Europa endurece sus medidas contra los inmigrantes ilegales

Portada Principal

Los cinco países más poblados de Europa acordaron hoy implementar una dura cruzada contra los inmigrantes ilegales, que consistirá en devolverlos a sus países de origen en patrullas conjuntas y vuelos comunes.

La polémica resolución fue adoptada hoy en la ciudad francesa de Evián, en una cumbre de la que participaron ministros del Interior y representantes de Francia, Alemania, España, Gran Bretaña e Italia.

Los países del G5 se comprometieron a hacer "esfuerzos financieros" para "retornos conjuntos" de extranjeros de la misma nacionalidad.

La iniciativa fue anunciada con satisfacción por el ministro francés, Nicolás Sarkozy, quien encabeza en su país una cruzada contra la inmigración clandestina.

En declaraciones a la prensa, Sarkozy explicó: "Fue el ministro del Interior socialista (José Antonio Alonso) quien me preguntó si yo estaba de acuerdo en que organizáramos todos juntos los retornos agrupados de extranjeros en situación ilegal".

La propuesta fue aprobada hoy por unanimidad, tras dos días de deliberaciones.

Sarkozy reiteró su intención de "alcanzar las 25 mil expulsiones" en Francia en 2005, "es decir, 50 por ciento más que el año pasado".

Para ese ministro, se trata de dar un "mensaje claro" a los inmigrantes y a sus países de origen "de que sólo entran los que tienen los documentos en regla".

El proyecto consiste en vuelos "para repatriar a los inmigrantes en situación clandestina que se encuentren en Inglaterra, España, Alemania, Francia e Italia", declaró Sarkozy, presidente en ejercicio del G5 en rueda de prensa.

Además, los ministros coincidieron en establecer una conexión entre el número de visas emitidas por los consulados en cada país y la documentación emitida por los países de origen necesaria para concretar su repatriación forzada, lo que facilitará el proceso de deportación.

La homologación entre las visas y el documento consular que deben emitir los países de donde son originarios los inmigrantes será implementada de manera "experimental" en una serie de países que el G5 definirá en común.

El ministro italiano, Giuseppe Pisanu, dijo que la aplicación de estos vuelos especiales se realizará "en cuestión de días", a través de aviones que "tendrán el mismo equipo de a bordo y oficiales de policía de los países involucrados".

Pisanú también anunció las patrullas conjuntas entre su país, España y Francia para impedir el ingreso de barcos con inmigrantes ilegales, que serán organizadas en una reunión prevista en Roma la semana próxima.

Dejá tu comentario