Gobernadores más serios: limitan suba en sueldos

Portada Principal

La constante puja entre gobiernos y gremios por salarios experimenta en el inicio de este año un aumento de la resistencia de varios mandatarios que, en principio, no estarían dispuestos a otorgar subas.

Se trata de condicionamientos impuestos en provincias, tales como la necesidad de un aumento de la recaudación o de renegociar la deuda pública, sin los cuales se endurecería la política del Estado respecto de los haberes de sus plantas de efectivos.

El conflicto presenta en tanto a la mayoría de los gremios en pie de guerra, con amenazas de convertir a marzo en un mes crítico, con protestas y paros docentes, especialmente dentro de Buenos Aires. La sombra de paralización del inicio de clases se extiende también a Mendoza, San Juan, La Rioja, Entre Ríos, Chaco, Santiago del Estero, Río Negro y Tierra del Fuego. Por caso, Santa Fe acaba de anunciar una suba a docentes para asegurar el comienzo del ciclo lectivo.

Vale indicar que
el límite fiscal de las provincias ya fue exigido en los dos años anteriores, con constantes subas de salarios, al ritmo del aumento de la inflación. Esto provocó que el gasto público de las provincias amenace con trepar en 2006 a $ 75.860 millones, según estimaciones, superando en 18,6% el monto de 2005 ($ 63.958 millones), mientras que los ingresos totales subirían 16,4% (de $ 67.999 millones a $ 79.170 millones).

• Superávit

Sobre el gasto total, aproximadamente 45% está dirigido a la partida de salarios, en la cual se consolidan las subas otorgadas por decreto durante el año que pasó. De cumplirse esas previsiones -indicadas por la consultora abeceb.com-, se experimentaría una merma de 18,1% en el superávit primario provincial, que pasaría de $ 4.041 millones a $ 3.310 millones. En este marco, varios gobiernos decidieron armar sus presupuestos 2006 sin contemplar partidas para futuros aumentos de salarios, lo que motivó discusiones con gremios y el inicio de nuevas negociaciones. Veamos:

• Afectada por un problemaque involucra a una mayoríade distritos,
Corrientes reclama una refinanciación de su deuda para poder definir si aumentará sueldos. Así lo hizo saber el ministro de Hacienda local, Enrique Vaz Torres, quien indicó que las posibilidades de que se incrementen salarios, de que se efectúen inversiones en obras públicas y de que mejore la situación de los que no tienen empleo dependerá de que se reprogramen los $ 300 millones que corresponden a la deuda pública que Corrientes deberá amortizar este año.

Además, señaló que para poder atender las necesidades locales, el superávit debería superar los $ 300 millones que corresponden a esa deuda. Si se refinancian los vencimientos, los montos coparticipables que recibirá la provincia registrarán retenciones menores por parte de la Nación, la principal acreedora de las provincias.

En este sentido, varias provincias, especialmente las norteñas, están a la espera de una renegociación de la deuda pública (en total suma unos $ 75.245 millones), la cual debería comenzar a ser motorizada por Nación a partir del próximo mes, según las expectativas que tienen en el interior.

• Buenos Aires es un terreno caliente dentro de la puja salarial. Allí, el gobierno de
Felipe Solá recibió ayer a los principales sindicatos docentes en una densa negociación que seguirá en los próximos días.

Desde el Frente Gremial Docente -integrado por la Federación de Educadores Bonaerenses y el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación- insisten en que el normal comienzo de clases sólo se daría en caso de
«obtener una recomposición salarial antes del inicio del ciclo lectivo 2006», previsto para el 6 de marzo próximo.

Desde el gabinete de Solá, la directora general de Cultura y Educación,
Adriana Puiggrós, y los ministros de Economía, Gerardo Otero, y Trabajo, Roberto Mouillerón, insisten en que se seguirán tratando los puntos de la agenda en discusión, pero no dan señales sobre una posible suba de haberes, el punto que más les interesa a los docentes.

En rigor, la respuesta ya fue dada meses atrás por el propio Solá, que afirmó que
sólo un aumento de la recaudación habilitaría algún incremento para estatales.

• En Santa Fe, el gobernador
Jorge Obeid se vio obligado a convocar a paritarias a la Federación Santafesina de Trabajadores Municipales (Festram). Serán el 8 de febrero, día en que la agrupación que agrupa a municipales de unas 20 localidades, incluyendo Rosario, tenía planeada una medida de fuerza en pedido de subas salariales. Por lo pronto, Obeid no avalaría aumentos, y los municipios dependerían de subas en la recaudación y la coparticipación que les llega desde la provincia.

• El gobernador mendocino,
Julio Cobos, sólo ve potable una suba salarial a partir de julio, siempre y cuando aumente la recaudación. Gremios y oposición justicialista no están de acuerdo y motivaron que el mandatario vetara un artículo de la Ley de Presupuesto 2006 que preveía otorgar a los jubilados docentes un haber equivalente a 82% de la remuneración que perciben los trabajadores del sector.

Dicho artículo también comprometía la asignación a diferentes aumentos de sueldos de unos $ 120 millones, provenientes de un proyectado incremento de la recaudación.

Dejá tu comentario