4 de enero 2001 - 00:00

¿Qué datos llevaron a Alan Greenspan a bajar las tasas?

¿Qué datos llevaron a Alan Greenspan a bajar las tasas?
Nueva York - La baja de medio punto en las tasas de interés decidida el miércoles por la Reserva Federal no ha tranquilizado suficientemente a los asesores económicos del presidente electo de los Estados Unidos, George W. Bush, quienes anunciaron ayer que acelerarán su plan de reducción de impuestos para dar nuevos bríos a una economía que ayer arrojó más signos de desaceleración.

En medio del anuncio de nuevas estadísticas negativas, la eminencia gris del equipo económico del presidente electo, Lawrence Lindsey, afirmó ayer que podría acelerarse el calendario previsto para las reducciones de impuestos (1,3 billón de dólares en los próximos diez años) para estimular la economía cuando sea necesario. «Es muy posible que la reducción de impuestos, sobre todo a las personas de menores ingresos, se defina mucho antes de 2002, la fecha inicialmente prevista», aventuró Lindsey, el principal consejero económico de Bush y conocido por su fervorosa adhesión a la «economía de la oferta» impuesta en la era de Ronald Reagan.

Datos negativos


La preocupación de la futura administración republicana se vio ayer incrementada por la difusión de datos negativos sobre la marcha de la economía, una cadena de malas noticias iniciada el martes y que, sin duda, estuvo detrás de la decisión de Alan Greenspan de bajar las tasas de referencia.

Según los observadores, si hubo un dato determinante en la decisión de recortar las tasas, ése fue el índice de diciembre de la Asociación Nacional de Gerentes de Compras (NAPM). Según se anunció el martes, ese indicador clave de la actividad industrial cayó a 43,7 puntos frente a los 47,7 de noviembre. Tal cifra fue la más baja desde abril de 1991 y fue la quinta retracción mensual consecutiva. La mayoría de los economistas había previsto una baja, pero en ningún caso tan pronunciada como la que finalmente se anunció.

Los principales diarios estadounidenses celebraron ayer la movida de la Fed, pero advirtieron que, en vista de los indicios de recesión, podría resultar insuficiente.

Según «The Wall Street Journal»: «La decisión refleja el temor creciente de una recesión». «The New York Times» indicó: «Alan Greenspan ratificó todas las señales que George W. Bush y su equipo dieron estas últimas semanas sobre los riesgos de una depresión».

Mientras, «The Washington Post» le echó en cara al titular de la Reserva Federal un error del que pocos se acordaron en los últimos años de bonanza: «Greenspan no tomó en cuenta las señales que pronosticaban una recesión en 1991 y mantuvo una política monetaria restrictiva incluso cuando la economía comenzaba a desacelerarse... Ahora habrá que esperar varios meses para medir si esta baja significativa de las tasas será una garantía contra la recesión».

Desempleo


En tanto, ayer siguió repitiéndose la difusión de indicadores preocupantes. Según cifras oficiales, el número de desempleados alcanzó en la semana finalizada el 30 de diciembre un máximo en casi 2 años y medio
, al incrementarse por tercera semana consecutiva. Las solicitudes de beneficios estatales por desempleo ascendieron en ese período a 375.000, 16.000 más que en la semana precedente y la cifra más alta desde las 384.000 registradas el 4 de julio de 1998.

Mientras, analistas dijeron que el panorama no mejorará demasiado para las empresas a pesar de la caída de las tasas de interés y algunos aventuraron incluso que
podría registrarse una caída de las ganancias empresariales por primera vez desde 1998.

William Dudley
, de Goldman Sachs, dijo que las ganancias totales de las empresas norteamericanas caerán 1,43% en el cuarto trimestre de 2000 con respecto al período precedente y se espera que para el trimestre en curso bajen 2,17%, algo que no se verifica desde hace al menos tres años.

Aunque otros analistas no fueron tan pesimistas, hay consenso en que la caída rondará en 1%. Pero, en cualquier caso, con dos trimestres consecutivos en rojo, sería la primera vez desde 1990 que vuelve a hablarse de recesión de ganancias, según dijo
Chuck Hill, director de Investigación de la First Call-Thomson Financial.

Por otra parte, se informó que
las ventas de automóviles en Estados Unidos disminuyeron en diciembre 8% con respecto al mismo mes de 1999. Según se informó, 2000 fue un año récord en el que se vendieron 17,4 millones de vehículos, 2,6% más que en 1999. Sin embargo, en el último tramo del año esa tendencia se revirtió y las perspectivas para el año en curso son poco prometedoras.

Por si estos datos no fueran suficientes, en el contexto comercial se confirmó que las ventas navideñas crecieron 1,2% -decepcionante-con respecto al año anterior, que los gastos en proyectos de construcción cayeron 0,6% en noviembre y que declinaron también las solicitudes de préstamos hipotecarios.

Dejá tu comentario