Política

Presupuesto 2020: Lacunza presentó ley en modo electoral y castigó a la clase política

"Tenemos problemas elementales -desde el regreso de la democracia-, como una pobreza promedio del 36% y una inflación media del 69% anual", disparó el ministro de Hacienda ante oficialismo y oposición.

El flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, cumplió ayer con la presentación formal del Presupuesto 2020 en Diputados: la ley deberá esperar, como mínimo, a la definición presidencial del 27 de octubre, e incluso el kirchnerismo ya se envalentona con tratarlo, al frente del poder nacional, en sesiones extraordinarias desde el 11 de diciembre próximo. El funcionario nacional aprovechó el convite para castigar a la clase política -en general- por el “regalo” que dejan los casi 36 años de democracia y también para pedir, en clave electoral, mínimos consensos económicos entre oficialismo y oposición, sin importar quién esté al mando de Casa Rosada.

“Ningún Gobierno puede solo. Pudimos haber sufrido grietas ideológicas casi viscerales, pero nadie de ninguna fuerza política pone en tela de juicio la democracia republicana como eje central del contrato social. Tenemos problemas elementales como una pobreza promedio del 36% y una inflación media del 69% anual”, disparó Lacunza sobre el final de su presentación, ante la mirada de diputados y senadores macristas, kirchneristas y de la izquierda.

El ministro además destacó: “En materia social, la protección de los más vulnerables no es negociable. El gasto social de los últimos años, y también el del Gobierno anterior, es el más alto de nuestra historia”. Lacunza también dijo: “En materia de política económica, donde tuvimos déficit financiero en 91 de los últimos 100 años, creo que, escuchando a los diferentes candidatos presidenciales, empezamos a tener consenso, incipiente, quizás aún no consolidado, de que el déficit fiscal permanente no es sostenible, que a la larga genera deuda, y a la corta, inflación”.

Abrazo

Por último, el funcionario dejó claro que es inviable “resetear el modelo económico en cada mandato presidencial”, y agregó que “para el próximo período tenemos que consensuar dos prioridades: una coalición social proexportadora para darle sustentabilidad al modelo de crecimiento sin la recurrente asfixia de divisas, y una coalición social proempleo, dado que el empleo privado es el gran organizador social, para que finalmente esta joven democracia se transforme en desarrollo y pueda sacar de la pobreza a la tercera parte de los argentinos”.

En resumen, y tal como se dio a conocer la semana pasada, el Presupuesto 2020 contempla una inflación del 34% promedio y del 43% interanual. Para 2019, en tanto, se espera que termine cercana al 53%. En cuanto al tipo de cambio, el proyecto enviado por el Ejecutivo estima para el año próximo un dólar a $75 -a diciembre- y de $67 en promedio. También se calcula un superávit primario del 1% del Producto Bruto Interno (PBI), “retomando a valores de 12 años atrás”, resalta un documento oficial repartido ayer durante la exposición de Lacunza, quien otorgó a legisladores oficialistas -antes de la reunión en Diputados- detalles técnicos del frente fiscal y del endeudamiento para sostener la postura del macrismo ante las críticas de la oposición.

Al término de la presentación, el jefe de los diputados kirchneristas, Agustín Rossi, manifestó: “Es ilógico que lo empecemos a discutir en este escenario cuando estamos en un proceso electoral que encima no es favorable para el oficialismo. Lo que creo es que después del 27 de octubre, sabiendo los resultados, podemos adelantar la discusión y el debate. Pero casi con seguridad va a ser un Presupuesto que se va a aprobar en las sesiones extraordinarias de diciembre con el presidente electo”.

Por su parte, y desde el lavagnismo, el jefe del interbloque del PJ -hoy, muchos de sus legisladores juegan junto a la fórmula K-, Pablo Kosiner, aseguró: “El Gobierno continúa haciendo pronósticos imaginarios con crecimiento mientras asistimos a una crisis que se profundiza todos los días. Lamentablemente, en la exposición faltaron precisiones sobre un tema clave como el endeudamiento con el FMI y los tenedores de bonos”.

Por el oficialismo salió a replicar el presidente del interbloque de Cambiemos en Diputados, el radical Mario Negri. “Hay un problema de ingresos y de gastos en el país. Por eso fue fundamental dejar de ocultar las estadísticas. El flagelo de la inflación no lo combate un presidente, se necesita un acuerdo de todas las fuerzas políticas en el tiempo. Tenemos muy claro que el proyecto está dentro del contexto de la realidad argentina, teniendo en cuenta la incertidumbre económica y que pretende tener racionalidad, no es un dibujo a mano alzada. La política tiene que asumir con madurez la realidad”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario