Ocho provincias reconocen la crisis de energía. Kirchner no

Portada Principal

La crisis energética que desde la Nación se niega tiene en el interior un sentido inverso. Los gobernadores de ocho provincias (Catamarca, Entre Ríos, La Pampa, Mendoza, Formosa, La Rioja, Salta y Corrientes), preocupados por los efectos gravitantes que están teniendo en las industrias y las economías regionales las restricciones impuestas por el gobierno nacional, decidieron avanzar en planes de ahorro propios. Las medidas incluyen, por ejemplo, ajustes en el consumo de alumbrado público y centros comerciales, o restricciones en edificios de gobierno. Incluso, la mayoría de las provincias había intentado compensar el esfuerzo que hoy realizan casi 6.000 industrias -que ya activaron suspensiones de personal con la consecuencia de la escasez de productos- con una programación de cortes en hogares. Pero no lograron el apoyo de la Secretaría de Energía de la Nación que, en cambio, les sugirió apelar a recetas de concientización sobre los usuarios residenciales. De lo contrario, el traslado de apenas una parte de la crisis a los hogares dejaría en evidencia la gravedad de una situación que el Presidente ayer volvió a desconocer.

La situación de crisis energética en provincias se torna cada vez más compleja y se incrementa el malestar de los industriales de todo el país, mientras ocho gobernadores decidieron implementar planes propios para ahorrar electricidad, aunque sin incluir cortes a usuarios residenciales por pedido expreso de Nación. Se dan, además, otros problemas derivados del preocupante escenario, tales como amenazas de cortes de ruta en forma de protesta por la paralización de la actividad de empresas. A su vez, empleados de estaciones de servicio también advierten que, en reclamo de aumento salarial, bloquearían el acceso a combustible durante este fin de semana largo en diferentes zonas turísticas.

El problema energético afectaya a unas 5.000 empresas del país, que sufren restricciones de electricidad y, en menor medida, gas, según indicó la UIA. De este total, más de 2.000 firmas se encuentran situadas en Buenos Aires, provincia que no aplica medidas propias de ahorro, sino que se acoge a las que dispone Nación por medio de la Secretaría de Energía que dirige Daniel Cameron.

En este sentido, industriales bonaerenses agrupados en FEBA y ADIBA emitieron ayer un comunicado promoviendo «una intensa campaña de concientización para el ahorro de energía» y solicitando a Nación consensuar un plan que incluya al «sector público» y a «toda la población». El llamado incluye una serie de medidas generales, como control de aparatos domésticos y de iluminación de comercios, y apunta, además, a todas las cámaras empresarias, de comercios e industrias. A su vez, piden «despolitizar la crisis energética».

Mientras tanto, varios gobiernos del resto del país encararon proyectos propios para llevar adelante la escasez de energía y llegaron a plantear la posibilidad de repartir el peso de los cortes entre los grandes consumidores y los residenciales. Este avance chocó contra la postura de Néstor Kirchner, que justamente prometió no afectar a los pequeños usuarios de electricidad.

  • Rechazo

    La ministra de Economía de Mendoza, Laura Montero, recibió el rechazo de Nación la noche del miércoles, luego de presentar el plan de uso racional de la energía o « compensación solidaria», que propone aplicar cortes, además de a las industrias, a usuarios domiciliarios, comercios y edificios públicos. Con este panorama, el gobernador Julio Cobos anunció ayer que se aplicará un «plan para el uso racional de energía» que se centrará en una campaña de concientización ciudadana.

    Esta negativa nacional a cortes de luz en hogares se hace extensiva a los otros distritosque llevan por estos días su propuesta a la Casa Rosada. Por caso, Corrientes planteó realizar cortes a hogares por la tarde, durante la hora de la siesta. El resto de los gobiernos que aspiran a aplicar planes propios son Salta -hoy estará en Buenos Aires el ministro de la Producción, Sergio Camacho, para presentar la propuesta-, Catamarca, Formosa, Entre Ríos, La Pampa y La Rioja.

    En este marco, algunos gobiernos encaran el ahorro de energía desde dentro de la administraciónpública. En Corrientes,la Legislatura se autoimpuso una reducción del consumo de al menos 5%, mientras el gobernador de Entre Ríos dispuso una serie de medidas dentro de los edificios públicos.

    Más allá de los intentos individuales de algunas provincias, el grueso de los gobernadores ha dado señales de gran preocupación por la situación de las industrias y las pérdidas que está provocando la restricción de electricidad y gas. «Estoy en comunicación permanente con el secretario de Energía de la Nación. En Tucumán haremos lo que el gobierno nacional diga, porque el problema es grave. Hay que afrontarlo», señaló al respecto ayer el gobernador, José Alperovich. Puntualmente en este distrito, empresas textiles informaron que se vieron obligadas a trabajar con fueloil ante un corte de 40% en el suministro de gas, en tanto que gremialistas denunciaron que trabajadores del agro sufren suspensiones, según indicó ayer el diario «La Gaceta».

  • Protestas

    Por su parte, surgen algunas manifestaciones y protestas vinculadas a la crisis energética. Trabajadores de la planta industrial química Alcalis Patagonia, en San Antonio Oeste, Río Negro, reclaman sobre la Ruta 3 contra las restricciones de gas que sufre la empresa. Ante la falta de respuesta activarían un corte de ruta.

    Otras amenazas de piquetes se dan en Mar del Plata y en el sur de Chubut, en la localidad de Caleta Olivia. En este último caso, el conflicto se extiende hasta las ciudades de Pico Truncado y Las Heras, en el norte de Santa Cruz. La queja la encabeza el gremio SMATA, que bloquea el desplazamiento de camiones cisterna y logró, además, extender la protesta salarial de los trabajadores de estaciones de servicio de Comodoro Rivadavia, según indicó el diario «El Patagónico». El gremio pide aumentos en torno a 20% y, por caso, amenaza con entrar en huelga a las puertas de un fin de semana largo, impidiendo el normal suministro de combustible en Mar del Plata y en la ruta que comunica a esta ciudad balnearia con Buenos Aires.
  • Dejá tu comentario