Refuerzan seguridad municipios por miedo a sufrir nuevos ataques

Portada Principal

La preocupante sucesión de ataques contra municipios del interior -fueron dañadas tres sedes en los últimos 15 días- obligó a que, discretamente, intendentes de distintos puntos del país ordenaran ya reforzar la seguridad de los edificios comunales.

Temen los funcionarios un contagio de los incidentes
registrados en San Vicente (Misiones, 13 de marzo), en San Pedro de Jujuy ( Jujuy, 20 de marzo) y en San Pedro de Colalao (Tucumán, ayer), en el marco de protestas contra la gestión de las intendencias.

El arco de reclamos en estos casos es amplio
, ya que abarca desde cuestionamientos a los servicios de salud comunales y críticas por despidos, hasta la denuncia de irregularidades en la gestión de gobierno. En muchos casos, se anida en un genuino malestar social por la falta de respuestas desde las instituciones de gobierno, aunque ello no avala la cuestionable medida coercitiva.

Más allá de las particularidades zonales, tomaron nota los intendentes de diferentes puntos del país de que la modalidad de protesta parece comenzar a arraigarse en las provincias, abriendo una incógnita sobre la manera en que pueden llegar a desarrollarse de ahora en más los múltiples conflictos que diariamente estallan en los municipios.

En rigor, las agresiones contra los edificios comunales tuvieron un antecedente trágico, y nada menos que en las tierras de Néstor Kirchner. Allí una revuelta de activistas petroleros -reclamaban la liberación del detenido líder Mario Navarro- desembocó el pasado 7 de febrero en un feroz ataque contra la comisaría de Las Heras, que puso fin a la vida del policía Jorge Sayago (ver pág. 21) y empujó fuera del cargo al gobernador Sergio Acevedo, quien finalmente terminó por renunciar el pasado 15 de marzo.

El caso más reciente de ataques a municipios se vivió ayer en la localidad tucumana de San Pedro de Colalao (a 80 kilómetros de la capital provincial), donde luego de que un hombre fuera asesinado a puñaladas,
los vecinos atacaron la sede comunal en protesta por la demora en la atención de la víctima.

Enardecidos, los manifestantes rompieron vidrios, puertas y parte de los muebles, además de quemar documentación.
«Los agresores están perfectamente identificados y fue realizada la denuncia correspondiente», advirtieron desde la comuna.

Los hechos se iniciaron cuando
Roberto González, de 42 años, fue atacado a puñaladas por Vicente Guerra, de 28, con quien había mantenido una fuerte discusión.

Tras la pelea, González quedó gravemente herido. Según los vecinos, inmediatamente pidieron una ambulancia al Centro de Atención Primaria de la Salud, donde habrían obtenido como respuesta que no había chofer para conducir el vehículo sanitario, por lo que el envío de la ambulancia se demoraría.

Cuando finalmente los médicos llegaron, González ya había muerto, tras un agonía de 40 minutos.

El pasado 20 de marzo, en tanto,
fue copada -con incidentes y heridos leves- la sede de la intendencia de San Pedro de Jujuy.

Allí la protesta fue motorizada por trabajadores municipales,
en rechazo al despido de cuatro afiliados al gremio de ATE.

Con esa consigna, los manifestantes incendiaron parte del edificio, se enfrentaron a guardias de la seguridad privada e intimidaron al intendente
Julio Moisés, hasta que los recibió en su despacho.

En la localidad misionera de San Vicente, en tanto, el pasado 13 de marzo una manifestación de productores y vecinos que reclamaba la renuncia del intendente
Luis Benítez (por supuestas irregularidades en su gestión) desembocó en la quema de la sede comunal y dejó una treintena de heridos. Por el ataque fueron detenidas 11 personas, aunque cinco de ellas recuperaron ayer su libertad por falta de mérito.

Dejá tu comentario