Norte y sur, dos batallas que definen la elección

Portada Principal

En la 1ª. sección electoral se concentra el 34,55% de los electores de la provincia de Buenos Aires. Es un histórico bastión peronista, el Frente para la Victoria busca disciplinar al disidente Frente Renovador. Por su parte, la 3ª. sección reúne al 34,50% de los habilitados para votar. Allí, además de Tigre, hay diez municipios comandados por intendentes que responden a Massa.

Aunque de internas se traten las elecciones del próximo domingo serán, de cumplirse los pronósticos, una demostración de fuerzas entre dos facciones del peronismo, el kirchnerismo-cristinismo y el massismo que abreva en muchos cuadros residuales del duhaldismo y en algunos dirigentes que abandonaron el oficialismo, a lo que hay que sumarle la tercera vía peronista encarnada en el Frente Unidos por la Libertad y el Trabajo.

En ese contexto, en la provincia de Buenos Aires los intendentes son llamados al juego que más conocen: el dominio del territorio. Si bien es cierto que los todavía llamados barones del conurbano se mezclan con una nueva generación de dirigentes formados más en la academia que en el fragor de la militancia, ambos comparten la responsabilidad de traccionar votos para las listas que apoyan. Por otra parte, aunque los intendentes son la última mano que estrechan quienes reciben ayuda del Estado, las políticas tejidas en los últimos diez años desde el Gobierno nacional y el provincial les han permitido a los jefes comunales una mayor tranquilidad en cuanto a la gobernabilidad.

Con algo más de 10,8 millones de electores habilitados para concurrir al cuarto oscuro, hay dos secciones electorales en donde se juega buena parte de las chances de alzarse con el triunfo en los comicios bonaerenses. La madre de todas las batallas se librará en la tercera sección, zona sur del conurbano, que tiene más de 3.738.674 electores, lo que equivale al 34,55% del total provincial, y en la primera sección, al norte del conurbano, que cuenta con 3.733.744 ciudadanos autorizados para sufragar, lo que representa el 34,50% del total.

Enclave peronista por antonomasia, la hermandad peronista de la tercera sección sufrió un cimbronazo cuando el vanidoso intendente de Almirante Brown, Darío Giustozzi, decidió sacar los pies del plato para abrevar en el Frente Renovador massista, con la ilusión de llegar a competir en 2015 por la gobernación de la provincia. Rápido de reflejos, el Frente para la Victoria, consumada la amnistía con Daniel Scioli, desplegó un dispositivo para pelearle la territorialidad a Giustozzi, quien en las elecciones de 2011 se impuso por un categórico 71,88% de los votos, siendo uno de los jefes comunales más votados del conurbano.

El elegido para dar la batalla es Mariano Cascallares, referente en la tercera sección de la agrupación sciolista La Dos y presidente del Instituto de Previsión Social (IPS) bonaerense, quien se puso al frente para amalgamar las fuerzas del sciolismo y el kirchnerismo en Almirante Brown. Como candidato a primer concejal por el Frente para la Victoria, Cascallares se presenta como la verdadera alternativa del peronismo. "Desde los años 50 que el peronismo ha gobernado Almirante Brown. En las elecciones hay un acompañamiento muy fuerte y nosotros estamos convencidos de que nos van a volver a acompañar, en una elecciones compleja porque el intendente decidió irse del Frente para la Victoria y eso lo que nos demanda es explicar muchísimo la situación actual porque hasta hace 45 días el intendente era parte del peronismo, ahora está enfrente", explicó Cascallares a Ámbito Municipal&Desarrollo Federal.

En 2009, la efímera Unión-PRO de Francisco de Narváez, Mauricio Macri y Felipe Solá venció a la lista testimonial del oficialismo pergeñada por el fallecido Néstor Kirchner por un exiguo margen con un 34,68% (2.606.632 votos) contra un 32,18% (2.418.104 votos). Pese a la derrota, los intendentes de la tercera sección fueron los que sostuvieron al Frente para la Victoria alcanzando el 39,21% (1.041.111 votos), con lo que superaron ampliamente el 32,71% (868.731 votos) de Unión-PRO.

Como intendente de Lomas de Zamora, el primer candidato a diputado nacional del FpV, Martín Insaurralde, es un emergente de esta región con tradición peronista. "Es muy fuerte para la tercera sección que el candidato sea Martín, y hay un fuerte acompañamiento. En la tercera vamos a tener una elección muy importante. Acá en Almirante Brown tiene una influencia positiva muy fuerte porque todos hemos visto cómo Lomas se ha transformado durante su gestión en los últimos tres años. Martín, en poco tiempo, ha demostrado que se puede gestionar muy bien; entonces, es un modelo a seguir. Y en Almirante Brown sentimos muy fuerte el acompañamiento de los intendentes, de Martín, Cristina y Daniel Scioli", analizó Cascallares.

