26 de febrero 2005 - 00:00

Ginés acusó a obispo de "mentiroso"

Fue por las declaraciones del obispo castrense Baesotto que dijo: "el preservativo no sirve porque el virus pasa por el látex". Y lo acusó de "escudarse en la iglesia".

Continúa la polémica por la despenalización del aborto y el uso del preservativo.
Continúa la polémica por la despenalización del aborto y el uso del preservativo.
El ministro de Salud Ginés González García calificó ayer al obispo castrense Antonio Baseotto como "un mentiroso escudado en la Iglesia", en un nuevo capítulo de la polémica en torno a la despenalización del aborto.

En declaraciones efectuadas en Santa Fe, donde presidió una reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), González García consideró que no protagoniza "una polémica con la Iglesia, sino con un señor (Baseotto), que es un mentiroso escudado en la Iglesia".

"Dijo que el preservativo no sirve y que el virus pasa por el látex. Es una mentira calificada que no tiene el resguardo de la ciencia. Hace daño esta opinión porque algunos creen y piensan que los preservativos no sirven", agregó el funcionario nacional.

González García aclaró además que posee "una excelente relación con la Iglesia".

"Hacemos un programa de salud reproductiva y de prevención del Sida que toca aspectos en los que coincidimos con la Iglesia, y en otros no, como en el uso del preservativo. Mi obligación como ministro es sanitaria y no religiosa y voy a seguir esos programas que previenen embarazos no deseados y es lo mejor que podemos hacer para prevenir el aborto", agregó.

El ministro recordó que "la despenalización del aborto está prevista en la legislación".

"Lo que dije es que si se ampliara la despenalización del aborto, que hoy está para mujeres violadas que tengan debilidad mental o para las que el embarazo ponga en riesgo su vida o su salud, mejoraría la mortalidad materna por abortos. Es un debate de la sociedad que se debe plantear donde generalmente se hacen, en la parte legislativa", puntualizó.

González García encabezó ayer la implementación de un Posgrado en Salud Social y Comunitaria para médicos comunitarios de Santa Fe y Entre Ríos, donde propuso "una nueva cultura de la atención primaria de la salud, jerarquizada".

También presidió una nueva reunión de los ministros de Salud de todo el país, que continuará hoy en Paraná.

Baseotto y González García protagonizaron una polémica que derivó en el pedido del Gobierno nacional a la Santa Sede para que solicite la renuncia del obispo a su cargo. Baseotto le dijo al ministro que habría que colgarle una "piedra de molino al cuello y arrojarlo al mar", citando un pasaje bíblico.

El obispo castrense declaró ayer que la expresión de "arrojar al mar" al ministro de Salud "fue sacada de contexto" y opinó que forma parte de una campaña contra la iglesia católica argentina.

"Se ha inflado el tema, se desfiguró completamente sacando de contexto lo que dije, porque la carta trata de defender la vida frente a una campaña que se está probando en todo el país y en América Latina, para introducir legislación en favor del aborto", explicó.

"Pido que se lea la carta, para que no ocurra lo de ahora, donde leemos o escuchamos lo que interpretan los medios de comunicación", concluyó.

Dejá tu comentario