El gobierno porteño dice que el informe es "poco serio"

Portada Principal

El gobierno porteño criticó ayer de "poco serio" al informe que produjo la comisión legislativa sobre el caso Cromañón y advirtió que los dirigentes de la oposición que integran el cuerpo buscan "desestabilizar" al jefe de gobierno, Aníbal Ibarra.

El jefe de gabinete porteño, Raúl Fernández, sostuvo que el informe es "poco serio y en lugar de buscar que se esclarezcan las responsabilidades, apunta sólo al jefe de gobierno para desestabilizarlo".

"Cuando los diputados lean el informe sin presiones, quedará claro que el juicio político no puede prosperar", sostuvo el funcionario.

En tanto, el secretario de Infraestructura porteño, Roberto Feletti, calificó el dictamen de la comisión como "sesgado, parcial y de tinte golpista" y definió que a la "dirigencia política opositora busca sacar rédito en forma miserable valiéndose de una tragedia".

"En lugar de haber profundizado un proceso de investigación parlamentaria transparente, ecuánime y que pudiera agregar elementos al trabajo que realiza la justicia, optaron por producir un trabajo parcial, sesgado y de tinte golpista", sostuvo Feletti por medio de un comunicado.

Por su parte, el legislador del Movimiento por un Pueblo Libre, Tomás Devoto, señaló que Ibarra es "el responsable político" de la tragedia de Cromañón y afirmó que su gestión "favoreció un marco de impunidad" en la ciudad.

Devoto señaló que Ibarra "debe dar un paso al costado" y puntualizó que esa actitud "es la que corresponde por cuestiones éticas y humanas".

Desde el ARI, el legislador Fernando Melillo reclamó que "la Sala Acusadora abra el sumario correspondiente para arribar al dictamen que permita resolver si se acusa o no por mal desempeño al jefe de Gobierno porteño y a los otros funcionarios".

"No permitiremos el uso electoralista de esta instancia institucional donde corresponde determinar las responsabilidades políticas en la búsqueda de la verdad", sostuvo Melillo.

Dejá tu comentario