El gobierno reabre la compra de autos 0 KM con BODEN

Portada Principal

17:45 hs | Anuncio de Lavagna

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunció hoy un paquete de cinco medidas destinadas a impulsar la actividad productiva a través de financiamiento a inversiones y exportaciones, fortalecimiento del sector automotriz e incremento de las políticas a favor de las PyMEs.

Lavagna precisó que desde el 1 de setiembre hasta enero de 2004 se reabrirá el régimen por el cual se podrán utilizar Boden para la compra de automotores.

El ministro indicó que se destinará a este régimen un cupo de 500 millones de pesos -100 millones por mes- y dijo que es similar al ya utilizado en dos oportunidades.

"La situación fiscal nos permite instrumentar esta medida, destinada al sector automotriz que tiene un poder multiplicador fuerte", remarcó quien aclaró que la norma está en proceso de instrumentación.

Por otra parte, anunció que se transformará al Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) en un banco de primer piso -con capacidad para realizar operaciones directas sin necesidad de pasar a través de otras entidades financieras- en el caso de créditos a la exportación, inversiones directas, y financiación de obras de infraestructuras realizadas por el sector público nacional, provincial o municipal.

"La medida se dispuso por resolución del Ministerio de Economía, y hoy se realizó la Asamblea de modificación de estatutos y se aprobó", comentó el ministro.

La tercera medida consiste en promocionar la exportación de plantas industriales llave en mano, y de obras de ingeniería.

Al respecto, el jefe del Palacio de Hacienda puntualizó que se reactualizará el régimen, ampliando el universo de empresas incluidas.

El régimen contempla el reintegro del 10 por ciento a los contratos de exportación llave en mano; se elimina el requisito de ser empresa de capital nacional y se lo amplía a toda compañía radicada y produciendo en el país; se incorpora a las obras de ingeniería por contrato directo anulando -siempre y cuando exista concurso de precios- el requisito de que exista licitación pública.

Las características de este régimen se reglamentaron por decreto del Poder Ejecutivo, y está en curso de instrumentación en la Secretaría de Industria y Comercio Exterior.

La cuarta medida establece la ampliación y flexibilización del régimen de financiamiento del IVA para la compra de bienes de capital, y se aplica a la actividad industrial, comunicaciones, telecomunicaciones y minería.

"Por este régimen se compensa con una tasa efectiva máxima del 12 por ciento a las líneas de crédito otorgadas a productores que sean exportadores y realicen inversiones ampliando la capacidad productiva", explicó el ministro.

Los beneficiarios de este sistema asumen el compromiso de exportar un determinado porcentaje del incremento y de la producción, así como implementar normas de calidad.

Esta medida está siendo instrumentada a través de proyecto de decreto, por la Secretaría de Industria.

Por último, el paquete contempla la ampliación del sistema de bonificación de tasas para préstamos bancarios a las PyMEs, que fue lanzado el jueves pasado.

Las tres modificaciones son: se eleva la bonificación de la tasa; se amplia el número de empresas que entran al régimen al cambiar la facturación anual de las PyMEs que son sujeto del beneficios; y se aumentan los montos máximos de cada crédito, según el destino del préstamo.

Con respecto a la bonificación, se fija en un valor máximo de 8 por ciento anual (ocho puntos porcentuales) a deducir de la tasa de interés cobrado por los bancos, sin superar el 25 por ciento de la misma.

Hasta ahora, la bonificación del Estado era de 3 por ciento, independientemente de la situación del mercado y del destino del préstamo. Lavagna subrayó que "el nuevo techo del 8 por ciento -sin piso- permite ajustar la bonificación de acuerdo al escenario del mercado, a la aplicación y la duración del crédito (bienes de capital, capital de trabajo, etc.) permitiendo, además, bonificar préstamos a tasa variable".

En cuanto a la facturación, se sustituye el monto de 6 millones de pesos por año sin incluir IVA para cualquier actividad, por una escala de facturación desagregada por sectores -agropecuario, comercial, industrial, etc.- ajustándola de acuerdo a los nuevos niveles de precios.

Lavagna justificó que con el tope de 6 millones "quedaban muchas empresas afuera".

En relación a los montos máximos según el destino del préstamo, se modificaron los valores en función de las variaciones de precios de cada aplicación.

Así, se multiplican por dos los montos vinculados con financiamientos que recogen los costos internos (inflación mayorista, para los casos como bienes de capital nacionales, capital de trabajo, etc.), y se multiplica por tres los montos relacionados con financiamiento a mercados externos pre y posfinanciación de exportaciones.

Dejá tu comentario