14 de mayo 2001 - 00:00

Nacionalistas ganaron las elecciones del País Vasco

Nacionalistas ganaron las elecciones del País Vasco
Vitoria (EFE, Reuters, AFP) - Los moderados del Partido Nacionalista Vasco (PNV) y su aliado Eusko Alkartasuna (EA) triunfaron ayer en las elecciones autonómicas en el País Vasco, que estuvieron marcadas por un total descalabro de los independentistas pro etarras.

Según los resultados finales oficiales anunciados por el gobierno local, en los que aún no se había incluido el recuento de cinco mesas de votación y de los votos procedentes del extranjero, el PNV-EA obtuvo 33 escaños en el Parlamento local.

La segunda fuerza electoral más votada fue el Partido Popular (PP), con 19 escaños, sumando 3 escaños a los obtenidos en los últimos comicios de octubre de 1998.

El Partido Socialista de Euskadi (PSE, rama vasca del PSOE) obtuvo 13 diputados -uno menos que la anterior Legislatura-, mientras que la coalición de mayoría comunista Izquierda Unida (IU) logró 3 diputados, aumentando en un escaño los dos que había logrado en los comicios regionales de 1998.

El mayor descalabro fue para la coalición independentista radical Euskal Herritarrok (EH), considerada el brazo político de la organización armada ETA, que perdió 7 diputados, descendiendo de sus actuales 14 escaños a 7. Su fuerte caída fue proporcionalmente inversa a la suba de PNV-EA, en una muestra del creciente rechazo a la campaña de terror llevada a cabo por ETA desde que puso fin a su tregua, en diciembre de 1999.

Durante la campaña, además, la organización armada llevó a cabo dos acciones fuertemente repudiadas, la primera al asesinar el pasado 6 al presidente del PP en Aragón,
Manuel Giménez Abad, y posteriormente causó 14 heridos al hacer estallar un coche bomba en Madrid el viernes último, coincidiendo con el fin de la campaña electoral.

• Votantes

La participación fue la más alta en el País Vasco desde la reinstauración de la democracia, con 79,8%, superando en 10 puntos a la registrada en 1998.

El candidato del PP, el ex ministro de Relaciones Exteriores
Jaime Mayor Oreja, reconoció la victoria del PNV. «La iniciativa de formar un gobierno le corresponde al Partido Nacionalista Vasco», señaló Mayor Oreja, dando a entender que una alianza entre su fuerza y el PSOE, pactada en el Acuerdo por las Libertades y contra el Terrorismo, no buscará lograr una mayoría absoluta de 38 escaños.

Por su parte, el candidato del PNV y actual «lehendakari» (presidente en vasco),
Juan José Ibarretxe, afirmó que el triunfo de su formación es «la puerta del diálogo y de la paz». «El mensaje no puede ser más claro. Los ciudadanos vascos han dicho mayoritariamente: `No queremos más muertos, no queremos más insultos'», señaló. «Hay que administrar las derrotas con paciencia y las victorias con inteligencia. Durante esta legislatura debemos conseguir la convivencia», agregó Ibarretxe, quien ahora será el encargado de abrir una ronda de consultas para la formación del Ejecutivo autonómico para los próximos cuatro años. Será un gobierno minoritario que requerirá apoyos externos que, en principio, sólo podría venir de IU, ya que Ibarretxe prometió no gobernar «ni directa ni indirectamente» con el brazo político de ETA. Ibarretxe, un moderado en su discurso soberanista, ya había roto la alianza con EH que lo llevó al poder hace dos años y medio tras el fin de la tregua de ETA.

La jornada electoral se desarrolló en total normalidad, sólo con incidentes aislados que afectaron especialmente a los principales responsables del PP en el País Vasco que tuvieron que ser protegidos al entrar a sus respectivos colegios electorales, debido a que algunos jóvenes radicales independentistas se habían reunido allí para abuchearlos.

Dejá tu comentario