Integrante de la tercera, el intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, conoce el territorio desde la época en que se desempeñaba como secretario de Gobierno en la intendencia de su padre Juan José. En diálogo con Ámbito Municipal&Desarrollo Federal, se refirió al salto de Giustozzi al Frente Renovador: "Darío era un intendente emergido de este modelo y eso es lo que más nos puede llegar a doler a los intendentes de la tercera, porque después todos podemos llegar a tener diferencias y críticas, pero todo lo debemos hacer dentro del espacio. Esto es un proyecto colectivo y no individual, y Darío tiene un proyecto individual hecho público, quiere ser gobernador. No nos sorprende en general porque lo expresaba, sí nos duele la traición a la Presidente tanto de Darío como de Massa".

En consonancia con los sondeos del total de la provincia, hace un mes en Berazategui Sergio Massa se imponía en la intención de voto sobre Martín Insaurralde, pero ya esta semana el candidato del FpV supera al tigrense por unos 5 puntos porcentuales. Pero como una muestra de la territorialidad que aún tienen algunos intendentes, si consulta la categoría de diputados provinciales, en donde el histórico dirigente Juan José Mussi encabeza la lista del FpV contra Mariano San Pedro del Frente Renovador, la diferencia se estira a unos 25 puntos porcentuales.

En cuanto al respaldo de los intendentes a la candidatura de Insaurralde, Juan Patricio Mussi enfatizó: "Nosotros vamos detrás de que gane este proyecto colectivo. Nosotros acompañamos porque queremos ganar, tengo que decirle a la gente que necesito que gane Martín Insaurralde porque desde el Congreso nos va a defender los porotos a nosotros. Porque, además, es un intendente, es de la tercera y es joven, quiero que gane para que pelee por todo lo que nosotros queremos. No es el candidato de Cristina, sino el candidato del modelo con el cual me siento muy identificado".

Apuesta

Con las tres vertientes peronistas en carrera, la primera sección electoral será un interesante sondeo para saber el verdadero poder de seducción de Massa. Además de Tigre, en esta región conviven 10 de los veinte intendentes que comulgan con la renovación massista. Si se suman los electores habilitados de los 11 distritos con intendentes del Frente Renovador, los electores habilitados suman el 51,6% del total de la primera sección.

En 2009, el Frente para la Victoria consiguió el 32,15% de los votos y mordió el polvo ante Unión-PRO que consiguió el 34,05%. En aquel momento, el entonces intendente de José C. Paz, y actual candidato a senador provincial por el FpV, acuñó la recordada frase: "Voy a salir a cazar a los traidores", así prometió vengarse de los intendentes que supuestamente habían mostrado un tibio apoyo al modelo. Lo que disparó ese juramento fue que en aquella elección legislativa el kirchnerismo perdió ante Francisco de Narváez en partidos tradicionalmente peronistas que estaban lideraros por intendentes oficialistas.

Además de Tigre, la gran esperanza de Massa se concentra por caso en San Martín, que es el segundo partido con más electores de la primera sección electoral detrás de Merlo. En 2009, el FpV cayó derrotado por el 34,22% al 31,70%. También perdió en los partidos del corredor norte resistentes al peronismo, Vicente López y San Isidro, hoy encabezados por Jorge Macri y el radical PRO, Gustavo Posse, quienes apoyan al massismo. También entusiasma lo que pueda suceder en Malvinas Argentinas, con Jesús Cariglino, Pilar, con Humberto Zúccaro; Escobar, con Sandro Guzmán; Hurlingham, con Luis Acuña; San Fernando, con Luis Andreotti; y San Miguel, con Joaquín de la Torre.

Respaldo

Poco a poco, en estos 30 años de democracia ininterrumpida, los intendentes del conurbano fueron mutando de dirigentes puramente vinculados a la militancia hacia un perfil mixto entre la pertenencia política y la formación técnica. Por otra parte, en los últimos 10 años, las políticas públicas nacionales y provinciales han contribuido a reconstruir en parte el entramado social coadyuvando a la gobernabilidad de los intendentes. "Se fue perdiendo esa dicotomía que había entre el técnico y el político. Hoy no se puede hacer política si uno no se prepara para la cosa pública", explicó Cascallares. En cuanto a las políticas que han favorecido a los municipios, el candidato a concejal del FpV en Almirante Brown afirmó: "Martín Insaurralde lo viene diciendo como parte de su discurso, los últimos años la verdad que con un poco de vocación se podía ser muy buen intendente, con todo el apoyo y la descentralización de fondos, de obras y de políticas públicas del Gobierno nacional y provincial. Si se miran las grandes obras en Almirante Brown, tienen que ver todas con políticas nacionales y provinciales".

Respecto del peso que tienen las políticas nacionales en la gestión municipal, Juan Patricio Mussi afirmó: "Nosotros podemos gestionar bien, y hay diferencias en cómo gestiona un intendente y el de al lado, pero eso es posible en el marco de un modelo nacional. Además de la importante inversión en obra pública, en Berazategui en estos 10 años se generaron 20 mil puestos de trabajo, se instalaron 600 fábricas, bajó la mortalidad infantil, son cosas que le cambian la vida a la gente".

Con Cristina de Kirchner y Daniel Scioli liderando la campaña del oficialismo, habrá que ver el próximo domingo cuál será la influencia de los intendentes y cuál el peso de las políticas nacionales y provinciales sobre la conciencia de los más de 10 millones de bonaerenses que irán a las urnas para elegir su candidato.

Dejá tu comentario