12 de diciembre 2004 - 00:00

Indios Chapaleufú II en la cima del polo

Se consagró campeón del Abierto Argentino disputado en Palermo. Fue tras vencer a Indios Chapaleufú I por 15 a 11, en la final del certamen.

En un partido donde estaba en disputa el orgullo familiar, además del prestigio deportivo, Chapa II prevaleció de manera brillante sobre sus primos y gritó campeón en Palermo.
En un partido donde estaba en disputa el orgullo familiar, además del prestigio deportivo, "Chapa II" prevaleció de manera brillante sobre sus "primos" y gritó campeón en Palermo.
Indios Chapaleufú II se adjudicó ayer de manera brillante el 111 Campeonato Argentino Abierto de polo, al vencer por 15 a 11 a sus "primos" de Indios Chapaleufú I en la final del certamen, disputada en el campo de Palermo ante unas 17 mil personas.

"Chapa II" logró prevalecer en la contienda familiar y ganó en forma merecida, con la siguiente progresión: 2-5, 3-5, 4-5, 7-6; 8-7, 11-9, 12-10 y 15-11.

La figura del encuentro fue el número 2 del equipo triunfador, Ignacio Heguy, que cumplió un destacado trabajo en el medio, con sus quites y su distribución de la bocha, aunque también redondeó una gran actuación Alberto Heguy (hijo).

"Pepe" Heguy marcó siete de los quince goles de "Chapa II" y se lució en momentos claves del match, ya que apareció cuando sus compañeros más lo necesitaban.

Como en 1996, Indios Chapaleufú II se impuso ante sus "primos" en la final de Palermo, el certamen de polo más prestigioso del planeta y ganó su cuarto Abierto.

El oficio del 'cuarteto' vencedor pudo más que las ganas que mostraron los integrantes de Indios Chapaleufú I, que terminó jugando el partido con dos suplentes.

Porque a la lesión que le impidió a Marcos Heguy tomar parte del torneo -su reemplazante fue Juan Martín Nero-, se le sumó hoy la tremenda caída que sufrió en el séptimo chukker Horacio Segundo Heguy, que no pudo seguir en la cancha.

"Horacito" Heguy quedó internado en terapia intensiva en una clínica de Palermo, ya que presentaba un fuerte traumatismo en la zona de las costillas, aunque no se descartaba la posibilidad de que se hubiera fisurado alguna.

Pese a que "Chapa II" afrontó el encuentro como favorito, por la solidez que venía mostrando en el certamen y, principalmente, porque tenía el equipo completo, fueron sus "primos" los que empezaron mejor.

De la mano del genial Bautista Heguy, "Chapa I" sacó cuatro goles de ventaja en el arranque mismo del match, ya que cuando apenas se habían jugado 4 minutos 30 segundos se imponía por 4 a 0, ante un atónito rival.

En ese tramo de la contienda también sobresalió Nero, con dos tantos, y el primer chukker terminó 5 a 2 porque sobre el final "Chapa II" dio señales de vida.

Muchos simpatizantes de "Chapa I", el conjunto más taquillero del polo nacional, se frotaban las manos en las tribunas, pero el conjunto que lidera Eduardo "Ruso" Heguy ajustó las marcas en el segundo chukker, le quitó espacios a Bautista Heguy y compañía, y el partido cambió.

Sin margen para brillar, "Bauti" Heguy cayó en la trampa que montó "Chapa II", con "Nachi" presionando a Mariano Aguerre y a "Horacito" en el medio, para evitar que se movieran con soltura, y con Milo Fernández Araujo y el "Ruso" empeñados en asfixiar a la estrella rival.

En el cuarto chukker apareció "Pepe" Heguy en plenitud y el flamante campeón de Palermo logró dar vuelta el tanteador (7-6), luego de mucho trajinar.

A partir de ese momento "Chapa II" se consolidó como dominador del pleito, y el sexto parcial alcanzó cuatro goles de ventaja, con un tanto de Milo (11-7).

El elenco vestido de negro ganaba, gustaba y se lucía ante una multitud en el campo de Avenida del Libertad y Dorrego, pero de pronto se cayó del caballo "Horacito", tras un choque con Ignacio Heguy, y se vivieron momentos de incertidumbre que le bajaron los decibeles al match.

En el octavo y último chukker, "Chapa II" volvió a mostrar un rendimiento casi arrollador y alcanzó nuevamente cuatro goles de diferencia (14-10), con otro tanto de Milo -aunque en realidad la bocha pegó en su petiso, "Corazón valiente", y se metió-: partido liquidado.

Sólo hubo tiempo para que el reemplazante de Horacio S. Heguy, Alejandro Agote, descontara, y para que "Pepe" le pusiera cifras definitivas a la final.

En un partido donde estaba en disputa el orgullo familiar, además del prestigio deportivo, "Chapa II" prevaleció de manera brillante sobre sus "primos" y gritó campeón en Palermo, el torneo de polo más importante del mundo.

Dejá tu comentario