Sepultaron ayer a hijos de Saddam en el pueblo de su padre

Portada Principal

Se realizó la ceremonia en Aujah, a 225 kilómetros de Bagdad. Los cuerpos fueron envueltos por la bandera iraquí. Un contingente de soldados estadounidenses custodió el cementerio. El rito fúnebre fue presenciado por dos exponentes de la tribu de Saddam. EEUU anunció ayer la captura en Tikrit de un presunto jefe de la resistencia local.

Bagdad (ANSA)- Los cuerpos de los hijos de Saddam Hussein, Uday y Qusay, fueron sepultados ayer envueltos por la bandera iraquí en la tumba familiar de Aujah, poblado natal de su padre, mientras un soldado estadounidense murió y tres fueron heridos en un nuevo ataque de la resistencia.

Las fuerzas de ocupación, además, anunciaron la captura en Tikrit, norte de Bagdad, de un presunto jefe de la resistencia local perteneciente a los "fedayin".

Los restos de Uday y Qusay, muertos el 22 de julio por fuerzas estadounidenses en Mossul, norte del país, fueron sepultados en la tumba familiar de Aujah, 225 kilómetros al norte de Bagdad, anunció la Media Luna (Cruz Roja) iraquí en Tikrit.

Según la fuente en el mismo lugar fue sepultado Mustafá Hussein, el hijo de 14 años de Qusay, abatido mientras repelía, con un fusil Kalashnicov, el ataque norteamericano en la casa de Mossul, donde se escondían los hijos de Hussein.

Los cuerpos habían sido transferidos en una ambulancia desde la tienda levantada especialmente para albergarlos en el aeropuerto de Bagdad.

Un contingente de soldados estadounidenses custodió el cementerio. No se permitió fotografiar el entierro.

"Hemos llevado los cuerpos a la mezquita del cementerio, recitamos las plegarias fúnebres y los hemos sepultado en la tumba de la familia", dijo Thawrah Abed Bakr, responsable de la Media Luna roja de Tikrit.

El rito fúnebre fue presenciado por dos exponentes de la tribu de Saddam, según testigos. En la ceremonia participaron unos 40 miembros del clan que excavaron las fosas mientras se recitaban rezos.
 
Otros testimonios dijeron que pobladores de la ciudad calificaron de "mártires" a los hijos de Saddam.

La tradición musulmana sostiene que los muertos deben ser sepultados lo antes posible. Los norteamericanos demoraron el entierro para consultar a musulmanes en el lugar en un intento por evitar que la tumba de los hermanos Hussein se convierta en un santuario de la resistencia.

Las hijas de Saddam refugiadas en Jordania habían pedido que se les entregaran los cuerpos de sus hermanos.

Mientras tanto, un soldado estadounidense murió ayer y tres resultaron heridos en un ataque con cohetes al convoy en el que viajaban en el norte de Bagdad.

Un portavoz militar dijo que un soldado de la cuarta división de infantería murió y otros fueron heridos el viernes cuando su convoy fue atacado en el sur de Shumayat, entre Balad y Tikrit.

Por otra parte, en otro ataque en el barrio residencial de Mansour, en Bagdad, murió una mujer iraquí baleada por soldados estadounidenses en un hecho calificado de "accidental" por las fuerzas de ocupación.

Según la versión, desconocidos lanzaron un ataque contra un convoy y una mujer que estaba en el lugar murió baleado por los soldados norteamericanos que respondieron el fuego.

En tanto, las tropas estadounidenses capturaron en Tikrit, norte de Bagdad, a un jefe de los "fedayin" de Saddam Hussein, el cuerpo paramilitar fiel al depuesto líder iraquí, dijo un portavoz militar.

El comandante de la primera brigada de la cuarta división de infantería norteamericana, James Hickey, dijo que se trata "de un paso muy importante" en su lucha por frenar la resistencia norteamericana.

Fundado en 1995, el cuerpo de los "fedayin" estaba en su origen compuesto por cerca de 20.000 milicianos, pero se estima que antes de la ocupación estadounidense contaba con 100.000 integrantes.

Reclutados en áreas tradicionalmente fieles a la familia del líder iraquí, los "fedayin" estaban guiados por el primogénito de Saddam, Uday, abatido el 22 de julio en Mossul, norte del país, por las fuerzas norteamericana.

Su misión era mantener el orden en Bagdad y prevenir eventuales revueltas populares.

Dejá tu comentario