El repunte de la industria llegará en junio

Portada Principal

• LUEGO DE LA CAÍDA SUFRIDA EL AÑO PASADO, LA ACTIVIDAD MANUFACTURERA TUVO UN ARRANQUE LENTO EN 2013

Durante la caída de la industria del año pasado, los empresarios se ilusionaban con un mejor porvenir en 2013. Lo cierto es que pasados dos meses, el sector productivo local ha tenido un modesto arranque, con resultados dispares entre los distintos tramos de la actividad manufacturera, lo que estira los plazos para la llegada del repunte.

Con un primer bimestre de resultado neutro en la comparación interanual, la esperanza sigue puesta en lo que haga Brasil y una cosecha venturosa, que pese a los recortes en los pronósticos, se avecina voluminosa. El mercado interno seguirá siendo sostén, aunque tendrá un crecimiento moderado. En este contexto, para ver más dinamismo en la industria habrá que esperar hasta mayo-junio, según estimó Carolina Schuff, coordinadora de análisis sectorial de la consultora abeceb.com, al tiempo que la proyección para el año es de un crecimiento de la actividad manufacturera del 4,5%.

Despacio

Un informe sectorial de abeceb.com, destaca que en enero, 8 de las 12 ramas que integran el Estimador Mensual Industrial (EMI), registraron incrementos, destacándose Papel y cartón con un 8% y Automotriz con un 5,3%, mientras que el tramo de Metálicas básicas fue el de peor desempeño con un descenso del 7,8%.

Ya en febrero, la industria tuvo una crecimiento del 0,3%, según el Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres, que este "mes por sí solo no es representativo ni significativo para hacer un análisis acabado", y consideró que "debido a las paradas técnicas y las vacaciones, es más representativo tomar los dos meses del verano juntos. En este sentido, se destaca que la industria mantuvo un desempeño neutro, contrayéndose un 0,1% anual". Schuff, también coincidió en que durante los dos primeros meses del año la industria estuvo estancada, aunque aclaró que era un panorama previsto: "Nosotros estimamos un repunte para la industria para este año que en promedio, si todo sale como estamos esperando, podría llegar al 4,5%. Ahora eso no es de un día para el otro, venimos de un año 2012 en donde la industria cayó un 1,2%, entonces esperamos que el repunte sea un poco progresivo, con lo cual el dato de enero del EMI no sorprende".

Competitividad

Tras el año de la sintonía fina establecida por Cristina de Kirchner, a comienzos de 2013, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, dejó en claro que éste será el año de la "competitividad". Con los costos en aumento, una economía mundial que no despega y un consumo interno moderado, las empresas enfrentan un panorama complejo, atravesado por cuestiones internas a cada compañía e intrínseca a cada rama productiva, y de factores macroeconómicos como los es la inercia inflacionaria. Tras la devaluación de 2002, las empresas argentinas resultaron sumamente competitivas para acceder a mercados externos, pero con un alza acumulada en los últimos años de los costos en dólares, algunos productos que tenían inserción internacional comienzan a ser caros, lo que dificulta la internacionalización de las empresas locales. Al respecto, Schuff sostuvo que "hay que trabajar a nivel industrial, a nivel de política macroeconómica y también mirando a más largo plazo otras cuestiones de competitividad que llevan más tiempo, como es el caso de infraestructura y el tema energético".

Por otra parte, el informe sectorial de abeceb.com indicó que "la pérdida de competitividad por el incremento en los costos será un factor común a todos los sectores. Sin embargo, pueden distinguirse claramente tres grupos según su grado de exposición a esta situación. Los más perjudicados serán las economías regionales, que enfrentan limitaciones para trasladar las subas de costos a precios. En cambio otros, como el complejo sojero o la minería, aún tienen margen por comercializar commodities en los que la Argentina cuenta con ventajas comparativas naturales. Y en tercer lugar puede situarse a la industria orientada al mercado doméstico, que continuará amparada por las restricciones a las importaciones y la continuidad del financiamiento al consumo".

Cambio

Para muchos industriales, el tipo de cambio y una posible devaluación, es casi un ruego. Se esperanzan con volver a ganar competitividad al influjo de recuperar lo que consideran un tipo de cambio retrasado. "Creo que se va a hacer una corrección en el tipo de cambio oficial pero no brusca como se desea desde algunos ámbitos, simplemente porque el tipo de cambio oficial sigue siendo el ancla nominal para este Gobierno, entonces me parece que va a seguir la política de un ajuste del tipo de cambio a menor ritmo que la inflación", explicó Schuff.

Con una inflación promedio estimada en 25%, la consultora abeceb.com prevé que el dólar en diciembre costará $ 5,90, muy cerca de los $ 6 que pronosticó Guillermo Moreno, que a sus funciones de secretario de Comercio le quiere agregar profecías macroeconómicas. Así, las cosas, la devaluación del peso seguirá por debajo del alza de precios, por lo que Schuff enfatizó que "si bien el tipo de cambio sigue siendo un factor que incide y que impacta, el tema fundamental es la inercia inflacionaria".

