The Washington Post denuncia responsabilidad de Wall Street en crisis argentina

Portada Principal

12:40 | The Washington Post

Los banqueros y analistas de Wall Street crearon un ambiente de "euforia" para promover la inversión en Argentina a finales de los 90, lo que les beneficiaba, pero que llevó al país al colapso económico, según denuncia hoy "The Washington Post".

Voces desde la izquierda han acusado a Wall Street de llevar a Argentina al precipicio, pero es la primera vez que uno de los principales rotativos de EEUU analiza a fondo la responsabilidad de las empresas financieras internacionales en la crisis argentina.

El diario afirma que los bancos de inversión se embolsaron casi 1.000 millones de dólares en tasas por garantizar la colocación de las emisiones de bonos del Gobierno de Buenos Aires entre 1991 y 2001.

Al mismo tiempo, los analistas de estas empresas fueron los que escribieron los informes más optimistas sobre las perspectivas económicas del país, lo que el periódico describe como resultado de un conflicto de intereses.

Además, el sistema de Wall Street para la evaluación del desempeño de los gerentes de fondos mutuos y de pensiones recompensa la inversión en países con la mayor deuda y Argentina fue frecuentemente el número uno durante esa década, por lo que los directores de estos fondos contaban con un incentivo personal en seguir comprando obligaciones de esta nación, según el rotativo.

El optimismo de Wall Street y el abundante flujo de capitales hizo que Buenos Aires emitiese cada vez más bonos, lo que impulsó su deuda hasta el nivel insostenible del 64 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2001, cuando el Gobierno se vio obligado a suspender su amortización.

En comparación, en 1993 la deuda se situaba en el 29 por ciento del PIB.

Varias empresas de Wall Street se beneficiaron enormemente durante esta expansión de la deuda.

Sólo con la gestión de bonos del estado Credit Suisse First Boston ganó 161,8 millones de dólares, JP Morgan 119,3 millones de dólares, y Deutsche Bank 121,8 millones de dólares, según datos recogidos por el periódico.

Dadas las abundantes ganancias posibles, los estrategas y economistas de estas compañías competían ferozmente por poder emitir más deuda argentina, tareas por la que recibían salarios de entre 350.000 y 900.000 dólares al año.

Mientras, el Gobierno argentino se acomodó y olvidó que algún día tendría que pagar los préstamos.

"Si consigues el dinero tan fácil como lo hacíamos, es muy difícil decir a los políticos, 'no gastes más, sé más prudente', porque el dinero estaba allí y ellos lo sabían", dijo al diario Rogelio Frigerio, secretario de política económica de Argentina en 1998.

También los analistas que elaboraban los informes de las empresas financieras de Wall Street tenían un incentivo para pintar el futuro de Argentina de color de rosa.

"Hay mucha autocensura", declaró al periódico Federico Thomsen, ex economista jefe de ING Barings en Buenos Aires.

"Si tienes algo bueno que decir, lo dices, pero si tienes algo malo que decir, simplemente te callas".

Otros analistas indicaron que su compensación era mayor si los banqueros de sus empresas conseguían contratos con el Gobierno, lo que influyó en lo que dijeron en sus informes, según "The Washington Post".

En comparación, una de las voces solitarias que advirtió del peligro que corría Argentina fue Walter Molano, director de investigación de BCP Securities, una empresa financiera que no administra emisiones de bonos del estado.
 

Dejá tu comentario