Hillary Clinton pidió a Corea del Norte la "total" desnuclearización

Portada Principal

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, ofreció en Japón normalizar las relaciones con Corea del Norte a cambio de un abandono real de su programa nuclear, pero advirtió de que un ensayo de misiles por parte de Pyongyang sería contraproductivo.

Clinton hizo hincapié en la determinación de la nueva administración estadounidense de lograr una desnuclearización total de Corea del Norte, en una rueda de prensa al término de un encuentro con el ministro japonés de Relaciones Exteriores, Hirofumi Nakasone.

"Permítanme insistir en el compromiso de Estados Unidos en la desnuclearización de Corea del Norte y en la prevención de toda proliferación", declaró. "Es una cuestión que nos preocupa al más alto nivel. Hoy hablamos de ello largo y tendido", afirmó.

Según un acuerdo firmado en 2007 entre Estados Unidos, China, Rusia, Japón y las dos Coreas, el régimen comunista norcoreano aceptó poner fin a su programa nuclear a cambio de ayuda energética.

Pero las negociaciones entre estos seis países se vieron estancadas a finales del año pasado después de que Corea del Norte se negase a autorizar inspecciones de comprobación de su proceso de desnuclearización.

Clinton reiteró que Estados Unidos será generoso si Pyongyang renuncia realmente a sus instalaciones nucleares.

Advirtió sin embargo a Pyongyang que si procede a un disparo de prueba de misiles, se percibirá como un gesto contraproductivo.

El régimen norcoreano anunció el lanzamiento inminente de un cohete, oficialmente en el marco de su programa espacial, alimentanto el temor de un ensayo de misiles de largo alcance de tipo Taepodong-2, capaz en teoría de llegar hasta Alaska.

"El lanzamiento eventual de un misil que Corea del Norte planea realizar no contribuirá a hacer progresar nuestras relaciones", afirmó.

Clinton intentó asimismo tranquilizar a Japón respaldándolo en la cuestión norcoreana y afirmando que el presidente estadounidense, Barack Obama, recibirá al primer ministro japonés el 24 de febrero en Washington.

Taro Aso, "será el primer dirigente extranjero recibido en la Casa Blanca por el presidente Obama", subrayó Clinton.

La jefa de la diplomacia afirmó asimismo que presionará al régimen norcoreano para que proporcione informaciones sobre la suerte de los japoneses secuestrados en los años 70 y 80 por los servicios secretos para formar a sus espías en lengua y cultura japonesa.

Japón se negó hasta ahora a proporcionar ayuda energética a Pyongyang mientras no reciba información sobre sus ciudadanos secuestrados.

Tokio ha hecho de esta cuestión, extremadamente delicada en el archipiélago, una condición indispensable a toda normalización con el régimen norcoreano. Por este motivo el gobierno japonés había sentido como una traición la decisión el pasado octubre de la anterior administración estadounidense, de George W. Bush, de retirar a Corea del Norte de su lista negra de países que respaldan al terrorismo.

Clinton y Nakasone firmaron por otra parte un acuerdo por el que Washington reducirá en 8.000 el número de sus soldados desplegados en la isla japonesa de Okinawa en 2014.

Dejá tu comentario