7 de enero 2003 - 00:00

Volvieron asaltos express a bancos

En apenas dos minutos y medio, cuatro delincuentes ingresaron a una sucursal bancaria en Montserrat, se llevaron el dinero de dos cajas de atención al público y se fugaron llevándose el botín. Fue, a seis días de iniciado 2003, el primer robo a un banco del año.

Luego de 2002 signado por otras tensiones -caceroleros, escraches y urgencias financieras-, los bancos volvieron a quedar ayer en la mira de la delincuencia. Es apenas un caso pero voceros policiales advierten que este año volverá a ser motivo de preocupación el asalto a entidades.

El año más duro para los bancos fue 2001 cuando estalló, en forma casi masiva, la metodología de asalto a entidades. Pero en 2002, al menos en el capítulo inseguridad, la situación cambió radicalmente y se redujo drásticamente la cantidad de robos.

Según datos oficiales, sólo en Capital Federal, en 2001 se produjeron 64 robos a entidades bancarias. En tanto, en 2002 se registraron una fuerte baja: de acuerdo a la estadística de la Policía Federal se produjeron exactamente la mitad de hechos, 32 en los doce meses del año pasado.

• Resurgimiento

Para el año que acaba de comenzar, por distintas variables -básicamente se incrementó la operatoria-tanto fuentes policiales como responsables de seguridad de las entidades, especulan que otra los bancos volverán a convertirse en «objetivo» de las bandas delictivas.

A principios de diciembre, se produjo un fenómeno pare-cido con las salideras bancarias. Con el «corralito» y el lí-mite a la extracción de efectivo, prácticamente había desaparecido esa metodología delictiva. Pero con la apertura del corset bancario resurgió esa práctica.

Durante 2001, los constantes atracos a entidades bancarias obligaron al Banco Central a fijar nuevas normas de seguridad en los bancos y a las propias entidades a establecer sistemas de control más férreos.

A pesar de eso, no se lograron resultados importantes. Incluso, se tuvieron que lamentar varias víctimas por esos hechos. El año 2002 trajo una solución por una vía forzada: los bancos incrementaron sus medidas de seguridad por la presencia de caceroleros lo que, junto a la escasez de fondos, desanimó a los delincuentes.

• El primer hecho

Ayer, el robo se produjo a las 10.15 de la mañana, cuando cuatro delincuentes armados ingresaron al local que el Banco Nacional de París tiene en la calle Moreno al 800 y se alzaron con un botín de $ 3.500. La operación se desarrolló en apenas 2 minutos y medio.

Según se informó, uno de los delincuentes se quedó en la puerta de la entidad simulando custodiar el lugar mien-tras sus cómplices desvalijaban dos cajas de atención al público que contenían, se indicó, 3.500 pesos.

Luego de cometido el atraco, los malhechores huyeron. Anoche, fuentes de la Policía Federal, señalaron que todavía no habían dado con los responsables del asalto.

Dejá tu comentario