Se agrava paro y presiona el gobernador a empresas

Portada Principal

Santa Cruz - En un marco de extrema tensión, se profundizó la revuelta petrolera en la provincia de Néstor Kirchner: los gremialistas del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Santa Cruz no sólo no acataron la conciliación obligatoria dictada por Nación la noche del jueves, sino que además redoblaron el extorsivo paro -que hoy cumplirá 30 días- con la toma de otra planta petrolera en cercanías de Río Gallegos y cortes de ruta. Sin embargo, desde el viernes se desarrollan por lo bajo conversaciones con un sector de los empresarios, mientras que hoy habrá un encuentro informal a las 9.30 en Buenos Aires con el titular del gremio, Héctor «Chaco» Segovia, para intentar destrabar el reinicio de las negociaciones.

De esta manera, son ya tres las plantas que permanecen copadas por activistas -dos de YPF (en Pico Truncado y Cañadón Seco) y ahora una de Petrobras- Chevron (Punta Loyola), mientras que siguen paralizados los yacimientos del sur provincial. En paralelo, los piquetes se instalaron en el norte santacruceño. Por la grave postal, el ex presidente bajó días atrás la orden de resolver cuanto antes el conflicto.

El impacto de la protesta se mide también en las graves pérdidas que ya sufre la provincia del justicialista Daniel Peralta, que ya dejó de percibir cerca de 35 millones de pesos en regalías no cobradas.

Ayer, el mandatario mostró su malestar por la perpetuación del conflicto en su discurso por el acto del 25 de Mayo en Río Gallegos. Pero, sugestivamente, embistió con suma dureza contra las operadoras, a las que pidió que «terminen con la actitud de intransigencia que tienen» porque «están lastimando el tejido social de Santa Cruz».

Peralta incluso las acusó de llevar adelante una « extorsión, no sólo hacia los gobiernos provincial y municipales porque está afectando esto la actividad económica de los pueblos del flanco norte de Santa Cruz, sino hacia los propios trabajadores».

«No puede ser que a esta altura, después de 25 días de paro, no sean capaces de articular una negociación seria y responsable con los trabajadores», disparó, además de adelantar que se les va a pedir a las empresas «un resarcimiento económico por todo lo que está pasando», ya sea por vía administrativa o judicial. «Los hacemos principales responsables de que esta medida no pase más allá de las próximas horas», advirtió.

Riesgosamente, el gobernador terminó ungiendo a los violentos -un estilo otrora aplicado por el ex presidente, con su aval a activistas piqueteros-, al reclamarles además a los empresarios que «dejen de entrometerse en la interna de los trabajadores petroleros, porque ya se votó».

Hizo así referencia al recientetriunfo de Segovia en la interna sindical, en mala elección de las listas moderadas y en aval a las estocadas de corte extorsivo. El sindicalista se animó a montar la toma de una planta en Pico Truncado días atrás, poco antes del desembarco de Cristina de Kirchner en esa localidad. La Casa Rosada le soltó luego la mano (cultivó siempre un perfil de incondicional de Néstor Kirchner), aunque luego los gobiernos provincial y nacional debieron volver a aceptarlo como interlocutor, tras su reverdecer en las urnas.

Tal como lo informó este diario, el pasado jueves fracasaron las negociaciones que llevaban adelante en la sede porteña del Ministerio de Trabajo nacional los empresarios -de YPF, y los nucleados en la Cámara de Empresas Petroleras de Argentina- con los dirigentes sindicales y funcionarios provinciales. La postal derivó en el dictado de una conciliación obligatoria que entró a regir a la 0 del viernes y que, sin embargo, los gremialistas decidieron no respetar. Los petroleros reclaman una suba del salariomínimo de19,5% y el reintegro de ítems salariales adeudados, además del pago de la totalidad de los días caídos por los paros, a excepción de las horas extras y las viandas.

Dejá tu comentario