Los municipios asumen el control de la nocturnidad

Portada Principal

• REALIZAN UN ABORDAJE INTEGRAL QUE TIENE EN CUENTA LA SALUD Y LA SEGURIDAD DE LOS ADOLESCENTES

Entre las problemáticas que afrontan los municipios, sobre todo los de las zonas metropolitanas, una de las que ocupa los primeros lugares en la lista de gestión es la vinculación de los adolescentes con la noche. En los últimos años, a partir de diversos fenómenos sociológicos, los excesos han ido in crescendo en forma hermanada con la diversión mal entendida, generando diversas circunstancias que atentan contra la salud y la seguridad de los más chicos.

Mientras el negocio de los boliches crece de forma exponencial en los lugares más poblados del conurbano, los adolescentes han ido modificando conductas, en donde la llamada "previa" -las reuniones entre amigos antes de ir al boliche en las que se toma bastante alcohol (ver "Reducir la previa")- es parte del ABC que siguen los jóvenes para lanzarse a la noche.

Los municipios iniciaron los primeros controles con un sesgo más vinculado a la seguridad vial, y por eso lanzaron los test de alcoholemia, pero paulatinamente han ido entendiendo que la noche tiene un entramado complejo que debe ser abordado con una política integral que contemple los distintos ejes del fenómeno de la nocturnidad. Es por eso que han asumido la necesidad de proteger la integridad de los adolescentes, llevando adelante una política de control que involucra a las distintas áreas de la administración municipal.

Polo

En el noroeste del conurbano, San Miguel se ha convertido desde fines de los 80 en uno de los polos de diversión preferidos por los adolescentes. En diálogo con Ámbito Municipal & Desarrollo Federal, el intendente Joaquín de la Torre aseguró con orgullo: "Fuimos los primeros en empezar con los controles de nocturnidad, hace casi cinco años". Según datos de la Secretaría de Seguridad, en los primeros controles asistían unos 75 mil chicos por fin de semana a los boliches del distrito y había entre 10 y 12 intoxicados con alcohol atendidos en los hospitales, a lo que había que sumarle los accidentes viales como consecuencia de los conductores ebrios.

Entre las medidas adoptadas, se decidió realizar una salida escalonada de los locales bailables para evitar la congestión de chicos en las calles, también un férreo control sobre el ingreso de menores y la venta de alcohol. De la Torre rememoró, en referencia a los empresarios, que en los comienzos de los controles "había que pelearse con los grandes monstruos de la noche".

Una de las iniciativas centrales para avanzar en el control de la noche de San Miguel fue la realización, una vez por año, de los Congresos de la Noche de los que participan policías, padres, empresarios, artistas, líderes religiosos, deportistas, entre otros actores sociales, con la intención de generar conciencia e intercambio de ideas y propuestas sobre lo que debe ser una "diversión controlada" para los jóvenes.

En cuanto a los resultados alcanzados hasta el momento, De la Torre fue enfático: "Logramos controlar la noche. Los dueños de los boliches que no estuvieron a la altura de las exigencias quedaron afuera, hemos clausurado 11 locales, y hoy bailan entre 12 mil y 20 mil chicos por fin de semana. Además, tenemos a lo sumo un intoxicado".

Convocatoria

En La Plata, una ciudad con una amplia oferta para disfrutar de la noche, decidieron sumar a los controles una visión diferente: la de los propios padres. Para ello, el municipio creó un registro para los padres interesados en sumarse a una mesa de diálogo, que contempla además la posibilidad de participar de los controles.

"La iniciativa surgió del intendente Pablo Bruera, con la intención de comprometer a los padres para tener una mirada distinta y más real de lo que sucedía en la noche de La Plata. Lo que se hizo fue una convocatoria a los padres, quienes se inscribieron, luego los citábamos a una charla previa y salíamos viernes o sábado a hacer una recorrida en los distintos lugares de diversión de los chicos, sobre todo adolescentes", explicó a Ámbito Municipal & Desarrollo Federal Susana Gordillo, subsecretaria de Gobierno de La Plata, y coordinadora de la iniciativa.

De esta amalgama entre los vecinos y el Estado municipal, surgieron propuestas que están siendo evaluadas actualmente para traducirlas en conclusiones que luego revisará el jefe comunal platense.

Entre las iniciativas elevadas por los padres se encuentra la posibilidad de realizar las clausuras por la venta de alcohol a menores sin necesidad de que haya reincidencia; también plantearon la necesidad de separar la habilitación de quioscos y almacenes para que no puedan tener el registro para la venta de alcohol.

"La convocatoria a padres va a seguir. Pero ahora por pedido del intendente estamos dando el segundo paso, que es la inserción en las escuelas de las mesas de trabajo, por lo que ya nos entrevistamos con la gente del Consejo Escolar y estamos diseñando un programa publicitario para interesar a los chicos sobre el tema de la nocturnidad", adelantó Gordillo.

En La Plata se trabaja con un esquema amplio de recursos, en conjunto con la Policía Bonaerense y con la Agencia Nacional de Seguridad Vial del Ministerio del Interior y Transporte de la Nación. Según este organismo, La Plata tiene el dispositivo de control más amplio del país, detrás del operativo realizado en Mar del Plata en temporada de verano.

Redoblar

En Lomas de Zamora, en donde entre bares y boliches hay casi 40 locales, se decidió reforzar el control de la nocturnidad con la intención de lograr una regulación integral de la noche. "Este año estamos haciendo controles especiales. Los intensificamos porque somos un grupo más grande y organizado. Estamos todos los fines de se-mana en cada boliche, con un punto fijo, vigilando que no se vendan bebidas alcohólicas a los menores, y la capacidad para que no entren más personas que las permitidas, entonces según lo que se cumpla antes el horario o la capacidad, ahí cortamos la entrada. A veces los chicos se enojan, pero lo van entendiendo", sostuvo Silvia Billordo, directora municipal de Inspección de Lomas de Zamora. Estas tareas son una continuidad de la labor de Graciela Silvestri, directora de Espectáculos Públicos, y cuentan con la colaboración de Víctor Matassi de la Secretaría de Seguridad, que realizan un trabajo en conjunto, bajo las directivas del subsecretario de Gobierno Enrique Greco. "Según las estadísticas se ha triplicado la cantidad de controles en la noche y esto se debe a una inquietud de nuestro intendente que quiere un Lomas de Zamora tranquilo", afirmó Billordo.

Las distintas experiencias que se están replicando en los municipios han redundado en una noche más tranquila y segura para los jóvenes. Seguramente que hay mucho trabajo por delante para revertir algunas conductas que confunden diversión con desborde. Respecto de los objetivos de los controles, el intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre, se plantea una meta ambiciosa que explicó con absoluta convicción: "Lo que hay que tener claro es que hasta que no se haya producido un cambio cultural, los controles deben ser rigurosos para poder generar ese cambio. El Estado tiene que estar presente para controlar que se cumplan las normas. Tenemos claro que no hay que bajar los brazos hasta que los vecinos entiendan que tiene que haber autocontrol".

Dejá tu comentario