Impulso

Este año la industria volverá a ser impulsada por los buenos niveles esperados para la cosecha de soja y maíz para la campaña 2012/13, lo que augura "un buen crecimiento desde el punto de vista de las cantidades para todo el complejo primario y de industrialización, sin alcanzar niveles máximos en la producción", señaló el análisis de abeceb.com.

A esto hay que sumarle la esperada recuperación de la industria automotriz, siempre apuntalada en que se cumpla la proyección de crecimiento de la economía brasileña, ya que las automotrices nacionales dependen en gran medida de lo que suceda en el país vecino. Para 2013, abeceb.com proyecta una producción de 845 mil unidades, un 10,5% más que lo registrado el año pasado.

También, se espera una mejora en el sector de Metálicas básicas -aceros y aluminio-, ya que en el caso del acero, por ejemplo, además de la desaceleración de la demanda hubo acciones de mantenimiento de plantas que impactaron muy fuerte en el segundo semestre de 2012 con caídas de casi el 20%.

Sin embargo, Schuff alertó que a estos factores positivos "hay que esperarlos" porque la cosecha de soja que tracciona a la industria de la molienda empieza en mayo, y el repunte de la industria brasileña, con una estimación de expansión del 3%, también será progresiva.

Por otra parte, la construcción y el mercado inmobiliario continuarán sufriendo los efectos del cepo cambiario, aunque el informe de abeceb.com espera "un leve rebote" para este año dado que los ladrillos se mantienen como una atractiva alternativa de inversión valuada en dólares. Al respecto, Schuff también precisó que "por ser un año electoral se espera un mayor impulso a la obra pública"

Consumo

Si bien es cierto que el congelamiento de precios impuesto por Moreno ha ralentizado el alza de precios -lo demuestran los vidriosos números del INDEC, pero también el Índice Congreso de inflación difundido por los legisladores opositores-, es posible que no alcance para frenar una inercia inflacionaria que necesita de ajustes en la política macroeconómica para controlarla.

Ante este panorama, las paritarias atraviesan uno de los años más conflictivos desde que se reinstauraron en la era K, y los gremios lanzan pedidos que van varios puntos porcentuales por encima del 20% convalidado por el Gobierno, sin prestarle demasiada atención al congelamiento de precios de productos masivos.

Desde el inicio de los gobiernos kirchneristas, el consumo interno fue la columna vertebral del crecimiento. Al respecto, Schuff sostuvo que el consumo doméstico "va a seguir siendo sostén, a un ritmo más bajo, no esperamos que crezca a un 6% u 8% como nos habíamos acostumbrado en 2010 y 2011, nuestra perspectiva para este año es del 3% con lo cual es de sostenimiento y de un leve crecimiento".

El informe de abeceb.com señaló que "los controles de precios, que resucitaron con más exposición mediática mediante los acuerdos con supermercados, continuarán afectando en mayor medida a los productos básicos y motivando estrategias de diferenciación en bienes y servicios de consumo masivo". Y agregó que las estrategias de promociones y descuentos serán claves para atraer al consumidor, e impulsarán las ventas de sectores como alimentos y bebidas, o productos de limpieza e higiene personal.

"En algunos sectores, hay que ir diferenciando cómo las condiciones macroeconómicas van impactando más o menos.

Por ejemplo, el caso de los electrodomésticos.

Que la economía siga con esta inercia inflacionaria y que haya expectativa de devaluación, hace que mientras permanezcan las promociones de compra en cuotas o con descuento, se siga alentando al consumo de bienes durables, como electrodomésticos y autos, como una forma de resguardar los ahorros", explicó Schuff.

Otro aspecto que incide en la presión inflacionaria, es la emisión monetaria que luego de una moderación en enero de 2013, con un incremento del 35,2% volvió a subir con fuerza en febrero alcanzando un aumento del 39,9%. En ese sentido, Schuff alertó que la "emisión monetaria está en niveles muy elevados". Desde el año pasado, son varios los sectores empresarios que vienen alertando por un freno de las inversiones.

Desde 2002, cuando tocó fondo, alcanzando solamente un 11,3% del PBI, la Inversión Bruta Interna Fija (IBIF) se fue recuperando llegando al 24% en 2011, pero el año pasado se contrajo al 22% del PBI.

Consultada sobre si los niveles actuales de inversión son los adecuados, la coordinadora de análisis sectorial de la consultora abeceb.com enfatizó: "No, de hecho se ha notado un freno bastante grande en el último año. Las limitaciones en el mercado cambiario, la imposibilidad de remitir utilidades, la brecha entre el tipo de cambio oficial y el paralelo, las expectativas de devaluación, y los cambios bastantes recurrentes en los marcos regula torios, han afectado muchísimo".

En cuanto al comportamiento de las inversiones para este año pronosticó: "Se va a mantener en el margen, a medida que las empresas vayan necesitando hacer un ajuste en la capacidad instalada para poder afrontar el incremento de oferta este año".

Dejá tu comentario