Otra estatización: aguas en Gran Buenos Aires

Portada Principal

Buenos Aires - El gobernador Felipe Solá anunció ayer que rescindirá el contrato que la provincia tiene con Aguas del Gran Buenos Aires (AGBA) «por incumplimiento en la expansión de la red de agua corriente y de la red cloacal».

La empresa de servicios pasará ahora a la esfera estatal, ya que Aguas Bonaerenses (ABSA) se hará cargo de la concesión para «asegurar que la expansión de redes de agua corriente y cloacales se haga hacia los lugares más necesitados, con un criterio sanitario y no de negocio», según las palabras del mandatario bonaerense.

De este modo, la provincia estará sumando una nueva estatización de empresa privatizada, en sintonía con la política estatista del presidente Néstor Kirchner. En Buenos Aires la senda se inició con empresas como Astillero Río Santiago; en tanto que Santa Fe reestatizó este año su servicio de agua.

El anuncio del cambio de manos del servicio fue hecho la mañana de ayer, durante un acto que se realizó en el Club Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó, el cual fue encabezado por el presidente Néstor Kirchner. Allí se inauguró el paso a nivel Ratti-Firpo de Trenes de Buenos Aires, ex línea Sarmiento, que eliminará el tiempo de espera que las barreras imponían a más de 16 mil vehículos por día.

  • Decretos

    Por la tarde, en conferencia de prensa, Solá amplió la información indicando que firmará dos decretos. Uno para determinar la desvinculación de AGBA y otro conteniendo un plan de obras por $30 millones. El objetivo es «disminuir pérdidas, mejorar calidad del agua y automatizar servicio», indicó.

    AGBA es concesionario desde enero de 2000 del servicio público de agua potable y desagües cloacales en los partidos de Malvinas Argentinas, General Rodríguez, Merlo, Moreno, San Miguel, José C. Paz y en la localidad de Belén de Escobar.

    La empresa está conformada por los grupos Impregilo (43%) -tuvo participación en la construcción de la polémica represa de Yacyretá-, Dragados (27%), Aguas de Bilbao Bizkaia (20%) y Programa de Participación Accionaria del Personal (10%).

    Por su parte, la estatal ABSA es una sociedad anónima cuyo accionista mayoritario es la provincia de Buenos Aires, a quien le corresponde 90% del paquete accionario. El 10% restante pertenece a los trabajadores de la institución.

    En la actualidad, ABSA presta servicio de agua potable y cloacas en nueve regiones de Buenos Aires, incluyendo la zona de La Plata.

    Al justificar la intervención del Estado en esta concesión, Solá aseguró que ABSA tomará a su cargo el servicio «con un criterio sanitario y no de negocios» y prometió que se efectuará una expansión «a los lugares más necesitados».

    «Este es un país que está volviendo a ser lo que nunca debió dejar de ser: una Nación digna y soberana, una Nación de pleno conocimiento que pueda crecer muchos años seguidos», sostuvo el mandatario desde el palco compartido con Kirchner y los ministros del Interior, Aníbal Fernández, y de Planificación Federal, Julio De Vido.

    A su vez, en torno a la obra que fue inaugurada ayer, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, agradeció a Kirchner, porque «se cumple con la inauguración de una obra que nos permitirá unir al norte con el sur» y por la concreción de trabajos de infraestructura en esa ciudad por más de $ 110 millones.
  • Dejá tu comentario