11 de diciembre 2004 - 00:00

Israel: Sharon invitó a laboristas a integrar su gobierno de coalición

Habló el premier israelí con su viejo rival ideológico y líder laborista, Shimon Peres. Fue luego de que el Likud apoyara la iniciativa de Sharon de conformar un gobierno con la oposición. Esto facilitaría el plan de evacuación de Gaza.

Ariel Sharon.
Ariel Sharon.
Jerusalén (Reuters) - El primer ministro israelí, Ariel Sharon, invitó ayer al Partido Laborista, en la oposición, a iniciar conversaciones para formar un gobierno de unidad, una decisión que evitaría la celebración de elecciones anticipadas y facilitaría su plan de retirada de Gaza.
    
Sharon realizó la oferta en una llamada telefónica al líder laborista, Shimon Peres, su viejo rival ideológico y principal "paloma" de Israel, después de que el comité central del derechista Likud votara el jueves a favor de revocar su anterior prohibición de negociar una alianza.
    
La votación supuso un duro golpe para los más conservadores del Likud, que se oponen a renunciar a la Franja de Gaza o a cualquier territorio capturado en la guerra árabe-israelí de 1967, e intentaban evitar una alianza con los laboristas, favorables a la retirada, para evitarla.
    
El ingreso del laborismo a la frágil coalición de Sharon podría servir para reactivar las estancadas conversaciones de paz luego de que los palestinos elijan a un sucesor de Yasser Arafat, el 9 de enero.
    
Pero por ahora, el aumento de la violencia en Gaza, incluyendo la muerte de una nia palestina de 7 años ayer en un campo de refugiados, ha empañado las esperanzas de paz.
    
Peres elogió la decisión del Likud, de unirse con su partido. Los líderes del laborismo planeaban reunirse hoy por la noche para dar su aprobación, y el armado de la coalición comenzaría mañana.
    
"Es una conclusión inevitable. Se tardarán de 10 días a dos semanas en formar un gobierno", dijo un confidente de Sharon.

Sharon necesita a los laboristas para recuperar su mayoría parlamentaria y seguir adelante con su plan para "desvincularse" del conflicto con los palestinos evacuando los
21 asentamientos judíos en Gaza y cuatro de los 120 de Cisjordania para finales del próximo año.
    
Aunque muchos miembros del Likud están preocupados por la entrada de los laboristas en el gobierno, la votación de la comisión directiva del partido por un 62 por ciento frente a un 38 por ciento a favor demostró que a pocos les apetece adelantar las elecciones casi dos años antes de lo previsto.
    
Los países occidentales, animados por las nuevas esperanzas en las conversaciones de paz de Oriente Medio generadas tras la muerte de Arafat, apoyan el plan de retirada de Gaza como un primer paso hacia la reanudación del diálogo después de cuatro
años de violencia entre israelíes y palestinos.
    
Las encuestas muestran que la mayoría de los israelíes está a favor de renunciar a la empobrecida Gaza, pero los más conservadores consideran que cualquier retirada es una
"recompensa para el terrorismo".
    
Los palestinos temen que sea un ardid para reforzar la posición israelí en Cisjordania, donde viven la gran mayoría de los colonos.
   
• Esperanza de palestinos por gobierno unidad

"Esperamos que la formación de un nuevo gobierno israelí llevará a un resurgimiento del proceso de paz que termine la ocupación israelí y convierta en realidad la solución de dos estados", dijo a Reuters Saeb Erekat, ministro del gabinete palestino.
    
En un hecho que subrayó la persistencia del conflicto, un líder extremista de Gaza sobrevivió el jueves a un ataque con un misil en el primer intento de ejecución de Israel desde que Arafat murió el 11 de noviembre en un hospital de París. Luego, un misil alcanzó un camión que llevaba explosivos en Gaza.
    
Ayer, las tropas de Israel dispararon contra una niña palestina y la mataron en un campo de refugiados de Gaza, luego de que los radicales hirieran a cuatro israelíes en un ataque de mortero en un asentamiento judío cercano.
    
Una fuente militar dijo que los soldados habían apuntado contra equipos de morteros de Hamas.
    
El grupo extremista islámico, que ha jurado destruir a Israel, y es uno de los principales impulsores de los atentados suicidas con bombas, aseguró que volverá a atacar.

Dejá tu comentario