Economía

Prevén que expansión monetaria se acelerará en los próximos meses

Será en un contexto de desarme de Leliq y de baja en la tasa, en medio de la transición presidencial. Desde las PASO, el alza se explica por necesidades del Tesoro, baja de stock de Letras de Liquidez y emisión endógena.

A pesar de la victoria del domingo, el gobierno electo deberá ponerse manos a la obra desde temprano para comenzar a trabajar sobre algunas de las problemáticas que estará obligado a resolver en los primeros meses de gestión. Una de ellas es la expansión de la base monetaria que se viene registrando desde las PASO, principalmente por las necesidades del Tesoro, por el desarme de Leliq, que se vio parcialmente compensado por los pases pasivos, y por la emisión endógena estructural, propia de los intereses que se pagan por las Letras de Liquidez. En esta línea, desde el 9 de agosto, la base monetaria ha registrado un incremento de $120.000 millones (+9%).

Vale recordar que para septiembre y octubre, en medio de la campaña electoral, el Banco Central dispuso un ajuste del 2,5% mensual de la base monetaria. Los ajustes para noviembre se darán a conocer esta semana, luego de que se reúna el COPOM para determinar cómo sigue el manejo de la política monetaria. Por lo pronto, la entidad que dirige Guido Sandleris dispuso que a partir del viernes, los bancos no podrán integrar con Leliq y/o Nobac la exigencia de efectivo mínimo proveniente de los depósitos a la vista.

La idea de fondo es comenzar a reducir el stock de Leliq y empezar a disminuir gradualmente la tasa de interés, aprovechando la (tenue) desaceleración de la inflación, que en septiembre anotó un pico mensual del 5,9%, aunque desde el BCRA explican que esto no se traducirá en una tasa de interés negativa. Lo que ocurrirá con esta medida es que los bancos van a dejar de percibir ingresos por los encajes, lo que debería llevar a una reducción de las tasas de interés. Tras el desayuno que mantuvieron el lunes los presidentes (entrante y saliente) Alberto Fernández y Mauricio Macri, todo parece indicar que desde el oficialismo se trabajará para realizar una transición tranquila, dejando las cuentas lo más ordenadas posible.

Federico Furiase, director de Eco Go, advirtió que “el problema es que un desarme de Leliq con la demanda real de dinero cayendo puede ser muy peligroso, aún con cepo fuerte, por el impacto en la brecha cambiaria y el riesgo de espiralización de la inflación”. Explicó que, por el momento, el gobierno entrante “no ha presentado un plan de estabilización en una economía indexada y con inercia en las paritarias, ni un programa de consistencia fiscal/monetaria, sumado a que sigue sin resolverse el tema de los vencimientos de deuda, considerando que los compromisos en pesos son sumamente elevados para los primeros meses de gestión”. A su vez, anticipó que en diciembre, el Tesoro “deberá hacer frente a una fuerte brecha fiscal, de unos $250.000 millones, que equivalen al 18% de la base monetaria y podrían ser financiados con emisión”.

Lo cierto es que la inflación persistirá en niveles por encima del 3% mensual al menos hasta el primer trimestre del 2020. Además de las cuestiones exclusivamente monetarias, el equipo económico de Fernández, que ya se ha mostrado más propenso a permitir la emisión del Banco Central, deberá corregir algunas distorsiones en los precios relativos que han sido impulsadas por este gobierno en el último año. En esta línea, Fernández deberá aumentar los precios de las tarifas. La otra opción será postergar el aumento, lo que obligará a seguir aumentando los subsidios económicos y podría generar nuevas complicaciones en materia fiscal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario