Senado posterga debatir nulidad de leyes del perdón

Portada Principal

Debido a las discusiones surgidas en el seno del bloque, y para evitar fracturas, los senadores peronistas resolvieron hoy postergar al menos quince días el tratamiento de la ley de nulidad de las leyes de Obediencia Debido y Punto Final, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

No generó controversias, sin embargo, la ratificación del Tratado Internacional de Imprescriptibilidad -que también fue votado por los diputados-, y el jefe de la bancada oficialista, Miguel Angel Pichetto, confirmó que el proyecto será aprobado el miércoles.

La celeridad con que la Cámara baja declaró nulas las leyes que beneficiaron a los represores de la dictadura militar sorprendió a los senadores justicialistas, quienes se reunieron este mediodía para arribar a una posición unificada sobre el tema.

Varios senadores adelantaron su oposición al proyecto. Entre ellos se encontraron os dos representantes de la provincia de Buenos Aires, Antonio Cafiero y Mabel Muller, a los que habría que sumarle la de los menemistas Eduardo Menem, Mabel Caparrós, Sonia Escudero, Ada Maza y Luis Barrionuevo.

Inclusive no se descarta de que el número de peronistas contrarios a la iniciativa llegue a la decena.

Por lo tanto, el justicialismo sólo contaría hasta el momento con alrededor de 28 o 30 senadores dispuesto a votar en favor, a los que habría que sumarle los frepasistas, Diana Conti y Vilma Ibarra, y a la neuquina, Luz Sapag.

"Yo creía que (el proyecto) no pasaba por diputados, por eso nos tomó por sorpresa", admitió la senadora Muller al explicar que el bloque decidió tomarse más tiempo para analizar el tema.

Antes de la reunión, Pichetto, Muller, José Luis Gioja y Guillermo Jenefes se encontraron en el ministerio de Defensa para reunirse con José Pampuro y así "palpar" la opinión del Gobierno sobre el tema.

Pichetto relató que Pampuro evitó emitir una opinión personal sobre el tema de las leyes de perdón, pero calificó el caso de alta "complejidad institucional", y dejó en manos del Senado la decisión de "ponderar y analizar" la situación.

Uno de los senadores que participó de la reunión del bloque dijo que Pampuro les transmitió a Pichetto la decisión del Ejecutivo de respaldar la nulidad de las leyes de perdón, aunque esa posición no se iba a expresar en público.

Lo que ninguno de los senadores del oficialismo defiende es la validez jurídica de la nulidad, sino que se preocupan en aclarar que sólo se trata de fijar una posición política firme, con la intención de presionar a la Corte Suprema para que se pronuncie por la inconstitucionalidad de las leyes.

Dejá tu comentario