Macri propone a Luis Zamora como defensor del pueblo

Portada Principal

14:25 hs | Ofrecimiento

El candidato a Jefe de Gobierno porteño por Compromiso por el Cambio, Mauricio Macri, inició hoy la campaña electoral con vistas al ballotage del 14 de septiembre con la ratificación de que si triunfa trabajará a la par del presidente Néstor Kirchner, y el rechazo al calificativo de "menemista" que le endilgó su contrincante, Aníbal Ibarra.

"Quiero decirle a toda la población que si llegamos a ganar esta elección (en segunda vuelta) no sólo nos vamos a poner a disposición del gobierno nacional y del presidente Kirchner sino que también trabajaremos juntos para que el país vuelva a estar donde alguna vez estuvo", aseguró Macri durante un discurso que pronunció en el local partidario de Chacabuco al 100.

Macri respaldó "clara y firmemente" a Kirchner y a su propuesta de construir "un nuevo modelo de país, de gestión y de renovación en todos los niveles" nacionales y negó rotundamente su supuesta condición de "menemista" que le endilgó Aníbal Ibarra.

El empresario y presidente de Boca Juniors aseguró que el país "viene de una década muy difícil, luego del fracaso del modelo económico, que introdujo algunos rayos de modernidad y de integración al mundo pero, al mismo tiempo, la corrupción y la destrucción de las instituciones, lo que provocó una gigantesca exclusión social que resulta inaceptable".

El empresario logró el primer lugar en los comicios porteños al imponerse con el 37,15 por ciento de los votos sobre Ibarra, quien cosechó el 33,68 por ciento.

"Tenemos que aprender de los errores del pasado. Vamos a respetar y a aprender en el disenso y con las ideas de los demás candidatos. Todos juntos tenemos que trabajar para la renovación del país, que exige un cambio", puntualizó el candidato.

Macri renovó su desafío a Ibarra a un debate para "discutir ideas y propuestas de cara a los porteños", reiteró su pedido al contrincante de Fuerza Porteña para que "termine con los agravios infundados", y apeló a "la ética y el respeto" para reclamarle que "tome licencia" hasta el ballotage y que "no haga campaña con el aparato del gobierno y el dinero de la gente".

En párrafos calcados de su discurso de anoche, afirmó también que "lo más importante (de la elección de ayer) fue que el 70 por ciento de los vecinos decidió que no vale la pena una reelección" de Ibarra y vaticinó que si resulta electo hará de la ciudad "un pilar de apoyo fundamental para el crecimiento de la Argentina".

El empresario explicó que ello se logrará a través de "una reforma política que termine con las listas sábana, la renovación del Código de Convivencia Urbana, la reducción de impuestos municipales en un 15 por ciento y la sanción de una ley de contrataciones más transparente" que la que rige actualmente.

Macri sostuvo, asimismo, que resulta "absolutamente posible que Buenos Aires y la Argentina tengan gobiernos que resuelvan los problemas de la gente y que, a la vez, sean respetuosos de las normas y la transparencia" y enfatizó que trabajará para que los vecinos le otorguen "la posibilidad de demostrar" que cumplirá lo prometido durante la campaña proselitista.

En otro orden, Macri propuso que Luis Zamora y el fiscal Carlos Stornelli se hagan cargo de la Defensoría del Pueblo y la Procuración General de la ciudad, respectivamente, para que lo "controlen" en caso de triunfar el 14 de septiembre.

Consideró que el diputado de Autodeterminación y Libertad, que ayer resultó tercero en la compulsa electoral, "ha demostrado que puede ser la voz del pueblo" y calificó a Stornelli como "un independiente, celoso de la justicia y la transparencia".

El candidato de Compromiso por el Cambio dijo también que el fiscal "respondió muy favorablemente" a su propuesta y señaló que es "un hombre corajudo e implacable que se opone al poder cuando éste viola las normas", y negó que el ofrecimiento a Zamora procure captar los votos de sus seguidores.

"Quiero que me controlen; la Constitución de la ciudad lo exige y así debe ser", sostuvo Macri, quien criticó a los gobiernos que "en nombre de la eficacia desoyeron las más elementales normas de control y transparencia" en su gestión.

Agregó que "ningún partidario o amigo" debe ejercer ese rol "porque los cuerpos de control de los actos de gobierno deben estar integrados por quienes piensan diferente".

Macri, hijo de uno de los empresarios beneficiado con las privatizaciones de la administración encabezada por Carlos Menem, entre ellas la del Correo Argentino, expresó que "la lectura que debe hacer la gente (ante su propuesta a Zamora y Stornelli) es la misma que hicieron los que apoyaron electoralmente" su proyecto "de cambio".

Finalmente, advirtió que si "se violan las normas, se evitan las licitaciones públicas, se pagan sobreprecios y se utiliza el dinero de los impuestos para la estructura política o el beneficio personal, entonces no se trata de un gobierno de la gente".

Dejá tu comentario