Otra vez un Senna en lo más alto del podio en Mónaco

Portada Principal

El sobrino de Ayrton se impuso en la carrera de la GP 2, la antesala de la F1, que se disputó en Montecarlo, el mismo circuito callejero que vio a su tío cruzar 6 veces primero la bandera a cuadros.

Justamente el día que se cumplen 15 años de la última victoria de Ayrton en el principado, Bruno avisa que la dinastía Senna no terminó. En aquella ocasión el fallecido piloto se impuso a bordo de un McLaren-Ford a Damon Hill, Jean Alesi y Alain Prost, quien ese año le iba a ganar la lucha por el campeonato del mundo.

Ayrton triunfó por primera vez en Montecarlo en 1987 piloteando un Lotus-Honda. Ahí, comenzó un reinado difícil de igualar por otro piloto. En la época se decía que el circuito estaba hecho para Senna. El brasileño se quedó con cinco GP de Mónaco seguidos desde 1989 hasta 1993, un récord que aún no fue superado. Pero quizás el más impresionante fue el de 1988, el año que cortó lo que hubiera sido una racha de 7 al hilo. Esa temporada, Senna compartía equipo con Prost en McLaren y lideraba con absoluta comodidad, pero a 10 vueltas del final una distracción lo dejó afuera. Lo sorprendente de ese fin de semana fue el tiempo de clasificación que logró. Senna le sacó un segundo y medio al francés y casi 3 a Berger, quien fue tercero. Desde los boxes, los jefes de equipo estaban sorprendidos. Algunos aplaudían mientras Ron Dennis, el director deportivo de McLaren, sonriendo le mostraba a Ayrton el cartel con el fantástico tiempo.

Si bien Bruno no logró lo que consiguió su tío, es sin duda un gran inicio. Es probable que la presión que este chico viva de ahora en más se compare sólo a la que todo Brasil le hizo vivir a Barichello desde que debutó. Con semejante apellido a cuesta es difícil pensar que no sea así. Pero cierto es que Bruno abrió la puerta grande, hay que ver hasta dónde llega.

Dejá tu comentario