18 de enero 2003 - 00:00

Duhalde afirma que "no esperaba más" de FMI

Aseguró hoy el Presidente que "el acuerdo es provechoso para el país y es un camino distinto al que aconsejaban los organismos internacionales". Y comentó que "se tardó tanto porque el gobierno argentino no aceptó políticas de puro ajuste". Eduardo Duhalde comentó además que "en estos cuatro meses que nos quedan de gobierno trataré de que el crédito vuelva" a las PyMEs.

El presidente Eduardo Duhalde dijo hoy estar "satisfecho" aunque "no contento" por el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional, al considerar que si bien se logró "despejar el camino" para el próximo Gobierno, aún falta "reestablecer el crédito" y poner fin al "corralón" financiero.

"Estoy satisfecho, no esperaba más, siempre quisimos un acuerdo que nos permitiera dejarle despejado el camino a las próximas autoridades. No estoy contento porque eso lo reservo para otras cosas, como ver los centros turísticos llenos, eso significa trabajo para nuestra gente", comparó Duhalde en su espacio por radio Nacional.

En diálogo telefónico desde la residencia oficial de Chapadmalal, prometió que en los cuatro meses que le quedan de gestión trabajará para "restablecer el crédito a las pymes" y tomar medidas que permitan liberar el "corralón" financiero.

Duhalde se diferenció de las administraciones nacionales anteriores, al destacar que el acuerdo con el FMI se logró al imponer condiciones locales y negar exigencias incumplibles.

"Este acuerdo significa haber cumplido con un hito que era necesario. Es provechoso para nuestro país y (marca) un camino distinto que el que aconsejaban los organismos internacionales" a los países en desarrollo, enfatizó.

Negó, además, se le reste importancia a la Carta de Intención por haberse postergado a lo largo de un año de negociaciones, al indicar que "fracaso era cuando se hacían acuerdos que después no se podían cumplir porque no eran realistas" "Eran ajustes tras ajuste, cada vez la situación era más difícil, y a mi criterio se apoyaban políticas económicas que no eran sustentables", evaluó al criticar los acuerdos con el FMI alcanzados por sus antecesores.

En tal sentido, explicó que el acuerdo "demoró tanto" precisamente porque el gobierno argentino "no aceptó" implementar "las políticas de puro ajuste que se nos pedían cuando estabamos en medio de la peor crisis económico-social de nuestra historia".

"Les explicábamos, en aquellos primeros meses del año pasado, que no podíamos dejar cesantes a 400 mil empleados, que eso nos llevaba al caos, que estábamos al borde de la disolución, que para empezar a organizar el país se debía tender una mano solidaria a los más desamparados", aseguró.

El jefe de Estado resaltó que el Estado "no podía seguir siendo un expectador inmutable de la pobreza que se generaba sobre todo por la híper devaluación que sufrió nuestro signo monetario".

Duhalde dijo que tras el acuerdo con el FMI, el Gobierno "tiene la obligación ahora de vincular el crédito para que todas las actividades comiencen a regenerarse".

"Estos últimos cuatro meses vamos a trabajar sin descanso para lograr que el crédito comience a llegar a las pequeñas y medianas empresas, con las ventajas que tiene ahora confiar en el país. Y ver cómo salimos definitivamente del famoso corral financiero", prometió.

El jefe del Estado confió en que "las inversiones y el crecimiento vendrán" una vez que "se consolide el proceso político".

"Cuando es negocio producir en un país, enseguida comienzan a posarse las miradas de inversionistas. Creo que ya hoy hay gente de dinero extranjera y argentina que está decidiéndose", señaló.

Duhalde también se refirió a las elecciones, al sostener: "Tenemos que lograr una estabilidad política. Creo que la gente va a estar esperando ver como se consolida este proceso político y después vendrán las inversiones, vendrá el crecimiento", insistió.

El presidente adelantó que viajará a la cumbre económica anual de Davos que se realizará del 23 al 27 de enero en esa ciudad de Suiza, donde piensa "explicar este modelo económico y productivo (argentino) puede ser un aporte sobre todo para los países emergentes".

"Creo que tenemos un aporte para hacer luego de la experiencia de un año de esfuerzo y sacrificio. El mundo necesita replantearse las políticas globales, porque sus diseños han sido muy inconvenientes por lo menos para los países productores de alimentos. Vamos a estar hablando de eso", informó.

Dejá tu comentario