Tomada dijo que es preciso construir "sociedades de trabajo"

Portada Principal

Fue ante la Conferencia Anual de la OIT. El ministro dijo que es preciso construir "sociedades de trabajo y no de mercado".

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, reivindicó ayer en la ciudad suiza de Ginebra la necesidad de generar "empleo decente", señaló que es preciso construir "sociedades de trabajo y no de mercado" y subrayó que el gobierno del presidente Néstor Kirchner decidió encarar todos sus desafíos desde la óptica de "la responsabilidad social".

El ministro formuló estos y otros conceptos al exponer ante la 92da. Conferencia Anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ocasión en la cual señaló que el nivel de pobreza en el país impuso como prioridad "ocuparse de los más necesitados, de la reactivación económica y de la generación de empleo en la economía real".

"Es preciso construir sociedades de trabajo y no de mercado", enfatizó el funcionario, quien postuló que "lo social no es un suplemento en función de los resultados económicos sino condición necesaria de un nuevo modelo de crecimiento".

En su exposición ante la reunión de la OIT, el ministro Tomada, subrayó la necesidad de "crecer generando empleo", a la vez que indicó que "cada punto de crecimiento del producto genera dos veces más trabajo que hace diez años".

En este sentido, agregó que este año la Argentina "fue capaz de generar más de 1.000.000 de nuevos puestos de trabajo genuinos", aunque sostuvo que también es prioritario realizar "una acción de alta calidad institucional que permita mejorar la confianza jurídica como instrumento central de lucha contra la corrupción y la impunidad".

Tomada también se pronunció por la generación de "un mejor ambiente económico para promover las inversiones nacionales y extranjeras directas" y consignó que, en ese marco, "el presidente Néstor Kirchner ha reformado el sistema de designación de los jueces".

"El gobierno asumió una postura basada en la responsabilidad fiscal, ya que erradas políticas macroeconómicas y de baja calidad de gestión desembocaron en un incremento de la deuda pública, que se transformó en uno de los detonantes de la debacle", sostuvo el titular de la cartera laboral en Ginebra.

El funcionario añadió que el gobierno argentino también decidió encarar su relación externa desde "la solidaridad regional, el multilateralismo y la responsabilidad internacional, evitando asumir compromisos que luego no se pueden cumplir".

"Argentina tiene la voluntad de honrar sus deudas sobre la base de que la solución se concrete con una estrategia de sustentabilidad económica, institucional y social, es decir, para poder pagar el país necesita crecer", aseguró el ministro.

Tomada dijo, en otro orden, que "las recetas basadas en la flexibilización, la desregulación y la desprotección de los trabajadores fracasaron estrepitosamente y provocaron el deterioro de la estructura ocupacional en los países de la región".

"La equidad, la justicia y la cohesión social vienen siendo amenazadas. La desigualdad de ingresos y la extrema segmentación incidirán -si no se remedian- en la estabilidad del sistema político y económico. La Argentina lo sabe por experiencia y en carne propia desde el estallido social de 2001", recordó.

Por otro lado, Tomada advirtió que "no cualquier tipo de crecimiento genera empleo e integración social" y que "el crecimiento con empleo va asociado a una distribución justa del ingreso".

"Una sociedad justa, orientada al desarrollo con equidad social, respeto a los derechos humanos, políticas industriales y tecnológicas que estimulen la productividad de sus factores y el mejoramiento de la distribución de sus resultados, creará ese entorno amistoso que reclaman las inversiones", aseveró.

Dejá tu comentario