28 de junio 2006 - 00:00

Kirchner quiere un 9 de Julio acotado

Algunos dicen que es para no perderse la final del campeonato mundial de fútbol que coincidirá con la celebración del Día de la Independencia de la Argentina. Otros, que lo que en realidad le interesa a Kirchner es que no haya un nuevo tedeum porque aún se recuerda en la Casa de Gobierno la muy sutil pero incisiva al máximo en conceptos homilía que pronunció el cardenal Jorge Bergoglio en la Catedral Metropolitana el 25 de mayo pasado. Lo cierto es que el Presidente irá a Tucumán el próximo 9 de julio pero en un acto que no le demande más de dos horas y otras dos de viaje de ida y de vuelta.

Como el año pasado, Kirchner y Alperovich compartirán el acto central por los festejos patrios del Día de la Independencia.
Como el año pasado, Kirchner y Alperovich compartirán el acto central por los festejos patrios del Día de la Independencia.
Tucumán - El fugaz paso que el presidente Néstor Kirchner planea realizar por Tucumán el próximo 9 de julio -de apenas 3 horas- podría incluso excluir de la agenda la participación del santacruceño en el tradicional tedeum que cada año se celebra en la Catedral de la capital tucumana.

Desde que el gobernador José Alperovich confirmó días atrás que Kirchner viajará a su provincia para la fecha patria, también se sabe que la celebración será breve y que, incluso, no habrá desfile cívico militar. La razón es simple, el domingo 9 de julio, a las 15, tendrá lugar la final del Mundial de Fútbol que se disputa en Alemania. Juegue o no la Selección nacional ese día, Kirchner no quiere incomodar su espíritu futbolero ni el de los tucumanos, superponiendo el protocolar acto con tan esperado acontecimiento deportivo.

Obligado por ley a participar de la celebración del 9 de julio -no posee una excusa valedera, como fue la gira por España que lo exceptuó el 20 de este mes del Día de la Bandera en Rosario-, Kirchner se aseguró un paso veloz por El Jardín de la República, al punto que es casi seguro con que no estará en el tedeum que tendrá lugar en la Catedral local, en vista de que su arribo está previsto una vez concluida la ceremonia religiosa.

Eso sí, el mandatario se hará tiempo para presidir un acto popular en la plaza Independencia, aunque no saludará desde el balcón de la sede del Poder Ejecutivo a la multitud de seguidores que Alperovich le ofrendará.

El gobernador tucumano se encargó de informar ayer que Kirchner llegará a la provincia a las 10 de la mañana y que regresará a Buenos Aires a las 13. En tan estrecho espacio de tiempo, el Presidente participará del acto de homenaje a los próceres de 1816, que se realizará en la Casa Histórica a las 10.30, para luego trasladarse a la plaza Independencia, desde donde se supone hablará al país.

  • Trayecto

    Kirchner hará el trayecto desde el solar patrio hasta el escenario que se montará frente a la Casa de Gobierno a pie, por lo que se esperan escenas con gente que querrá tener contacto con el Presidente.

    Desde el Ejecutivo cubrirán todos los flancos de seguridad y, además, están prevenidos para que no se repitan las escenas de 2004, cuando se enfrentaron en la plaza grupos piqueteros, pertenecientes a la agrupación Barrios de Pie y sectores de izquierda, obligando a suspender el discurso al aire libre que estaba previsto.

    Desde que asumió la presidencia, Kirchner no faltó nunca a los festejos por el Día de la Independencia en Tucumán, incluso cuando en 2003 el mandatario era el cuestionado Julio Miranda.
  • Dejá tu comentario