Talleres no aguantó y dejó pasar una gran chance

Portada Principal

Después de extraer una ventaja de dos goles y dominar abrumadoramente durante el primer tiempo, Talleres de Córdoba, todavía líder del Clausura, sufrió la reacción de Chacarita Juniors que empató justicieramente en dos tantos, en el estadio Olímpico.

El adelanto más atractivo del segmento sabatino de la novena jornada dejó un resultado que no modifica las situaciones de ambos equipos en torno a sus respectivos promedios de descenso, fantasma del que no logran alejarse pues ambos se encuentran todavía en zona de Promoción.

El empate, además, dejó arriba a Talleres con 20 puntos, aunque con la posibilidad de ser alcanzado en la cima mañana mismo, si el escolta Boca Juniors derrota a Atlético de Rafaela. Por el contrario, Chacarita continúa alojado en el fondo de la tabla con apenas 4 unidades y el miércoles próximo asumirá un duro examen cuando enfrente como local al elenco orientado por Carlos Bianchi, en postergado de la quinta fecha.

En el arranque nomás, el líder insinuó una ligera superioridad y en dos minutos ya había generado dos situaciones claras para marcar, con un cabezazo de Osorio que restó Luciano Precone en la raya y un disparo de Piriz Alvez que pegó en un defensor, que despejó la pelota.

En ese mejor accionar, la conquista de Osorio no representó una novedad. Ocurrió a los 14 minutos, cuando en un tiro libre, Maximiliano Velázquez ubicó solo al ahora también goleador del certamen que marcó la apertura con un frentazo que picó y le complicó la reacción a Leonardo Fernández.

El estado del campo de juego -pesado y rápido por la intensa lluvia caída- derivó en impensados equívocos y, a partir de allí, ambos equipos tuvieron chances para marcar.

Así, a los 18', Chacarita tuvo el empate en su primera aproximación seria, cuando Carlos Moreno quedó mano a mano con Gutiérrez y el arquero desvió la pelota al córner.

Tres minutos más tarde, el guardavallas albiazul corrigió un yerro que había cometido hacía instantes (había dejado corto un despeje ante el apuro por rechazar con el pie) y evitó un cabezazo de Claudio Graf con una salida arrojada.

Pero el termómetro del partido seguía en poder de Talleres, que a los 22', a través de un remate de Piriz Alvez, y a los 25', con otro de Maidana, estuvo cerca de aumentar.
Sin embargo, a los 26', la 'T' volvió a usar la cabeza "como un revólver" y el uruguayo Piriz Alvez se elevó más arriba que todos para aplicar un terrible frentazo que sacudió la red.

A partir de esa diferencia, Chacarita -que estrenó técnico interino en Enrique Ezequiel Borrelli- intentó buscar más adelante y se desordenó en el sector ofensivo propiciando réplicas cordobesas que bien pudieron haber derivado en un 0-3 casi lapidario.

Sin embargo, la dinámica de lo impensado que propone el fútbol dio otro giro a los 44', cuando Gutiérrez cometió una imprudencia y le cometió una infracción dentro del área a Iván Furios.

La ejecución estuvo a cargo de Sebastián Pena (había fallado otro la semana pasada en el 2-3 ante Lanús) y la diferencia se redujo.

En la segunda etapa, la intensidad se modificó, ambos equipos parecieron dosificar esfuerzos y, sobre todo, Talleres comenzó a darle prioridad a la seguridad en el traslado, con el colombiano Mauricio Serna (la figura) como abanderado.

Chacarita cargó con las armas que tiene a disposición (pocas en materia creativa, muchas en el aspecto de voluntad, por cierto) pero buscó abrazarse a la ilusión del empate metiendo centros al área defendida por Gutiérrez.

Con el corazón de 'Tomatito' Pena, con el despliegue de Diego Rivero y alguna que otra maniobra que tejió Carlos Moreno, el conjunto visitante se adelantó en el campo, aunque casi no provocó zozobras en el fondo cordobés.

Sin embargo, a los 21' estuvo muy cerca de nivelar Chacarita, cuando Víctor Muller estrelló el balón en el poste derecho. Y con el simple argumento de insistir (sin generar mayormente oportunidades claras, es verdad) el equipo de Borrelli llegó al empate a los 34', cuando Graf aprovechó un rebote que dio Gutiérrez ante un tiro de Moreno.

Y el equipo de San Martín evidenció un mejor trato de balón y hasta dejó la impresión óptica de que podía ganarlo en los minutos finales, cuando Talleres ya acusaba los síntomas del enorme esfuerzo, con la mayoría de sus hombres al borde de los calambres.

Dejá tu comentario