Kirchner debilita a Bergoglio: ahora dialoga con Piña

Portada Principal

Contraatacó Néstor Kirchner en su duro enfrentamiento con la Iglesia, al convocar al combativo obispo emérito de Iguazú, Joaquín Piña, a un encuentro hoy a las 18 en la Casa Rosada, para sumergirse así de lleno en la interna con los obispos.

Hace seis meses, el padre catalán fue el artífice de la derrota de Carlos Rovira en los comicios misioneros donde el electorado rechazó la pretensión del gobernador -con el aval público del Presidente- de incluir la reelección indefinida en la carta magna para poder pelear otro mandato este año en las urnas.

El sacerdote fue el primer candidato a convencional constituyente del opositor Frente Unidos por la Dignidad, rol de altísima exposición mediática que contó con la venia del cardenal Jorge Bergoglio.

El pasado fin de semana, en el partido bonaerense de Pilar, quedó en claro que el «efecto Piña» volverá a bañar este año la escalada de comicios en las provincias, a partir de la decisión del Episcopado de desplegar una estrategia que apunta a convertir a los obispos en fiscalizadores de las elecciones, para espantar las « prácticas demagógicas y las presiones indebidas, como el clientelismo y la dádiva». Precisamente, el discurso que desplegó Piña en Misiones.

En el cierre de la 93 Asamblea Plenaria del Episcopado, sugestivamente no hubo esta vez ninguna exhortación al diálogo con el gobierno. En este escenario incidió el hecho de que el vicepresidente Daniel Scioli y el titular de la Cámara baja, Alberto Balestrini, se negaran a recibir a Bergoglio en el Congreso sin que antes se reuniera con el Presidente.

En este marco de diálogo cortado, el Presidente coquetea ahora con Piña, con quien se encontrará hoy por primera vez cara a cara tras la emblemática compulsa misionera.

La aspiración reformista de Rovira (Frente Renovador) contó con el público aval de Kirchner, quien incluso encabezó en su apoyo un masivo acto en la Costanera de Posadas.

Pero la contundencia de la derrota en las urnas lo obligó a virar luego en su posicionamiento oficial, al punto de incidir pocos días después en la resignación de las candidaturas del bonaerense Felipe Solá y del jujeño Eduardo Fellner. Por ese entonces, Piña disparó fuertes cuestionamientos contra Rovira y contra Kirchner por la pretensión reeleccionista.

La reunión de hoy se gestó a sugerencia del senador nacional justicialista Luis Viana. Sin embargo, a instancias del Presidente, finalmente el candidato a gobernador no será parte de la emblemática foto de hoy.

  • Otros temas

    El prelado adelantó que no sólo hablará sobre la situación en Misiones, sino que también llevará «otros reclamos». En rigor, Piña fue convocado por el jefe de Estado sin una agenda oficial que deje traslucirel motivo del encuentro, según lo señalado por el obispo emérito, quien consideró «un honor» el encuentro.

    «Si el encuentro es para aclarar conceptos, es bueno», sostuvo además el padre septuagenario, quien especificó que, además de tocar temas relativos a la política local, analizará con Kirchner el preocupante estado del ferrocarril Gran Capitán (que comunica a Buenos Aires con Entre Ríos, Corrientes y Misiones) y la situación que se vive en la zona lindera a la represa de Yacyretá, donde -según denunció- los pobladores son desalojados compulsivamente. Sobre las últimas dos cuestiones, Piña presentó el viernes un petitorio en el Congreso.

    El sacerdote arribó a la Ciudad de Buenos Aires a bordo de ese ferrocarril. En cada estación -dijo- los pobladores le pidieron que impida que el tren abandone ese recorrido.

    Pese a que en todo momento aseguró que no será nunca candidato a un cargo de gobierno ni funcionario, Piña no abandona su activa participación en la arena política. De hecho, la semana pasada bendijo un frente multisectorial provincial que competirá en las próximas elecciones, conformado por radicales, peronistas, socialistas y diferentes organizaciones. «Es un frente abierto a todos los que piensan más o menos igual para salvar a la provincia», dijo.
  • Dejá tu comentario