Venezuela: Chávez busca hoy revalidar poder en unas cuestionadas elecciones

Portada Principal

Retiraron partidos opositores a sus candidatos. Alegan que no confían en el sistema de elección y llamaron a la población a no concurrir a las urnas. El Gobierno dice que votará el 60% del padrón.

Caracas (Reuters).- La posibilidad de una abstención mayor a la prevista en las elecciones parlamentarias de hoy, tras el retiro de la mayoría de la oposición, flotaba ayer en Venezuela en medio de un ambiente de calma y de preparación para las fiestas de fin de año.

Pero funcionarios del gobierno rechazaron las proyecciones de una elevada abstención y dijeron que la oposición cometió un grave error al retirarse de la contienda.

"Bajo ningún respecto se verá afectada la legitimidad del gobierno" luego de las elecciones, dijo en una conferencia de prensa el Vicepresidente Ejecutivo, José Vicente Rangel.

"Se ha convocado a unos comicios con todas las garantías", añadió.

Las elecciones de 167 diputados tomaron esta semana un giro inesperado, luego de que la casi totalidad de los partidos que adversan al izquierdista presidente Hugo Chávez retiraron sus candidaturas, alegando desconfianza en el sistema de votación electrónico y en el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El boicot, junto con la invitación a no acudir al proceso de votación, levantó temores acerca de que la abrumadora mayoría que podría obtener el gobierno en esa elección que tendría una débil legitimidad al tener un escaso respaldo de votantes.

El secretario general del partido demócratacristiano COPEI, César Vivas, llamó a los venezolanos a quedarse en sus casas y advirtió en contra de la autoridad electoral.

"Sabemos con toda seguridad que se van a dar unos resultados manipulados", dijo.

Estimados de algunos observadores han dicho que la abstención podría sobrepasar fácilmente el 50 por ciento de los votantes inscritos.

Según el Canciller venezolano, Alí Rodríguez, "el objetivo de la oposición -a la que el gobierno acusa de estar a las órdenes de Estados Unidos- es la de presentar ante el escenario internacional una imagen de un proceso electoral, de una asamblea nacional ilegítima".

Rodríguez también descartó la posibilidad de abstención, asegurando que tenía indicios de que la intención de votar era de más del 60 por ciento.

Chávez, con seis años en el poder y quien dice llevar a cabo una "revolución" socialista en el país de 26 millones de habitantes, asegura que Washington quiere sacarlo del poder para dar al traste con su iniciativa de reformas a favor de los pobres, donde está la mayor parte de su base electoral.

• Explosivos y compras navideñas

También ha dicho que la decisión opositora de abandonar las elecciones es parte de una estrategia para desestabilizar a la nación impulsada desde el gobierno "imperialista" del presidente estadounidense George W.Bush.

La víspera, autoridades detuvieron en el occidente del país a un grupo de personas con material explosivo, y dos bombas de fabricación casera estallaron cerca de las sedes de organismos públicos, sin dejar víctimas.

Pero el canciller comentó que aunque estimaba que algunos sectores de la oposición podrían buscar estimular la violencia, "todo indica que estos son actos aislados, desesperados".

En la capital, Caracas, multitudes de venezolanos aprovechaban el día en el concurrido centro urbano para realizar sus compras de fin de año, mientras cruzaban cerca de carteles con propaganda de candidatos.

El vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, afirmó que con su retiro electoral los opositores "acaban de cometer el último error.

Esta abstención es su entierro político definitivo, los funerales los vamos a celebrar mañana con toda la pompa del caso".

Dejá tu comentario