Se impuso Toledo, pero iría a un ballottage con Alan García

Portada Principal

Tal como presagiaban las encuestas preelectorales, Alejandro Toledo se impuso ayer en los comicios presidenciales peruanos. Sin embargo, los sondeos a boca de urna señalaban anoche que no obtendría la mayoría absoluta de los votos, por lo que debería competir en una segunda vuelta. La sorpresa de la jornada fue el segundo lugar obtenido por el controvertido ex presidente Alan García. Si se confirman las proyecciones de los boca de urna, éste competirá con Toledo en el ballottage, para alarma de empresarios e inversores. En ese caso, García lograría una asombrosa resurrección política, después de haber abandonado el poder en medio de la hiperinflación.

Lima (Reuters, EFE, AFP, ANSA, DPA) - Alejandro Toledo se perfilaba anoche en las proyecciones extraoficiales como el ganador de las elecciones presidenciales de Perú, pero al no obtener mayoría absoluta debía acudir a una segunda vuelta con el ex presidente Alan García, quien sorpresivamente lograba el segundo puesto.

Según sondeos a boca de urna realizados por cuatro encuestadoras privadas -Apoyo, Datum, Analistas y Consultores y CPI-, Toledo, de 55 años, obtendría entre 40 y 43% de los votos contra 24% y 26% del aprista (socialdemócrata) García, de 51. En tercer lugar quedaría la abogada socialcristiana Lourdes Flores, de 41 años, a quien los boca de urna otorgaban entre 21% y 23%. Aún no hay una fecha establecida para el ballottage, que se realizaría en mayo o junio.

Candidatos

Para estas elecciones presidenciales, las segundas en un año debido a la destitución del ex presidente Alberto Fujimori, participaron ocho candidatos. Unos 14,9 millones de peruanos -de los 25,7 millones de habitantes que tiene ese país-estaban habilitados para acudir a los comicios, en los que se eligió también a 120 legisladores. Según los sondeos, el partido Perú Posible de Toledo no contará con mayoría absoluta en el nuevo Congreso.

A pesar de los resultados de las encuestas a boca de urna, Flores dijo que según sus cómputos personales ella sería quien pase a la segunda vuelta. «Espero con toda prudencia los resultados oficiales más tarde. Somos muy optimistas sobre que nosotros sí estaremos en la segunda vuelta», afirmó.

A esto García respondió que fue él quien pasó al ballottage, «confirmando las proyecciones que se hicieron en las últimas semanas». Dejó abierta, empero, la posibilidad de que «por misterios de la estadística» sea desplazado por Flores en el conteo oficial. «Si se diera ello, estaré entre los primeros en felicitar a la doctora Flores», dijo. También
afirmó que no renunciaría a la segunda ronda en favor de Toledo.

En tanto, en un pronunciamiento leído por su portavoz Fernando Rospigliosi, Toledo «agradeció» a sus compatriotas el apoyo a su propuesta política, destacó «la alta conciencia cívica de los peruanos» e instó a la nación a continuar «en tranquilidad y con entereza esperando los resultados definitivos».

Quien asuma el poder el 28 de julio para cumplir un mandato hasta 2006 deberá enfrentar una aguda recesión, un elevado índice de desempleo y la temida posibilidad de un resurgimiento de los grupos guerrilleros.

Segunda vuelta dura

Analistas locales coincidieron en que -si se confirma que Alan García se quedó con el segundo lugar-la segunda vuelta se caracterizará por una gran dureza, dado que ambos políticos disputarán los mismos nichos políticos en un país donde existen fuertes demandas económicas y sociales. Pero los sondeos previos a los comicios señalaban que Toledo obtendría una holgada ventaja sobre García en caso de que ellos fueran quienes disputaran la segunda vuelta.

Según expertos, García, quien estuvo asilado por casi nueve años en Colombia para eludir acusaciones de corrupción, apeló durante la campaña a su carisma y oratoria para arrebatarle votos a Flores y saltar del tercer al segundo lugar en las preferencias. García gobernó a Perú entre 1985-1990, pero su gestión terminó signada por una hiperinflación de más de 7.500%, acusaciones de corrupción que aún se investigan y una fuerte escalada del terrorismo.

«Es totalmente negativo, la percepción de una posibilidad de que García sea presidente retraería inversiones y traería problemas al país», dijo el economista
Carlos Parodi, de la Universidad del Pacífico en reacción a los boca de urna. «El problema no es su mensaje sino la credibilidad que no tiene, y en un mundo globalizado eso es básico para generar que los capitales vuelvan.»

«Aún no hay cifras oficiales, pero confirmamos lo que pasaría en estas elecciones, por lo que mantenemos nuestra recomendación a los inversores de reducir sus posiciones en Perú», señaló
Pablo Secada, jefe de analistas de Santander Investments. «El lunes sube el tipo de cambio, la Bolsa cae, bajan los precios de los Brady y se alejarán los capitales», estimó.

Las elecciones buscaban poner punto final a una prolongada crisis política, que comenzó cuando Fujimori ganó un tercer mandato consecutivo el año pasado en un proceso electoral plagado de irregularidades. Tras una indefinida primera vuelta en abril de 2000, Toledo boicoteó la segunda en mayo, a la que había pasado con Fujimori. Un serio escándalo desatado en torno al ex asesor de inteligencia
Vladimiro Montesinos obligó al mandatario a convocar a elecciones adelantadas y en noviembre se refugió en Japón, desde donde envió su renuncia.

Dejá tu comentario