Sudamérica presiona para eliminar subsidios en ALCA

Portada Principal

A partir de mañana los jefes de Estado o gobierno del hemisferio se reunirán en Québec para dar un nuevo impulso a la creación del Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA), una gigantesca zona de 800 millones de consumidores, que se extiende desde Alaska hasta Tierra del Fuego. El proyecto, que entraría en vigencia para 2005, es impugnado por manifestantes antiglobalización que se preparan para invadir las calles de la ciudad canadiense durante el evento.

La cumbre reunirá a 21 presidentes y 13 primeros ministros que buscan eliminar las barreras aduaneras en todo el continente en sólo cuatro años.

De concretarse el proyecto, el ALCA constituirá la zona de libre comercio más grande del mundo y reunirá a 15% de la población del planeta, con 2,7 billones de dólares anuales de intercambios comerciales y un Producto Bruto Interno total de 11.400 millones de dólares. La III Cumbre de las Américas, que se celebra tras las dos primeras ediciones realizadas en 1994, en Miami, y en 1998, en Santiago de Chile, permitirá además debatir otros aspectos de la agenda regional además del comercio, en particular la preservación de la democracia, la lucha contra la pobreza y el desarrollo social.

Los países del Mercosur volverán a embanderarse a favor de la reducción o eliminación de los subsidios al sector agropecuario,
como una de las condiciones para abrir sus mercados a el ALCA. La Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay tienen como prioridad combatir los subsidios al agro y las trabas paraarancelarias que perjudican a sus exportaciones.

Aliados al resto de Latinoamérica habían logrado una victoria parcial en el documento final de la reciente reunión de ministros de Comercio de las 34 naciones en Buenos Aires, al ser incluida una cláusula de discusión de los subsidios a las exportaciones.

A cambio, volvieron a ceder en los asuntos de fuerte interés para los Estados Unidos, como discutir
la apertura a las licitaciones de compras gubernamentales, las patentes, la desregulación en servicios y la circulación de capitales.

Los Estados Unidos acaban de reforzar su política de subsidios hasta 2011, por unos 63.000 millones de dólares anuales. El
volumen global de subsidios a la agricultura en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alcanzó los 360.000 millones de dólares en 2000, según el grupo Cairns, que integran 18 países que reclaman la supresión de las ayudas.

Los gobiernos no están solos en su campaña, como lo demostró el VI Foro Empresarial de las Américas, que nuclea a unas 400 cámaras de negocios, al pedirles a los ministros en Buenos Aires que «incluyan como temas prioritarios de las negociaciones la identificación y eliminación de los subsidios y las barreras no arancelarias».

En tanto el presidente
Fernando de la Rúa abogó recientemente por la eliminación de las barreras paraarancelarias estadounidenses, como el antidumping, y los subsidios agrícolas, al denunciar que «dificultan el comercio de la región».

El ex embajador argentino en Brasil
Alieto Guadagni opinó que «la prueba decisiva del ALCA pasa por saber si se eliminan los subsidios y todas las barreras que traban nuestras exportaciones de alimentos». La prueba de que Latinoamérica tampoco está sola la dio el año pasado el ministro canadiense de Agricultura, Lyle Vanclief, al afirmar que el propósito es «insistir fuertemente en la importancia de continuar la lucha para la eliminación de las subvenciones a la exportación y otras políticas de distorsión del comercio que afectan a los agricultores».

Por otro lado, si el ALCA no se acelera, Uruguay buscaría firmar algún acuerdo con el TLC (integrado por México, los Estados Unidos y Canadá), tal como viene haciendo Chile, según declaró el canciller uruguayo,
Didier Opertti.

Dejá tu comentario