Maradona dejó la clínica por decisión propia

Portada Principal

Diego Armando Maradona se retiró esta tarde de la clínica porteña donde se hallaba internado, autorizado por los profesionales que lo atendían pero sin el correspondiente alta médica, y se refugió en la misma quinta del Gran Buenos Aires donde se le produjo el episodio que determinó su internación por espacio de once días.

La salida de Diego de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina se produjo de forma tan intempestiva como su ingreso, aunque a diferencia de aquel domingo 18 de abril, en que llegó en una ambulancia, hoy partió en un automóvil particular.

La decisión sobre el traslado de Maradona a la quinta Anahí que el propietario de la empresa láctea La Serenísima, Pascual Mastellone, posee en la ciudad de General Rodríguez, fue adoptada por sus familiares y el médico personal, Alfredo Cahe.

Esto fue reflejado así por la clínica en un puntual informe que distribuyó en reemplazo del habitual parte médico y que terminó deslindando responsabilidades respecto de la atención futura de su ya ex paciente.

Al respecto, la clínica expresó su "satisfacción por la evolución del cuadro crítico que provocó su internación. En base a ello se han indicado diversos tratamientos, siendo voluntad del paciente y de su médico de cabecera, Alfredo Cahe, resolver en forma personal la modalidad de los mismos", explica el texto.

"Habiéndose informado las necesidades terapéuticas al paciente, a los profesionales que lo acompañan, como así también al núcleo familiar, se pone en conocimiento de la opinión pública que el señor Diego Armando Maradona se retiró de la clínica en el día de la fecha a las 16", precisa el informe.

De hecho, la sorpresa fue la que enmarcó la situación, ya que Maradona salió de la clínica oculto en una camioneta color bordó 4x4 que conducía un conocido periodista deportivo y un par de horas más tarde estaba jugando al golf en los links de la quinta mencionada, junto al propio Cahe.

Esta información, que fue confirmada por un allegado a Diego, se amplió con los pasos posteriores del astro futbolístico, quien vió por televisión el partido que Boca jugó con Newell's Old Boys mientras cenaba pollo hervido y bebía agua mineral.

Otras fuentes vinculadas a la clínica le indicaron a Télam que apenas despertó del coma farmacológico, Maradona se mostró muy excitado y enseguida manifestó su voluntad de abandonar el lugar.

Lo notable del caso fue que en poco más de 48 horas pasó de estar entubado y con respiración asistida traqueal a desplazarse por sus propios medios y hasta jugar al golf, lo que de por sí corrobora sus condiciones de superdotado físico.

Lo que ahora preocupa en el entorno de Maradona es como seguirá su recuperación, ya que mientras algunos pensaban en un eventual retorno a Cuba, desde La Habana negaron que se barajara esa oportunidad en lo inmediato.

De hecho, el embajador argentino en Cuba, Raúl Taleb, y voceros del centro de salud La Pradera donde Diego estuvo realizando el tratamiento de desintoxicación por su adicción a las drogas, aseguraron hoy no tener información sobre un eventual regreso de Maradona a la isla.

Taleb dijo que "por ahora" no existe ninguna información sobre un eventual retorno, algo que días atrás el propio diplomático aconsejó.

El funcionario consideró "sensacional" la noticia sobre la evolución positiva de la salud del astro y puntualizó que en La Habana "podrá estar más controlado" que en Argentina.

Mientras tanto, los devotos de Diego decidieron desmontar el "templo del aliento" apenas se informaron del alejamiento de Maradona y solamente la imagen de un joven mexicano que mantuvo sobre su cabeza una pelota de fútbol durante 2 horas y 10 minutos para entrar en el libro de los records Guiness fue la que quedó grabada como broche de la última jornada.

Desde mañana, la historia se trasladará a otro lugar, en el Gran Buenos Aires, sin partes médicos pero con igual atención. Porque es Diego.

Dejá tu comentario