12 de noviembre 2003 - 00:00

Vice de seguridad bonaerense dice que hay 800 policías sumariados: estudian su expulsión

20:35 hs | Comisario Carlos Pérez reemplazará a Casafús

Vice de seguridad bonaerense dice que hay 800 policías sumariados: estudian su expulsión
El viceministro de Seguridad bonaerense, Diego Gorgal, reveló hoy que en la actualidad "hay 800 policías bonaerenses sumariados y que se procura la pronta resolución de sus casos, que en la mayoría son desfavorables" y se prevén "medidas expulsivas".

En declaraciones radiales, Gorgal, autor del flamante plan de seguridad que se aplica en la provincia de Buenos Aires explicó que "la policía ingresó en un proceso de degradación muy fuerte y hay serios problemas para conformar la máxima conducción".

Gorgal también dijo que durante la jornada de hoy el ministro de Seguridad bonaerense, Juan José Alvarez, anunciará quiénes se harán cargo de la plana mayor de la policía bonaerense desmembrada ayer tras la separación de los comisarios generales Angel Casafus y Claudio Smith.

"Hoy, el ministro va a anunciar quiénes son las dos personas para manejar (la fuerza) en el mediano plazo", explicó Gorgal.

El viceministro se refirió a las razones que motivaron la separación de Casafus y Smith.

"A los siete días de asumir, pasamos a sede judicial las actuaciones administrativas de 25 ofoiciales jefe, y había recomendación para que se solicite la intervención judicial en sus casos, ya que había anomalías", contó Gorgal.

Según Gorgal, "sobre Smith pesaba un proceso judicial, y por la relevancia institucional que tenía, -trabajaba en la implementación del plan de seguridad preventiva-, el ministro creyó necesario, para no entorpecer la labor judicial, ponerlo en disponibilidad simple, sacarlo de la función que tenía, esperando que se resuelva el tema judicial".

"En el caso de Casafús, -explicó Gorgal- él le había ofrecido al ministro (Juan José Alvarez) el pase a retiro.
Cuando asumimos teníamos cuatro secuestros extorsivos producidos, se terminaron de resolver con el caso de (Leopoldo) Andrada, y a partir de que se resolvieron, se le aceptó la solicitud del pase a retiro".

El funcionario sostuvo que "en materia de seguridad hay que trabajar en la coyuntura pero también en el mediano y largo plazo.
La coyuntura es complicada por la situación de corrupción en muchos estamentos de la policía, que se tendrán que ir resolviendo y se decidió hacerlo judicialmente".

"Creemos que no es el camino de la purga, de la separación masiva, sino el camino de la intervención judicial, (en los casos) donde veamos indicios de corrupción", agregó.
Gorgal relató que "la policía ingresó en un proceso de degradación institucional muy fuerte. Estamos hablando de una fuerza de 45 mil efectivos, y la conducción institucional máxima tiene serios problemas para conformarse y dar estabilidad en el tiempo".

Según el viceministro, "el móvil de los cambios no es la distensión política, pero quizás el resultado sí lo sea, en función de lo que el gobierno nacional venía planteando (la depuración de la policía bonaerense)".

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, designó hoy al comisario Carlos Pérez como reemplazante de Angel Casafús al frente de la Dirección General de Investigaciones en Función Judicial.

Casafús dejó el martes el cargo después de pedir el pase a retiro en medio de la investigación que la Justicia lleva adelante en su contra por presunto enriquecimiento ilícito.
  
Pérez, que asumirá en las próximas horas, pasará así de ser el titular de la Dirección de Narcocriminalidad y Delitos Complejos de la Policía bonaerense a estar a cargo de la denominada "brigada antisecuestros".

Además, el Gobierno bonaerense anunció que el comisario mayor Julio Ravena, jefe de la DDI La Plata, será el reemplazante de Claudio Smith en la Dirección de Investigaciones Complejas y Narcocriminalidad.

Smith fue puesto en disponibilidad ayer mientras dure la investigación judicial que pesa en su contra por presunto enriquecimiento il¡cito.

El anuncio de la designación de Pérez fue realizado hoy por Solá en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery, minutos antes de partir hacia la localidad de El Calafate, en Santa Cruz, junto a la delegación que acompañó al presidente Néstor Kirchner y a los reyes de España.

Los desplazamientos de ambos efectivos forman parte del proceso de depuración de la fuerza provincial que lleva adelante la administración de Solá, que tomó más impulso a instancias del Ejecutivo nacional y después del reclamo por más seguridad que llevó adelante la población de Capital Federal y el Gran Buenos Aires con el cacerolazo del 31 de octubre.

De todas formas, antes de que el Gobierno bonaerense decidiera desplazar de la fuerza a Casafús y a Smith, el primero solicitó el retiro y el segundo un pase a disponibilidad hasta que se aclare su situación patrimonial.

Dejá tu comentario