Tierra del Fuego: no pagan los sueldos

Portada Principal

Tierra del Fuego -Recrudeció la tensión política en la provincia, luego de que el gobernador, Hugo Cóccaro, no lograra completar la semana pasada el cronograma de pago de sueldos por el ostensible deterioro que atraviesan las arcas locales.

La delicada postal incluyó una supuesta renuncia -no aceptada por el mandatario- que habría sido blandida por el presidente del Banco de Tierra del Fuego, Vicente Fernández, por presuntas presiones oficiales destinadas a obtener un préstamo de 16 millones de pesos.

Cóccaro ya amenazó con dimitir días atrás si no le otorgan un urgente salvataje financiero que le permita sostener la transición hasta la asunción de la gobernadora electa del ARI, Fabiana Ríos, el próximo 10 de enero.

Por este escenario, los trabajadores de la administración central deberán aguardar a entre mañana y el jueves para percibir sus salarios, de la mano de ingresos con cuentagotas que la provincia espera en materia de coparticipación y regalías petroleras.

El resto de los empleados -en rigor, el grueso de la plantilla, que incluye a docentes- sí logró cobrar sus sueldos.

Previsiblemente, ya los trabajadores nucleados en ATE anunciaron retención de tareas para mañana.

«Lamento y pido disculpas de corazón a la gente», dijo el ministro de Economía, Julio Del Val, respecto de este escenario.

Se trata de una nueva señal de alerta en la isla, donde no se caía el pago de sueldos desde mediados de la década del noventa y donde, por caso, la escasez de recursos ya impacta fuerte, además, en los compromisos con proveedores. «Si no obtenemos un financiamiento adicional, la provincia sólo podrá pagar salarios y mantener los servicios básicos», advirtió ayer a este diario una fuente del oficialismo.

Las complicaciones se profundizaron seriamente luego de la andanada de aumentos salariales que otorgó Cóccaro durante la campaña electoral, en el marco de una escalada de medidas de fuerza que incluyó hasta un autoacuartelamiento policial.

Por esta situación, hoy la provincia destina 72% del presupuesto a sueldos, cuando en el resto del país ese porcentaje es de cerca de 50%. El dato fue confirmado por Del Val, quien en las próximas horas pegará un anunciado portazo al cargo (aunque seguiría como asesor ad honorem), en disconformidad con una transición tan extensa.

A contrarreloj, en las últimas horas Cóccaro intentó obtener un crédito del Banco de Tierra del Fuego por $ 16 millones, que permitiera destrabar la urgencia en materia salarial por $ 10 millones. Sin embargo, no sólo no lo logró, sino que además -según fuentes locales- el presidente de la entidad, Vicente Fernández, habría presentado su renuncia -que el mandatario no aceptó- por supuestas presiones oficiales.

Según trascendió, pesaría ya sobre las espaldas de Fernández un sumario del Banco Central por haberle dado un préstamo a Cóccaro no bien asumió, también para pagar sueldos. Desde la vereda oficial, se informó que Fernández se negó a firmar el desembolso solicitado por una «cuestión de técnica bancaria y financiera», mientras que fuentes de la entidad negaron su renuncia, que sin embargo fue confirmada en off por un ministro.

La postal habla a las claras del grave escenario que atraviesan las finanzas de la gestión del gobernador, quien como candidato del kirchnerista Frente para la Victoria fue derrotado por Ríos en el ballottage del 24 de junio.

El pasado jueves, el mandatario intentó arrancarles a los legisladores el compromiso de que le autorizaran un endeudamiento por $ 150 millones, destinado a sostener la transición hasta el próximo 10 de enero, día en que deberá asumir Ríos. Previamente, Néstor Kirchner le había negado un auxilio financiero durante la campaña electoral.

Sin embargo, los diputados y, fundamentalmente, el triunfante ARI dilataron una definición para esta semana, en espera de obtener mayores detalles sobre la verdadera magnitud del déficit y del destino del empréstito.

En este marco, mañana será un día clave, ya que volverán a reunirse Cóccaro y su gabinete con los legisladores, para ver si logran destrabar el empréstito. Para el próximo jueves está prevista la última sesión legislativa (se abre luego un receso hasta el 8 de agosto), por lo cual, de no activarse ese salvataje, la provincia podría entrar en una debacle con finales institucionales y sociales impredecibles, según lo advierten fuentes locales.

Dejá tu comentario