Escándalo II: quejas por revalúo en Buenos Aires

Portada Principal

El tema impositivo vuelve a movilizar a los contribuyentes de la provincia. A partir de este mes, los bonaerenses que compran o venden terrenos e inmuebles comenzaron a encontrarse con un fuerte aumento del Impuesto a los Sellos. La suba tiene origen en el revalúo aprobado en la provincia en 2005 -que por ahora no afecta al Impuesto Inmobiliario-y genera incrementos en el valor fiscal de las propiedades que el gobierno de Felipe Solá sitúa en 60%, pero según propietarios supera 100%.

Buenos Aires - Frustrado el intento de crear un impuesto a la «riqueza», el gobernador Felipe Solá avanzó de todos modos este año con un incremento de la presión tributaria, al aplicar un revalúo inmobiliario que afecta transacciones de compraventa de terrenos e inmuebles en toda la provincia.

La medida -confirmada anoche por autoridades provincial- escomenzó a regir el 1 de enero e implica un revalúo en el valor fiscal de las propiedades de 60% en promedio respecto de 2006, que tiene incidencia ya en el Impuesto a los Sellos que se cobra por comprar o vender propiedades.

Sin embargo, vecinos bonaerenses aseguran que dicho revalúo supera 100%.

Se suma así la provincia a la mayor presión tributaria sobre el mercado inmobiliario que también comenzaron a ejercer la Ciudad de Buenos Aires y la AFIP.

El aumento bonaerense es, en rigor, la aplicación del revalúo aprobado en 2005, que entra en vigencia este año, y que no afecta el monto que los contribuyentes pagan por Impuesto Inmobiliario, salvo en el caso de la construcción de nuevas viviendas.

La actualización 2007 implica también que la alícuota de Sellos, que era de 4% pase ahora a 3%.
En tanto, otro cambio afecta a las viviendas únicas. El piso para estar exentas de sellos subió ahora de $ 30 mil a $ 60 mil, mientras que las que se encuentren entre $ 60 mil y $ 90 mil abonarán 2% (hasta el año pasado pagaban 3%).

El subsecretario de Ingresos Públicos, Santiago Montoya, señaló al respecto a este diario que «de todos modos la valuación fiscal de la provincia sigue estando 30% por debajo de la de mercado».

Lo que sucede es que la mayor parte de las transacciones que se realizan en territorio bonaerense toman en cuenta el valor que otorga el Estado a las propiedades, para así poder pagar menos impuestos.

«Alrededor de 90 por ciento de las compras y ventas pagan Sellos en relación al valor fiscal», reconocieron ayer fuentes del gobierno provincial.

Si bien el gobierno bonaerense indica que el revalúo genera una suba de 60% en el valor fiscal, propietarios que se comunicaron con este diario aseguran que las subas llegan a 100% y hasta 250%. En 2006, Buenos Aires recaudó en concepto de sellos, $ 882,058 millones.

El caso bonaerense es diferente al de la Ciudad de Buenos Aires, donde las transacciones están más cerca a las del valor de mercado.

En este distrito, el Impuesto a los Sellos se cobra a partir de compraventa de propiedades desde $ 360 mil, luego de que este año se bajara la base mínima que se encontraba en $ 600 mil.

A su vez, los alquileres comerciales comenzaron a pagar una alícuota diferencial de 0,5% sobre el monto anual de la operación.

Estos cambios se aplican desde el último jueves, en base al Código Fiscal que aprobó la Legislatura porteña a fines de 2006.

En materia de presión fiscal sobre transacciones inmobiliarias, ya sobre fin del año pasado, la AFIP conducida por Alberto Abad anunció la creación de un registro nacional de inmobiliarias, para detectar casos de evasión y subvaluación en las transferencias. Este empadronamiento será del 1 de febrero al 16 de marzo. «Queremos que los escribanos cobren en función del valor de la escritura», dijo entonces Abad.

  • Impuestazo

    Los cambios impuestos sobre las transacciones inmobiliarias llegan en Buenos Aires en paralelo al freno político que sufrió en la Legislatura la avanzada de Solá por crear un impuesto a la «riqueza».

    Este tributo está previsto a partir de 2010 y hasta entonces el gobierno preveía cobrar alícuotas extra en Inmobiliario Urbano, Automotor y Activos Financieros cuando la suma de estas propiedades fuera superior a los $ 500 mil. La expectativa era recaudar unos $ 300 millones anuales con este proyecto trunco.
  • Dejá tu comentario