Tras las elecciones, habría negociaciones para formar un gobierno de coalición entre Livni y Netanyahu

Portada Principal

Los dos rivales israelíes podrían forjar un gobierno de unidad después de que la ministra de Relaciones Exteriores, Tzipi Livni, venció por poco margen al derechista Benjamin Netanyahu, quien parece contar con más aliados, dijeron el viernes políticos israelíes.

Un acuerdo de este tipo podría ayudar a resolver la situación de incertidumbre política desatada por la elección parlamentaria del martes, pero de todos modos sigue demorando los esfuerzos del presidente estadounidense Barack Obama para reavivar las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos con la esperanza de lograr una solución de dos estados.

Los resultados electorales publicados tras un conteo de votos de soldados y prisioneros no mostraron un cambio con respecto a los resultados iniciales, en los que el partido Kadima de Livni obtuvo 28 escaños y el Likud del ex primer ministro Netanyahu 27.

Los escaños restantes se distribuyeron entre 10 partidos más pequeños, entre ellos el izquierdista Partido Laborista, encabezado por el ministro de Defensa Ehud Barak.

En el pasado, el laborismo fue un partido dominante, pero este año registró el peor resultado de su historia, ganando apenas 13 escaños.

Con un resultado tan reñido, ambos líderes compiten para que el presidente Shimon Peres los nomine como primer ministro, decisión que tomará recién después de mantener consultas con líderes partidarios la semana próxima.

El mandatario tiene una semana para designar a alguien desde el momento en que se publican los resultados finales en el boletín oficial del 18 de febrero.

En la noche de la elección, Livni pidió a Netanyahu que se uniera a un Gobierno de unidad nacional liderado por ella, algo que había ofrecido el año pasado antes de optar por convocar a elecciones anticipadas. Pero Netanyahu dijo que quiere ser primer ministro.

Maariv, un periódico líder de circulación masiva, dijo que se habían iniciado negociaciones para formar una gran coalición entre Kadima, Likud y el laborismo. Juntos, estos partidos ocuparían 68 escaños del Parlamento israelí de 120 miembros.

El equipo de Livni no hizo comentarios de inmediato. Yisrael Katz, de Likud, negó el informe, pero dijo a Radio Israel que su partido estaba interesado en que Kadima se uniera a una coalición liderada por Netanyahu.

"Objetivamente la situación es muy clara, sólo Netanyahu puede formar una coalición mayoritaria", dijo Katz.

Socio de extrema derecha

Diputados tanto de Likud como del laborismo dijeron que una coalición podría incluir al partido de extrema derecha de Avigdor Lieberman, ex colaborador de Netanyahu, que mantuvo abiertas sus opciones.

Lieberman emergió como un candidato influyente después de ganar 15 escaños con la demanda de que los árabes israelíes se sometan a pruebas de lealtad.

Stas Mesezhnikov, legislador del partido Yisrael Beitenu de Lieberman, dijo a Radio Israel "que la receta más segura para una coalición estable" era una formada por Kadima y Likud, pero no aclaró quién creía que debía liderarla.

Se supone que Peres, que según la ley tiene la tarea de nombrar un primer ministro después de una elección, debe elegir al candidato con las mejores chances de formar una coalición estable.

Si Peres eligiera a Netanyahu basándose en que puede agrupar a la mayoría de derechas, sería la primera vez en los 60 años de historia de Israel que se pasa por encima del ganador de la mayoría de los escaños.

Peres también podría pedir a ambas formaciones que compartan el poder.

Dejá tu comentario