Telmo se tornó muy pesado, porque unos diez accesos al bajo estaban taponeados, entre corridas y vallas.

Además, en Paseo Colón y San Juan se organizó una quema de neumáticos con auténticos miembros piqueteros y desalojados que agregaba una abundante humareda negra a una situación desbordante.

Personal del Desarrollo Social, Logística y Escribanía General del Gobierno porteño junto con el comisario inspector Jorge Capecci, jefe de Circunscripción de la zona, se encargaron de las negociaciones con los que restaban salir del edificio.

A las 17, más de 70 personas estaban afuera, entre niños, mujeres y hombres, las cuales, en su mayoría, terminaron detenidas hasta pasadas las 20. Se contabilizaban en la lista de destrozos 14 heridos entre los que estaba el mismo oficial Capecci -que recibió un piedrazo-, una mujer del edificio, María Príncipe, un camarógrafo y un periodista del programa «Punto.doc», Julián Sequeiros y Maximiliano García Solla.

Los heridos fueron trasladados a los hospitales Argerich y Penna, con lesiones, en su mayoría leves.

En la Seccional 14ª, ubicada en San Juan y Bolívar, continua-ron los disturbios entre la Policía, quienes reclamaban la liberación de los detenidos del ex Padelai y piqueteros solidarizados, que trataron como medida última -quizás inspirados en la pueblada del lunes en General Madariaga-, de tomar la sede policial. Finalmente, se liberó a gran parte de los detenidos.

Cuando el edificio se desalojó, se hizo presente el diputado Ariel Basteiro con una orden judicial: «Este fallo suspende la demolición que se estaba llevado adelante en el ex Padelai, y además le exige al gobierno que le busque a la gente una vivienda digna», gritó a los periodistas.

Anoche, militantes políticos y piqueteros seguían adueñados del conflicto, frente a la Comisaría 14ª, protestando. Su participación, para muchos, aportó una cuota de violencia considerable a un desalojo que sólo debían protagonizar autoridades y ocupantes.

Dejá tu comentario