Recital homenaje a la princesa Diana en Wembley

Portada Principal

Más de 60 mil personas asistieron hoy al concierto en homenaje a la princesa Diana, organizado en el día de su cumpleaños por sus hijos Guillermo y Harry, a 10 años de su muerte, y que contó con la actuación de Elton John, Duran Duran y Brian Ferry, entre otros artistas.

Las medidas de seguridad desplegadas en el estadio de Wembley y sus alrededores fueron excepcionales, dado el estado de máxima alerta en Gran Bretaña, tras los coches-bombas hallados el viernes y la explosión "controlada" de Glasgow.

Los príncipes decidieron organizar el concierto en el día en que su madre hubiera cumplido 46 años, y darle lo que hubiera sido "el más bello regalo".

"Este concierto representa todo lo que nuestra madre amaba en su vida. La música, la danza, la caridad, la familia y los amigos", dijo Guillermo en su discurso inicial.

"Aprovecho la ocasión para saludar a nuestras tropas en Irak", agregó Harry, al cual el estado mayor del ejército le impidió ir al Golfo junto a sus camaradas del regimiento Blues and Royals.

Elton John, amigo personal de Diana, abrió el recital con tres temas, uno de ellos "Your Song".

Luego tomó la posta la banda Duran Duran, una de las favoritas de la princesa, muerta en un accidente en París junto a su novio Dody al Fayed, el 31 de agosto de 1997.

La compañía de danza del Ballet Nacional Inglés, del cual Diana era una benefactora, se sumó al festejo con una interpretación del "Lago de los Cisnes".

Entre las figuras de los '80 estuvieron presente Rod Stewart y Brian Ferry, junto a los rapperos estadounidenses Kanye West y Pharrell Williams, Lily Allen, Natasha Bedingfield y Joss Stone.

Luego de la actuación del solista británico James Morrison, los actos Dennis Hopper y Sienna Miller dieron la bienvenida al palco a la cantante pop Lily Allen.

Kiefer Sutherland, protagonista de la exitosa serie de televisión "24", presentó a la banda británica de pop "The Feeling", luego de referirse a Diana como "una madre dedicada y amorosa" y un "gran icono de generosidad".

El compositor Andrew Lloyd Webber interpretó una serie de arias y canciones conocidas de sus musicales exitosos, como "Joseph", "Jesus Christ Superstar", "Evita" y "Cats".

Luego subieron al palco el cantante de los Black Eyed Peas, Fergie, junto a N.E.R.D. y la canadiense-brasileña Nelly Furtado.

El príncipe Harry estuvo acompañado por su novia Chelsy Davy, mientras que también a la ex novia de su hermano Guillermo, Kate Middleton, se la vio bailando en el estadio.

Además asistió al homenaje el hermano de Diana, Charles Spencer.

Grandes pantallas exhibieron además videos sobre las acciones solidarias que Diana realizó, como la lucha contra el sida o la campaña anti minas personales.

Algunos testimonios de personalidades ilustraron la reseña, entre ellas el ex presidente norteamericano Bill Clinton, que la definió como una verdadera "reina de los corazones de la gente".

Pese a los temores previos dada la vigencia del estado de alerta máxima en el país tras fallidos atentados del fin de semana denunciados por el gobierno, el concierto se desarrolló con total éxito, con 63 mil espectadores.

Las medidas de seguridad excepcionales desplegadas contaron con 450 policías, que realizaron además pormenorizados controles al público.

La transmisión de seis horas del concierto fue vendida a 140 países.

Lo recaudado en entradas y derechos de emisión será destinado a los proyectos solidarios con los que Diana se había comprometido y por los que había viajado a distintos puntos del mundo.

Entre ellos, figura el proyecto Sentebale creado por Harry en Lesotho (Sudáfrica) para ayudar a huérfanos, y la organización Centrepoint -respaldada por Guillermo- dedicada a los jóvenes sin techo de Reino Unido.

Dejá tu comentario