Provincias confían en que mejorará segunda quincena

Portada Principal

La segunda quincena de enero largó con mucha fuerza en los centros turísticos más convocantes del país y, pese a aquellos que postulan que todos los argentinos están veraneando en playas brasileñas, desde este fin de semana se observó una importantísima afluencia de turistas en la costa atlántica, Córdoba y la Patagonia.

Los cordobeses están recibiendo gran cantidad de visitas
, convocadas por el atractivo paisaje de ríos, lagos y sierras al cual se suman los ya tradicionales espectáculos folklóricos de Jesús María, que terminó ayer (ver aparte), y Cosquín, que comienza este sábado.

La quincena que acaba de terminar lanzó el alentador dato que indica un aumento del turismo en 15 por ciento con respecto al año pasado, llegando a la cantidad de 550 mil las personas que pernoctaron en alguna localidad cordobesa y, además, tomando en cuenta el éxito que ya se observó entre este sábado y domingo, ya se especula con una segunda quincena muy superior a la de 2000, esperando una afluencia de al menos 700 mil turistas.

Resultó fundamental el buen tiempo que acompañó a la zona serrana, lo cual convirtió a Carlos Paz y la zona del lago San Roque en un atractivo irresistible, logrando captar más de 65 mil turistas. Por su parte, en los valles de Calamuchita, Traslasierra y Punilla también se notó el aumento de movimiento con respecto a la temporada anterior. En Santa Rosa de Calamuchita y en Villa General Belgrano este incremento fue de 15 y 18 por ciento, respectivamente; en Mina Clavero fue de 10 por ciento, y en Capilla del Monte, de 18 por ciento.

En tanto, las playas marplatenses fueron literalmente invadidas desde el sábado a la mañana por miles de turistas que no pararon de tomar sol, darse baños de mar y jugar al fútbol, al voley o al tejo, acompañados por un sol radiante y una temperatura de 25 grados en los casi 45 kilómetros de costa, desde los acantilados cercanos a Camet hasta las cada vez más pobladas playas del sur.

Datos suministrados desde los hoteles más importantes de la ciudad indican que la ocupación no será inferior a 95 por ciento durante esta se-mana y para la semana del 22 al 29 de este mes ya hay reservaciones por casi 100 por ciento de la capacidad.

Por su parte, el estupendo clima acompañó el fin de semana en toda la costa atlántica y
en Pinamar el recambio de mitad de enero también mostró un importante incremento en la cantidad de veraneantes. Hubo ocupación casi plena entre el viernes pasado y ayer y durante esta semana habrá 80 por ciento. Además, todas las fichas están jugadas para la última semana de enero, que tradicionalmente es la más convocante, en la cual se espera un lleno total. De todas maneras, los empresarios hoteleros reconocieron que a pesar de haber bajado las tarifas 20 por ciento para poder competir con Brasil y Uruguay, la gente consume menos y el promedio de estadía en el centro balneario es de tan sólo una semana.

Villa Gesell y su tradicional ambiente juvenil también recibieron muchísima gente en sus playas, donde el cambio de quincena se hizo notar desde el sábado
, ya que la gran mayoría de los jóvenes está anoticiada de que son justamente estas dos semanas en las que hay más gente y diversión por estos pagos. A su vez, en el Partido de la Costa, los populares y algo más tranquilos balnearios de San Bernardo, Mar de Ajó, La Lucila, Santa Teresita y San Clemente incrementaron bastante su población veraniega.

La Patagonia, por su parte, está gozando de un clima excelente y vio resplandecer en estos últimos días sus centros turísticos con la llegada de muchos contingentes y mochileros a la zona del Corredor de los Lagos
, que comprende las ciudades neuquinas de San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Junín de los Andes. Los parques nacionales Nahuel Huapi y Lanín están siendo muy visitados por paseantes que optan por recorrer y no establecerse demasiado en ningún lugar. A su vez, desde este sábado comenzó a llegar a San Carlos de Bariloche gran cantidad de jóvenes mochileros que se aprestan a recorrer en carpa todo lo que sus escasos fondos les permitan.

Dejá tu comentario