Ibarra lanzó créditos para aplacar enojo de inundados

Portada Principal

El Gobierno porteño afrontó ayer su primer problema serio. En realidad es recurrente el problema de las inundaciones en la Ciudad y ningún gobierno -militar, del PJ o de la UCR- pudo con él. Aníbal Ibarra reunió a su gabinete de crisis y anunció créditos blandos para los afectados. Sin embargo, la medida no alcanzó para contener la ira de los porteños, que criticaron a funcionarios y reclamaron por obras prometidas. En lo político, se tradujo en un pedido de interpelación al jefe porteño.

Aníbal Ibarra intentó ayer aplacar los exaltados ánimos de los porteños con el anuncio de una línea de crédito blanda para hacer frente a los daños que produjo la gran tormenta desatada el miércoles.

Sin embargo, la medida no alcanzó para apagar las encendidas críticas hacia la gestión aliancista, que con el temporal tuvo su primer problema serio al frente del Gobierno porteño.

Recién llegado de Brasil -donde concurrió a una reunión de jefes de gobierno en la que se conmemoraba el día de la ciudad de San Pablo-, Ibarra convocó por la tarde a una reunión del «gabinete de crisis», en donde se esbozó una explicación a lo sucedido y los planes que están en marcha para que Buenos Aires no vuelva a quedar bajo el agua.

En concreto, el Gobierno de la Ciudad acordó con el Banco de la Ciudad de Buenos Aires la apertura de líneas de créditos en dólares a una tasa de interés promedio de 9 por ciento.
Los montos oscilarán entre los 30 mil dólares para consorcios y 5 mil para las personas físicas con tres meses de gracia y un período que oscilará entre 24 y 36 meses para cancelar la totalidad del dinero entregado.

Para poder acceder al préstamo, los damnificados deberán abrir una cuenta recaudadora de las expensas comunes de la Ciudad, en tanto que las cuotas del crédito se debitarán automáticamente de la mencionada cuenta.

Los comercios que pudieran haber sido dañados por la tormenta podrán acceder a un monto máximo de 8 mil dólares, también con una tasa a 9 por ciento y un plazo de 24 meses.

«Esta línea de créditos es la primera respuesta, nosotros no descartamos adoptar otro tipo de medidas que se están evaluando en términos fiscales», dijo en respuesta a la indignación de los vecinos perjudicados por afrontar el nuevo gasto que significaría las cuotas del préstamo.

Explicaciones

La frase que el jefe de Gobierno porteño no cesó de repetir a lo largo de la breve conferencia de prensa que brindó luego de la reunión fue: «Se trató de un fenómeno extraordinario», para luego destacar que la precipitación del miércoles fue una marca histórica en la ciudad para la cantidad de agua que cayó en dos horas (alrededor de 134 milímetros).

Incluso mencionó que, debido a características propias de la tormenta, el Servicio Meteorológico Nacional no pudo prever la gravedad del caso y no emitió el alerta meteorológico correspondiente, a raíz de lo cual el Comité de Emergencia se movilizó con la tormenta ya comenzada.

Según
Ibarra, «el nivel de escurrimiento de las aguas fue de 50 por ciento mejor que lo vivido durante el mes de marzo de 1994, cuando en una hora se superó este límite de los 140 milímetros».

Con respecto a la tragedia ocurrida en el geriátrico del barrio de Villa Urquiza, donde cuatro ancianas murieron ahogadas, Ibarra lamentó lo ocurrido, pero aclaró que el establecimiento no pertenece al Gobierno de la Ciudad, sino que es privado. Aun así, notificó que hay un juez investigando la cuestión para determinar si es que hay alguna responsabilidad de funcionarios del Estado en la habilitación.

En relación con la recuperación de las zonas afectadas -barrios de Palermo, Núñez, Villa Crespo, La Boca, Barracas y Liniers-, Ibarra reconoció que hasta ayer había cinco mil usuarios sin energía eléctrica, producto en muchos casos del no desagote del agua. En este problema hay trabajando un total de 33 camiones en la ciudad para evacuar el agua del subsuelo.

También informó que el Centro de Operaciones y Emergencias trabajará en forma permanente debido a que el Servicio Meteorológico Nacional pronosticó para las próximas horas una alta inestabilidad, aunque -aclaró- no llega a ser un
«alerta meteorológico».

También participaron de la reunión el secretario de Obras Públicas,
Abel Fatala; el subsecretario del área, José Luis Calvo; la coordinadora de Gabinete, Liliana Chernajowski; el subsecretario de Salud, Eduardo Trivisono; y el secretario de Seguridad y Justicia, Facundo Suárez Lastra.

Dejá tu comentario