Helicóptero en que viajaba Kirchner aterrizó de emergencia

Portada Principal

Ocurrió cuando la aeronave que transportaba al Presidente y a parte de la comitiva sufrió un desperfecto técnico. Debió aterrizar en medio de la puna jujeña a poco de despegar. Debía llevar a Kirchner desde la localidad de Posta de Hornillos a la capital provincial, San Salvador de Jujuy. Finalmente el trayecto se completó por tierra.

El helicóptero que transportaba ayer por la tarde al presidente Néstor Kirchner y su comitiva debió aterrizar de emergencia en la puna jujeña por un desperfecto técnico, pero ninguno de sus ocupantes sufrió heridas.

"El presidente está muy bien, muy tranquilo", informó el vocero del jefe de Estado, Miguel Núñez, quien además aclaró que este incidente "no tiene nada que ver con la seguridad" de Kirchner.

El santacruceño, acompañado por el ex presidente Eduardo Duhalde, había estado en la localidad jujeña de Posta de Hornillos por los festejos de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la Quebrada de Humahuaca.

La comitiva se completaba con el gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, quien es el propietario del helicóptero; el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño; un colaborador de Kirchner, y el piloto profesional de la aeronave.

Cuando abordaron el helicóptero para trasladarse a San Salvador de Jujuy, la máquina no pudo realizar su ascenso y el piloto constató que se trataba de "una situación técnicamente de emergencia", precisaron fuentes gubernamentales.

El helicóptero, perteneciente a la Gobernación de Salta, sólo se elevó entre 100 y 200 metros, y luego se posó en el lecho seco del río Grande, ubicado en la puna.

"El piloto, con mucho criterio dada la altura la temperatura y el peso, decidió no forzar la máquina y aterrizó a pocos metros de donde había partido", precisó el vicepresidente Daniel Scioli, en declaraciones a la prensa realizadas en el Aeroparque.

Luego, la máquina se colocó en una pendiente que separa el río con la ruta nacional 9. Una vez seguro, el jefe de Estado y la comitiva descendieron del helicóptero y tuvieron que subir en forma dificultosa por un terraplén hasta la carretera.

De ahí, Kirchner, Duhalde, el gobernador salteño, Juan Carlos Romero, y el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, abordaron una camioneta con destino a la ciudad de San Salvador de Jujuy.

"Hubo mucha preocupación de quienes estábamos cerca de ese lugar, nos acercamos y cuando vimos al presidente y quienes lo acompañaban caminando con tranquilidad, nos tranquilizamos", confesó Scioli, quien presenció los hechos desde tierra.

Duhalde, en tanto, reveló que el incidente "no fue nada importante" y dijo que se trató de "un pequeño susto y nada más", pero que "no hubo ningún riesgo".

"No hubo tiempo para sentir miedo porque fue todo muy rápido. La parte donde estábamos es muy alta y le costó más al helicóptero. No podía subir y hubo un brusco descenso", relató el ex mandatario.

El ex presidente indicó primero que Romero conducía el helicóptero, pero luego se rectificó y dijo que el gobernador salteño iba como copiloto y que en el momento del incidente "lo maniobraba el piloto".

Por su parte, voceros de la Fuerza Aérea señalaron que el helicóptero, un Bell 407, sufrió "una pérdida de potencia", desperfecto que se agravó por la altura sobre el nivel del mar en que realizó la maniobra (más de dos mil metros).

Pero tampoco de se descarta que hubiera habido un exceso de peso en la aeronave.

Kirchner viajó por la noche a la ciudad santacruceña de Río Gallegos, a la que se trasladó a bordo del Tango 01.

Miguel Núñez, en diálogo con la prensa, pidió además que "este pequeño accidente no empañe la fiesta" que hubo en Jujuy, ya que "se lo merece esta gente que trabajó mucho para hacer esa fiesta popular".

El vocero evitó responsabilizar a la custodia privada de Kirchner en este incidente que puso en riesgo la vida del Presidente.

"No se puede prever lo que puede ocurrir. El Presidente tiene un estilo particular pero no implica riesgos; los riesgos existen en la vida, es azar, una cuestión fortuita", sostuvo el portavoz.

Y defendió la filosofía del jefe de Estado de no permanecer atado al protocolo.

"Nosotros no podemos hacer que el Presidente esté en una burbuja. Son imprevistos, accidentes y no tiene nada que ver con la seguridad. No hay porqué estar alterado ni preocupado, el Presidente toma todas las precauciones pero por eso no va a dejar de estar en contacto con la gente", alegó.

Dejá tu comentario