Más de 30 detenidos en megaoperativo en moreno con 800 policías

Portada Principal

Se realizaron 13 allanamientos en el complejo habitacional Las Catonas y en los barrios San Carlos I y II. Se secuestraron armas, granadas y drogas. Fueron arrestadas 36 personas quienes tenían pedidos de detención por robo y por fugas de comisarías o institutos penales. Algunas están acusadas de homicidio.

La nueva legislación bonaerense en materia de seguridad, que le otorga mayores atribuciones a fiscales y a los jueces de Paz, fue puesta ayer en práctica por primera vez desde que fue promulgada con un espectacular operativo policial en Moreno, que involucró a unos 800 efectivos y dejó un saldo de 36 detenidos.

Fueron 13 allanamientos los realizados por la Policía en el complejo habitacional Las Catonas, en un operativo que estuvo a cargo de la Jefatura Departamental de Mercedes y fue dispuesto por el juez de Paz de Moreno, Juan Radrizzani.

El rastrillaje policial también involucró otros dos barrios de Moreno y linderos a Las Catonas, San Carlos I y II, en un operativo que comenzó ayer a las 5 y finalizó a media mañana.

La intervención policial fue dispuesta por el juez Radrizzani, quien hizo lugar a un pedido realizado por la propia Departamental de Mercedes, a través de la fiscal de esa ciudad, Miriam Rodríguez, quien también se encontraba en el lugar.

Con las 13 órdenes de allanamiento la Policía detuvo a 36 personas en la zona Sur del complejo habitacional, quienes fueron alojadas en principio en la seccional 1ra. de Moreno.

Los aprehendidos tenían pedidos de captura, por robo por fugas de comisarías o institutos penales y hasta había algunos que están acusados de homicidio.

Fuentes policiales resaltaron se capturó a un hombre apodado "Colorado", quien se había fugado días atrás de una comisaría de San Martín, donde estaba alojado por sospechas de homicidio.

En tanto, la Policía aclaró que entre estos detenidos no había involucrados en robos de automóviles o desarmaderos.

De las detenciones, dos correspondieron a mujeres, quienes fueron sorprendidas con armamento en su poder.

En uno de los allanamientos se desató un tiroteo con una pareja de delincuentes que se resistió a ser detenida desde el interior de su vivienda, pero en el intercambio de disparos no hubo heridos y los malvivientes fueron reducidos y detenidos.

En una conferencia de prensa que ofreció en la comisaría 1ra. De Moreno, la fiscal Miriam Rodríguez, quien está a cargo de la UFI de Investigaciones Complejas número uno del Departamento Judicial Mercedes, difundió el material incautado y secuestrado en la acción.

Entre las armas, había una pistola nueve milímetros, un revólver calibre 32 y granadas.

Y también se incautó un kilo de marihuana, en un ladrillo, y medio kilo de cocaína de máxima pureza.

Más allá de haber conseguido "mejores resultados que los esperados", una fuente policial reveló que "se filtró información" sobre este allanamiento dentro del asentamiento y, en consecuencia, "hubo gente pesada que no estaba" en el momento de realizar el operativo.

La policía de Moreno buscaba a los responsables de un ataque con ráfagas de ametralladora que sufrió la semana pasada la subcomisaría de Las Catonas, que destruyó un patrullero que estaba estacionado en la calle.

Este operativo de gran magnitud es el primero que se realiza en territorio bonaerense después de que entró en vigencia la ley 13.078, sancionada por la Legislatura provincial, que le otorga atribuciones a los fiscales y los jueces de Paz.

Con esta norma, que entró en vigencia la semana pasada, los fiscales y los jueces de Paz están autorizados para ordenar allanamientos y detenciones de personas en caso de urgencia, pero estas decisiones serán revisadas por los magistrados de Garantías.

El comisario Rago confirmó que la realización del operativo obedece a la sanción de esa norma.

"La ley entró en vigencia y con ello pudimos iniciar todos estos allanamientos", apuntó el policía.

En ese sentido, el comisario agregó que fueron efectivos de la Departamental que está a su cargo quienes declararon ante la Fiscalía de Mercedes sobre la presencia en estos tres barrios de "personas fugadas de institutos, que vendían drogas, que tenían arma de fuego y que intimidaban con ellas a los vecinos".

El trabajo policial estuvo a cargo del comisario inspector Sergio Vargas, el responsable de la Dirección Departamental de Investigaciones de Mercedes, y del comisario mayor Daniel Rago, quien está al frente de la Jefatura Departamental de Seguridad Mercedes.

Estos dos comisarios tenían bajo sus órdenes a 800 policías: entre ellos había integrantes del Grupo Halcón, de la Caballería, de Infantería, además de las divisiones Narcocriminalidad, Investigaciones, Inteligencia y Comunicaciones.

También había integrantes de la Unidad de Prevención Urbana, agentes de Gendarmería y hasta un helicóptero con cámara infrarroja.

Dejá tu comentario